Durante su gira de trabajo en Tamaulipas, uno de los estados más castigados por el crimen organizado, el presidente Andrés Manuel López hizo el feo a la delincuencia, además de que hizo un llamado a los criminales para que “ya se porten bien”.

“Que se vaya al carajo la delincuencia. ¡Fuchi!, ¡guácala! Es como la corrupción: ¡fuchi! ¡guácala!”, dijo durante un discurso en el patio del Hospital Rural Soto la Marina del IMSS.

El mandatario reconoció que “falta todavía” en el combate al crimen y por ello su gobierno trabaja en diversas aristas para brindar oportunidades a los jóvenes, como la generación de empleo para evitar que caigan en las manos de la delincuencia.

“Y se ha avanzado. No estoy diciendo que no hay problema, claro que hay, pero estaba peor, o sea, estaba muy difícil, ustedes lo saben. Entonces, ha ido bajando, se ha ido serenando la situación social, hay menos inseguridad”.

Asimismo, López Obrador pidió a los delincuentes que piensen en sus madres y dejen las actividades ilícitas, y a los que impiden la venta del gasolina a autoridades de Nuevo Laredo los llamó a permitir el abasto de combustible.

Sin mencionar el nombre del Cartel del Noreste, el mandatario se dirigió a los delincuentes que han impedido que elementos de seguridad en Nuevo Laredo carguen gasolina.

“Están mal, así no es la cosa. Yo los llamó a que recapaciten que piensen en ellos, pero sobre todo que piensen en sus familias, que piensen en sus madres, sus mamacitas, saben cuanto sufren las mamás por el amor sublime que se le tienen a los hijos y ellos tienen que pensar en eso”, expresó.

Con información de Notimex.

 

Siguientes artículos

El Congreso de la Unión y la disputa por Morena
Por

La contienda no concluirá con la elección de la nueva dirigencia de Morena, pues lo que está detrás de ella, es la confi...