La empresa mexicana espera iniciar con los planes de expansión de Vips después de su primer año de operación, en donde contempla a México y América Latina para extender el concepto.

 

La expansión de Alsea no concluye. Después de llegar a un acuerdo para adquirir Vips hace una semana, el mayor operador de establecimientos de comida rápida y casual en América Latina, ya visualiza la oportunidad de crecimiento de la marca en México y Latinoamérica.

“En México yo si veo bastante oportunidad de expandirla, con otros conceptos, algunos otros formatos, en fin, potenciar un poquito su crecimiento y, en Latinoamérica, el apetito por la comida mexicana nos podría representar una gran oportunidad, pero la vería en el mediano plazo”, dice en entrevista Fabián Gosselin Castro, director general de Alsea.

PUBLICIDAD

Y a pesar de que las proyecciones ya se encuentran sobre la mesa, Alsea está frente al reto de establecer una estructura financiera que permita seguir su crecimiento, mientras que pone fin a la adquisición de nuevas marcas durante este año, pero no a la conquista de los mercados en donde Vips podría ser el plato fuerte.

 

El menú

La tarde del pasado 10 de septiembre, Walmart concluyó el proceso de análisis de ofertas para vender su división de restaurantes Vips, tras la convocatoria lanzada en junio de este año. La oferta de Alsea había sido la elegida.

Desde un principio “hicimos una evaluación del concepto, de cómo podía impactar en Alsea, qué valor podíamos generar. Hicimos una propuesta y al final de cuentas nos sentimos muy contentos de haber sido los elegidos para quedarnos con una marca tan importante como es Vips”, dice Fabián Gosselin.

La compra que pactó Alsea con Walmart por un monto de 8,200 millones de pesos (mdp) incluye un total de 362 establecimientos, de los cuales 263 corresponden a la marca Vips, 90 unidades de restaurantes El Portón, así como siete unidades de Ragazzi y dos restaurantes de La Finca.

Asimismo, la operación también considera la adquisición de los derechos de propiedad intelectual de las cuatro marcas, y 18 bienes inmuebles.

“Es la compra más grande que hemos hecho en nuestra historia y pues sí hay un proceso de ir asimilando la compra y que cada uno de los procesos de soporte en Alsea, funcione como tenga que funcionar y cómo lo hacen en otras marcas”, comenta Gosselin Castro.

La operación de Vips, además de ofrecer la oportunidad de expandirse en otros países de la región latinoamericana, traería para la operadora un crecimiento del 30% de sus ingresos, así como un incremento de 50 puntos base en su Utilidad Antes de Intereses, Impuestos, Depreciaciones y Amortizaciones (EBITDA, por sus siglas en inglés).

Para el directivo la oportunidad de la operación no es despreciable. “El simple hecho financiero nos genera un gran valor, pero, además de eso, vemos un gran valor en el poder participar en un segmento en el que no estábamos y que tiene dos vías: no estábamos en la comida mexicana y nuestras marcas no están tan penetradas en niveles económicos de clase media y media baja, en donde Vips sí tiene una fortaleza”, asegura.

 

La cuenta

Sin embargo, la forma en que la compañía se financiará la operación  ha encendido los focos amarillos. La calificadora Fitch colocó en observación negativa las calificaciones de Alsea tras el acuerdo para adquirir el 100% de Vips.

De acuerdo con lo anunciado por la compañía, esta operación será financiada de forma inicial con deuda bancaria, a través de un crédito por 3,000 mdp y un crédito puente con un plazo de 12 meses por 5,200 mdp.

“Creo que siempre en una adquisición de este tipo, obviamente, por la elevación del nivel de apalancamiento y de riesgo, siempre hay alguna preocupación de alguno de los inversionistas. Desde hoy estamos trabajando en encontrar la estructura financiera, de largo plazo, más allá del crédito puente que tenemos ya listo para cuando se celebre el cierre de la operación”, asegura el director general de Alsea.

Con la adquisición de Vips, la operadora de restaurantes cierra una de sus etapas de incorporación de nuevas marcas a su portafolio: “Te diría yo que ya prácticamente terminamos por este año, aunque Alsea en la vocación de crecimiento que tiene, siempre está abierta a tomar otras oportunidades que puedan surgir en el futuro”, asegura Gosselin.

La empresa espera que después de 12 meses al término de la operación, la marca se encuentre preparada para expandirse, tiempo en el que habrá concluido los servicios de proveeduría de los restaurantes con Walmart.

Por ahora, Alsea espera la aprobación de sus asamblea general de accionistas para obtener las aprobaciones requeridas y concluir la operación, así como el visto bueno de las autoridades de competencia, quienes podrían resolver en 160 días, plazo que estima la compañía.

Fabián Gosselin se muestra contento y sabe muy bien que después de la integración de Vips en las operaciones de Alsea, las adquisiciones continuarán: “La verdad es que hemos construido las capacidades para crecer y somos una compañía de crecimiento y, por lo tanto, todo lo que le genere valor a nuestros accionistas y represente el crecimiento dentro de la expectativa del mercado y de nuestros colaboradores, así como clientes, siempre estaremos abiertos a tomar esas oportunidades”.

 

Siguientes artículos

Los 50 empleadores más ‘atractivos’
Por

¿Qué hace a una empresa atractiva? Una encuesta realizada por Universum Global revela cuáles son los 50 empleadores más...