Se estima que de cada 10 botellas que hay en el mercado, cuatro son adulteradas y resultan atractivas al consumidor por su bajo precio, siendo ofrecidas comúnmente en bares y discotecas.

 

Muy lejos quedó la Ley Seca que prohibía la manufactura, venta, y el transporte de bebidas alcohólicas en Estados Unidos durante los años de 1920 y 1930, época en la que surgieron mafias que se dedicaban a la fabricación y venta ilegal de alcohol ganando millones de dólares. Como sabemos, los tiempos han cambiado y se han enfocado de forma global a combatir el narcotráfico aunque existen países como México donde existen mafias que se dedican a la producción ilícita e informal de alcohol constituyendo un riesgo para la salud y vida de los ciudadanos.

Para atacar dicho problema, el pasado 17 de enero de 2014 se publicó en el diario oficial de la federación (DOF) el formato para el registro de todo acto que se lleve a cabo y esté relacionado con el alcohol etílico en México como son su producción, importación y comercialización.  El portal de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) en su Comunicado de Prensa 05/14, en relación a dicho formato su Comisionado informó que: “el objetivo central del control del alcohol etílico es atacar desde la producción primaria el fenómeno de la adulteración de bebidas alcohólicas para prevenir riesgos a la salud humana, ya que se ha detectado en el mercado ilegal que alrededor del 90% de las bebidas se adulteran con esta sustancia tóxica”.

PUBLICIDAD

El Acuerdo del Consejo de Salubridad General que establece las medidas para la venta y producción de alcohol etílico y metanol publicado en el DOF el 6 de enero de 2014 contiene en sus considerandos datos que nos deben hacer reflexionar sobre este problema como son los siguientes: “Que esta inaceptable práctica ha sido identificada mundialmente como un problema de salud pública, que se ve agravado por el hecho de que dichas bebidas se ofertan a bajo precio, carecen de buenas prácticas de fabricación y, en ocasiones, se suministran en restaurantes, bares y discotecas, sin conocimiento del consumidor.

Que la reducción del impacto en la salud pública del alcohol ilícito y del alcohol de producción informal, es una de las medidas recomendadas por la OMS. Que en este contexto, la disponibilidad del etanol o alcohol etílico para su utilización en la fabricación de bebidas alcohólicas, su destino industrial, el acceso a la población como material de curación, así como la adulteración de bebidas alcohólicas destinadas al consumo humano, son situaciones que deben abordarse de manera integral para abatir y prevenir los problemas de salud que provocan su ingesta y repercuten tanto a nivel personal, como familiar y social…”

Para contrarrestar este problema también existen organizaciones como la “Fundación de Investigaciones Sociales A.C.” (FISAC) que de acuerdo a su portal de internet se ha creado, “con el objetivo de promover un cambio cultural en el consumo de bebidas con alcohol al tiempo de contribuir en la educación para la salud con sectores políticos, públicos y privados…” también se menciona que: La competencia desleal de la producción informal e ilegal… alcanza el 40% aproximadamente…”

Asimismo en el portal de FISAC se puede encontrar un artículo publicado en diversos medios que considero importante retomar para esta colaboración donde se menciona, entre otros aspectos, que: “El licor adulterado contiene, por lo general, una sustancia extremadamente tóxica llamada metanol, de la cual una pequeña dosis puede resultar fatal. El consumo del alcohol adulterado puede causar serias afecciones, que van desde un fuerte dolor de cabeza hasta daño en el cerebro e hígado, y ceguera. Incluso, la muerte…El facultativo estima que de cada 10 botellas presentes en el mercado, cuatro son de licor adulterado y resultan atractivas al consumidor por su bajo precio, siendo ofrecidas comúnmente en bares y discotecas”.

Como podemos advertir en la producción, comercialización y consumo de alcohol adulterado intervienen un gran número de actores afectando de forma grave la salud de los ciudadanos incluidas las personas que ingieren dicho producto sin conocimiento de su origen ilícito. Es prioritario combatir de forma decidida las mafias dedicadas a dicha actividad así como el que los ciudadanos conozcamos el nombre de los establecimientos en los que la autoridad haya detectado dichas actividades delictivas así como las sanciones aplicadas. Aristófanes dijo: “La desconfianza es madre de la seguridad”. ¿Es usted desconfiado, estimado lector?

Contacto:
www.garciagibson-consultores.com
[email protected]
@garciagibson

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El Dj que nos invita a tomar cerveza
Por

Una reconocida marca de cerveza ha fichado como embajador a uno de los Djs más renombrados del mundo. ¿Cómo lo hizo y qu...

También te puede interesar