El secretario de Movilidad del Gobierno de la Ciudad de México, Héctor Serrano, aseguró el alza a la tarifa del transporte público concesionado es una consecuencia del aumento en el precio de los combustibles, que si bien no se trata de una decisión popular, sí era necesaria.

En entrevista para el programa “Fórmula Detrás de la Noticia”, el funcionario capitalino dijo que la decisión de aumentar hasta en un peso las tarifas se tomó exclusivamente con la finalidad de garantizar la continuidad al abasto de la movilidad de la Ciudad, pero sin repercutir en los “muy gastados” bolsillos de los ciudadanos.

“Si no tienen los recursos para poder pagar la gasolina o el diésel día a día para la operación, podemos colocar a la Ciudad en un riesgo de desabasto, que eso sería gravísimo”, dijo el secretario de Movilidad, y agregó que durante casi cuatro meses de negociación se buscaron diferentes fórmulas que permitieran garantizar la continuidad del servicio.

La tarde de ayer, se publicó en la edición vespertina de la Gaceta Oficial la autorización del gobierno capitalino para que se incremente hasta en un peso las tarifas aplicables al servicio de transporte público de pasajeros colectivo concesionado de ruta y en la modalidad de corredor; y el cual entrará en vigor el jueves 27 de abril.

El aumento a la tarifa aplicará para microbuses, vagonetas (combis) y autobuses urbanos, vehículos con los que se busca renovar a las unidades obsoletas. Cabe señalar que lo publicado en la Gaceta no obliga a los transportistas a mejorar la calidad del servicio ni el estado físico de sus vehículos.

Serrano hizo hincapié en que no se verá afectada la tarifa del Metro, Metrobús, trolebuses, M1 y taxis.

Siguientes artículos

Inversionistas ricos, el tipo de migrantes que Trump sí quiere
Por

Existe un programa para que los extranjeros acaudalados obtengan hasta la ciudadanía a cambio de invertir en proyectos i...