El deterioro fiscal de países en América Latina en los últimos años ha dejado a la región más vulnerable a impactos derivados de la reducción de estímulos en Estados Unidos.

 

Reuters

COSTA DO SAUIPE – El deterioro fiscal de muchos países en América Latina en los últimos años ha dejado a la región más vulnerable a impactos derivados de la reducción de estímulos en Estados Unidos, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo divulgado el domingo.

El documento indicó que el aumento de ventas de deuda en moneda extranjera por parte de bancos y compañías no financieras también ha dejado a muchos países más expuestos a impactos ahora que durante la crisis financiera global del 2008, a la que se refirió como la «Gran Recesión».

«La región parece de algún modo más vulnerable a ciertos impactos ahora en comparación con el periodo anterior a la ‘Gran Recesión'», sostuvo el BID en su informe macroeconómico anual sobre América Latina y el Caribe.

Aún así, el banco regional sostuvo que América Latina es en su mayor parte capaz de aguantar fluctuaciones de capital que se deriven de la reducción de compras de activos de la Reserva Federal de Estados Unidos y de la desaceleración de la economía china.

Durante el desplome financiero del 2008, la región inyectó decenas de miles de millones de dólares en sus economías para impulsar la actividad, aumentar el empleo y ayudar a bancos locales.

Desde entonces, muchos de esos países mantuvieron la inyección fiscal pese a la recuperación, lo que elevó los niveles de deuda y disminuyó su arsenal fiscal para combatir otra ronda de turbulencia de los mercados.

«Las balanzas fiscales han seguido deteriorándose y una gestión fiscal más estricta y una restauración de los colchones de política monetaria siguen siendo prioridades clave», dijo el BID en el informe.

La reconstrucción de colchones fiscales es especialmente clave ahora que se espera que la economía de la región crezca entre un 3 y un 3.5% en los próximos dos años, cerca del potencial, pero bastante por debajo del 5% visto antes de la crisis del 2008, afirmó el BID.

 

Crecimiento débil

Para el típico país en la región, las balanzas fiscales generales permanecen tres puntos porcentuales del PIB por debajo de niveles previos a la crisis y sólo tres de 21 países mejoraron su posición fiscal en el 2013 respecto al 2012, según el informe.

Un claro ejemplo de resbalón fiscal es Brasil, donde el superávit presupuestario primario del país, o exceso de ingresos antes del pago de intereses por deuda, se desplomó a un 1.9% del PIB en el 2013 desde un 3.11% del PIB en el 2011.

Ese rápido deterioro fiscal y un crecimiento económico débil llevaron a la agencia de calificación Standard & Poor’s a recortar la calificación de la deuda de Brasil en un escalón desde «BBB» a «BBB-«, cerca de territorio especulativo.

Una reciente alza en la emisión de deuda denominada en dólares por parte de bancos y compañías latinoamericanas también ha aumentado las vulnerabilidades si las monedas de la región se deprecian muy rápidamente, advirtió el reporte.

 

Siguientes artículos

Jim Rickards: China importa oro secretamente
Por

En entrevista exclusiva, el experto mundial en metales habla sobre cómo la economía asiática se allega de oro por canale...