Vida acelerada, múltiples tareas y falta de tiempo para una alimentación sana hacen cada vez más común encontrar a personas con síntomas de fatiga. ¿Cómo evitarla?

 

 

 

Con el ritmo de vida tan acelerado, las múltiples tareas y la falta de tiempo para planear una alimentación sana, cada día es más común encontrar personas con síntomas de fatiga, que en ocasiones llega a ser crónica. Una alimentación sana puede considerarse como una de las mejores medidas que mejoran la calidad de vida de las personas que sufren fatiga.

Conocer la clasificación de las principales agrupaciones de nutrientes que aportan energía al cuerpo humano para su buen funcionamiento es una excelente forma de cuidado de la salud.

 

Nutrientes esenciales

 1. Carbohidratos o hidratos de carbono. Estos aportan 4 calorías por gramo, entre los que destacan:

  • Azúcares: La energía que aportan se traslada rápidamente al torrente sanguíneo.
  • Almidones: La energía que aportan se traslada lentamente al torrente sanguíneo.
  • Fibra o carbohidratos no digeribles: No aportan energía y actúan como elementos reguladores, siendo muy necesarios para el buen funcionamiento del sistema digestivo.

2. Grasas. Las grasas aportan 9 calorías por gramo.

3. Las proteínas. Aportan 4 calorías por gramo.

4. Vitaminas y minerales. Son elementos reguladores que no aportan energía. Sin embargo, las vitaminas del complejo B tienen una amplia relación con el metabolismo energético de nuestro cuerpo.
a) Las vitaminas del complejo B tienen diversas funciones en el cuerpo humano, una de las más importantes es la transformación de los alimentos en energía, la deficiencia de una vitamina del complejo B puede disminuir la energía del ser humano.

 

Desayuno, principal fuente energía

Cuando despertamos, nuestro nivel de energía es muy bajo, ya que hemos pasado de 8 a 12 horas de ayuno desde la noche anterior, lo que provoca que nuestro organismo se quede sin reservas de energía. El glucógeno es la forma en la que nuestro cuerpo almacena glucosa para situaciones en las que no hay alimento. Conforme pasan las horas estas reservas van disminuyendo, de manera que cuando despertamos, las reservas de glucógeno son muy bajas y es necesario volver a recargarlas. El desayuno es la mejor manera de comenzar el día con energía. Cuando no lo hacemos, nuestro organismo tiene que echar mano de otros mecanismos de emergencia para seguir suministrando energía a nuestros músculos y cerebro para que sigan funcionando.

 

Tiempo de sueño

El sueño resulta ser vital para mantener los niveles de glucosa estables para tener energía durante el día, lo que nos lleva a considerar que, además de una alimentación variada y completa, inculcar los buenos hábitos de sueño en la población son factores importantes para favorecer así su salud.

 

 

Contacto:

Twitter

 

 

Referencias:

  • Bourges H, Casanueva E, Rosado JL (2008); Recomendaciones de ingestión de nutrimentos para la población mexicana: bases fisiológicas; Editorial Médica Panamericana; tomo 2.
  • Aguilar-Lopez T. La importancia del sueño en la diabetes tipo 2. Instituto de Nutrición y Salud Kellogg´s. Febrero 2012.
  • https://www.insk.com/assets/files/FEB-La%20importancia%20de%20la%20diabetes%20tipo%202-ALG4.pdf

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

56% de los mexicanos dice ‘no’ al ejercicio
Por

Según estadísticas, México está muy por debajo de países como Canadá y Estados Unidos en población físicamente activa. L...