Por Thomas Fox-Brewster 

Los tuiteros están enloqueciendo por la nueva actualización de la política de privacidad de Twitter y algunas funciones nuevas del sitio que le permiten compartir información personal de sus usuarios con anunciantes de publicidad. Aunque no se están recopilando datos nuevos, los cambios en la plataforma, algunos de los cuales son bastante buenos para la privacidad, han causado consternación entre la base de usuarios de la plataforma.

Las actualizaciones incluyen una característica en la cual Twitter ha pasado por encima de sus usuarios, “perfil y actividad” para determinar cuáles son sus intereses. Esto, sin embargo, puede ser activado o desactivado por los usuarios si así lo desean. Al final, la información será usada para personalizar la publicidad.

El gigante del micro-blogging también ha decidido rastrear qué aplicaciones similares a la suya compiten contra ella en los teléfonos de los usuarios, sus locaciones y qué sitios web visitan. Esto último, sólo aplica para los sitios que integran el contenido de Twitter, como tuits adjuntos. Además, la empresa “no almacenará los datos de visitas a páginas web para usuarios dentro de la Unión Europea y los Estados de la AELC”.

PUBLICIDAD

Al visitar la sección de ‘Tus datos de Twitter’ en la configuración de la plataforma, Twitter deja en claro cuántos anunciantes están rastreando la actividad de los usuarios (“en este momento eres parte de 8,054 audiencias de 2,602 anunciantes”). Por motivos de transparencia, también existe la opción de recibir una lista con esos anunciantes.

Aunque es posible optar por quedar fuera de la publicidad basas en intereses en la configuración de datos y perfil, Twitter afirmó que no eliminará tus datos ni tu perfil del público de los anunciantes”. Dado que Twitter ha hecho todos estos cambios sin el consentimiento ni permiso previo de sus usuarios, todo indica a que ya ha compartido anteriormente información con anunciantes, quienes la seguirán usando para dirigir publicidad. Mientras tanto, los voceros de la compañía no han respondido a las solicitudes de comentarios con respecto a aclaraciones sobre este tema.

La nueva política de privacidad no entrará en vigor hasta el próximo mes, como comentó Twitter: “Al usar nuestros servicios a partir del 18 de junio de 2017, los usuarios estarán de acuerdo con estas revisiones”.

Es fácil entender por qué Twitter está realizando estos cambios: últimamente ha estado reportando resultados financieros tórridos. En febrero, reportó un incremento en pérdidas de 167 millones de dólares (mdd) en el cuarto trimestre del 2016, comparado con las pérdidas de un año anterior que sumaban 90 mdd. Durante 10 trimestres consecutivos ha reportado un crecimiento bastante lento por lo que más publicidad dirigida se traduce en un aumento en los ingresos. Y, como fue señalado en un blog post de la compañía, los cambios están diseñados para una experiencia totalmente personalizada de Twitter, para que el contenido de compartido vaya más de acuerdo con los intereses directos del usuario.

Pero eso hará poco por los usuarios molestos que usaron la plataforma precisamente para expresar su enojo ante estos cambios.

Por lo menos Twitter ha hecho posible la opción de cambiar rápidamente la configuración para que las personas deshabiliten esto. Basta con dirigirse a la sección de “Personalización y Datos” y desactivar la opción.

 

Siguientes artículos

Altos Hornos cierra mina en Durango: despedirá a 500 trabajadores
Por

El cierre definitivo, según la empresa, se debe a conflictos con el sindicato que encabeza Napoleón Gómez Urritia.