cintillo_2013

Aunque no es habitual, Alejandro Fernández abrió las puertas de su casa. Confesó que está invirtiendo en un ambicioso proyecto turístico y que espera convertirse en empresario de bienes raíces. Todo esto, y algunas cosas más referentes a su familia y carrera, en exclusiva para Forbes Life.

 

Por Rogelio Segoviano

PUBLICIDAD

 

Desde hace algún tiempo, Alejandro Fernández ha invertido en el negocio de los bienes raíces, y ahora, tiene planes para desarrollar un ambicioso proyecto turístico en las costas del estado de Jalisco, que incluye un lujoso hotel ecológico con servicios de clase mundial.

El proyecto de desarrollo turístico se llama Naranjitos (un predio con salida al mar de casi dos kilómetros de playa, pero que también abarca varios cerros y colinas) y está a dos horas en auto desde Puerto Vallarta. “Es un verdadero paraíso, virgen, y sólo de ver el lugar queda uno embelesado”, cuenta Alejandro, quien no puede ocultar la pasión que siente al hablar del tema.

“Es un terreno que he ido adquiriendo con el paso de los años, y ya tenemos un gran plan a futuro para ese lugar. Todavía no hay construcción alguna, pero ya sabemos qué es lo que queremos hacer en Naranjitos”, señala Carlos de la Torre, representante y socio minoritario de Alejandro.

Fernández asegura que han consultado todo su proyecto con diversas organizaciones ecologistas y con los mismos pobladores de las zonas aledañas. “Queremos hacer muy bien las cosas y a lo mejor esto que hago público por primera vez a través de Forbes Life es el principio de algo muy padre. La verdad, yo le tengo una fe muy grande a Naranjitos”.

 

─ Pero, ¿sacrificarías tiempo de tu carrera en la música para dedicarlo a este nuevo proyecto?

Desde un principio me lo planteé así, porque, en esta carrera nunca se sabe cuánta vida artística vas a tener. Por eso empecé a abrirme a nuevos negocios, particularmente en el terreno inmobiliario, que me gusta mucho.

Entre otras propiedades, “El Potrillo” es dueño del centro comercial Unicenter, que se localiza en la Zona Metropolitana de Guadalajara, y está por abrir un segundo inmueble de características similares.

“Hemos realizado varias inversiones y en algunas de ellas le hemos dado al clavo, lo que nos ha generado extraordinarios dividendos”, asegura. “Entonces, si voy a seguir en el mundo del espectáculo, pues quiero que sea por gusto y pasión, y no por una necesidad económica, porque en ese momento todo se volvería una carga”.

 

Mi casa es tu casa

Para entrar a la nueva casa de Fernández en Guadalajara hay que caminar primero por un angosto puente de madera pintado de negro, que pasa por encima de un pequeño lago artificial habitado por peces dorados. Ya en el interior las paredes están vestidas con muchos cuadros.

“Es la primera vez que le abro las puertas de mi casa a un medio de comunicación, sobre todo con cámaras fotográficas y de video. Normalmente soy muy reservado con estas cosas”, advierte Fernández.

Agrega que en otras ocasiones había recibido a un par de publicaciones y programas de televisión, pero que jamás, hasta ahora, la prensa había estado en ninguna de sus residencias en la capital de Jalisco.

No planea quedarse a vivir ahí por mucho tiempo; quiere modificarla para convertir el lugar en un discreto y acogedor hotel boutique de sólo tres habitaciones.

 

─ ¿Cómo eres como padre de familia?

Soy una persona muy familiar; como padre estoy en esa delgada línea entre ser estricto y liberal. Lo que trato de hacer es que mis cinco hijos me vean como un amigo, pero, que no se pasen de la raya y tengan siempre ese respeto que me merezco como padre.

 

─ ¿Tu hijo mayor piensa seguir la carrera artística? Después de todo parece ser una tradición familiar.

Alex canta y toca mucho el piano, pero no veo que se vaya a dedicar a esto.

 

─ ¿Y las gemelas?

A ellas les gusta mucho este ambiente, son muy musicales, cantan increíble y tocan la guitarra, sobre todo Camila. Ya tienen 15 años y me han llegado a comentar, o mejor dicho, me lo han insinuado, que les gustaría dedicarse a la “artisteada”. Yo les dije que con gusto las apoyaría, pero que quería ver que realmente tuvieran pasión por esta carrera y que no fuera un simple capricho. Quieren seguir esta carrera, bien, pues que se preparen en canto, baile, actuación, música, imagen, producción…

 

─ ¿Te gustaría verlas arriba de un escenario?

Aún no lo sé. Esta es una carrera muy difícil y confusa, con una vida complicada y de muchos sacrificios, pero… no lo sé. Si ellas quieren, adelante. Pero en el fondo me daría mucho temor, sé que en este ambiente hay muchas tentaciones.

 

─ Cuando estás de gira o pasas temporadas fuera de casa, ¿te llevas a tus hijos contigo?

Cuando se puede, lo hago, porque con la escuela es difícil que me acompañen todo el tiempo. Eso sí, en vacaciones me los llevó a donde me encuentre. A ellos les encanta acompañarme.

 

¿Cuál es su lugar favorito para ir juntos de vacaciones?

Vamos mucho a Puerto Vallarta, ahí la pasamos muy bien, pero recientemente hemos pasado las vacaciones en Tulum, porque les encanta. Recuerdo que la primera vez que fuimos, mis hijos estaban un poco asustados, porque son chavos muy cibernéticos y están conectados con todos sus dispositivos las 24 horas del día, entonces llegamos a unas cabañitas en donde sólo hay energía eléctrica unas horas al día, puesto que la idea es entrar en contacto con la naturaleza y desconectarse un poco del mundo. Fueron ocho días en los que, literalmente, estuvimos desconectados de la civilización, y eso les encantó. Después de esa experiencia, no me perdonan que no los lleve a Tulum, por lo menos, dos semanas al año.

 

─ ¿Cuándo están en casa es diferente la relación?

Totalmente, en la casa no se da la magia de Tulum. Por ejemplo, cuando nos sentamos a comer, cada quien está en lo suyo. Bueno, he llegado a “decomisar” los teléfonos durante dos horas para comer y platicar entre nosotros…

alejandro_vicente

El mejor disco

El  lunes 26 de agosto, un día antes de que saliera al mercado Confidencias, su nueva producción, el intérprete recibió de parte de Universal Music —su compañía disquera— un Disco de Oro y otro de Platino por haber desplazado, en preventa, 100,000 unidades del álbum. Algo insólito, considerando que el disco se había mantenido en el más absoluto secreto. Lo anterior anticipa que Confidencias podría convertirse en el disco más exitoso en ventas en toda la carrera de Alejandro.

“Quedé muy contento y satisfecho con la realización de Confidencias, un disco muy bien orquestado que sabe a blues y big band, y que estuvo bajo la producción del maestro Phil Ramone, uno de los mejores en su ramo”, este será uno de los discos más importantes de su carrera.

El cantante alude a que fue debido a su edad, 40 años, que le vino la idea de hacer algo más clásico, de ahí que la idea de trabajar con Phil Ramone lo atrapó desde un principio. “Luego vino el debate en torno a si hacíamos un disco con temas inéditos o cóvers, pero después de mucho pensarlo y analizarlo, se decidió que fueran canciones que habían sido grandes éxitos con otros artistas”.

 

Pero además de los temas, que en sí mismos eran una garantía de éxito, te cobijaste con tres colaboraciones de lujo: Christina Aguilera, Rod Stewart y Vicente Fernández.

Queríamos hacer duetos que enriquecieran el trabajo, que le dieran ese plus para que resultara algo irresistible de escuchar. Ya lo había hablado desde mucho tiempo antes con mi papá para hacer juntos una canción. La idea es que no sólo hicieran la colaboración, sino que también grabaran el video. Entonces esto se dio con Christina Aguilera, y con Rod Stewart, a quien no tenía el placer de conocer y me parece un artista increíble.

 

Por cierto, con tu papá has grabado muy poco…

De hecho, grabaciones de estudio juntos, están las dos primeras canciones que hice: “Amor de los dos” y “Qué pregunta, muchacho”. Y ahora, 20 años después, volvemos a estar en el estudio de grabación con “Me olvidé de vivir”.

 

─ ¿Por qué no habían vuelto a grabar juntos?

Bueno, sí habíamos grabado algunos temas juntos, pero no en estudio, sino en conciertos en vivo. Pero esta vez se dio en una ocasión muy especial, porque veníamos saliendo de una crisis familiar por el problema de salud de mi papá; afortunadamente salió todo adelante.

 

─ ¿Grabó tu papá convaleciente?

Yo le había platicado a mi papá de mi proyecto desde mucho antes de que lo operaran, y él me dijo que sí quería cantar conmigo. Pero como todo esto de su recaída se dio muy rápido y yo tenía el deadline de la grabación del disco, me acerqué a él y, con la pena, le dije que ya no podía esperarlo más. Él estaba como a dos semanas de que lo dieran de alta, habló con el doctor y le preguntó si podía grabar una canción. Le dieron luz verde y como mi papá tiene en su rancho un pequeño estudio de grabación, pues ahí hicimos la canción juntos. Fue algo muy lindo, fue un gesto por demás generoso de su parte.

 

─ ¿Cómo es Vicente Fernández en el estudio de grabación? ¿Te impone?

Sí, claro que sí impone, pero ya no como antes. Al principio era algo impresionante, pero ahorita ya cada quien tomó su rumbo. Al principio sí se metía muchísimo en mi trabajo. De hecho, fue como mi productor en mis dos primeros discos. Fue muy lindo trabajar con él en aquella época, pero también fue muy duro.

 

─ ¿Estás satisfecho con el resultado del disco?

Muy satisfecho. No dudaría en decir que quizá es el mejor disco de toda mi carrera. La música, los arreglos y la interpretación se escuchan increíbles.

 

─ ¿Por qué no has grabado un álbum en inglés?

Si llegara a tener una propuesta interesante, lo haría. Lo que me gustaría más es que el público anglosajón de Estados Unidos y Europa se interese y volteé a ver mi trabajo como lo estoy haciendo ahora, en idioma español.

 

─ ¿Es verdad que existe el proyecto de grabar una canción a dueto con Luis Miguel?

Pues en una de esas sí existe por ahí ese proyecto, pero hasta ahora a mí nadie me ha dicho nada al respecto. Y mira que realizar un dueto con Luis Miguel no es una mala idea. Así que, llegado el momento, no encontraría inconveniente alguno de hacerlo con una persona que tiene una voz y un estilo maravilloso como los de él.

 

─ En los últimos tiempos te has acercado mucho a la música pop… ¿llegará el día en que te olvides del mariachi?

 Nunca… Hace como diez u once años empecé a cantar temas pop en mis presentaciones, pero jamás ha dejado de salir a cantar mis éxitos con mariachi y vestido con traje de charro. Yo nací como artista con el mariachi y me voy a morir con el mariachi.

 

La entrevista con Alejandro Fernández fue la portada del número Septiembre-Octubre de Forbes Life. Lee el texto completo en nuestra edición impresa.

 

Siguientes artículos

El cerebro detrás del verdadero Big Brother
Por

    ¿Cómo un filósofo desviado construyó Palantir, un gigante de extracción de datos financiado por la CIA?   ...