La tarifa del transporte público subiría hasta 4 pesos en el Estado de México, con o sin el aval de las autoridades, ya que empresarios de este ramo aseguran que es necesario este incremento en el costo del pasaje ante las pérdidas que hoy representan su operación diaria.

Representantes de al menos 28 empresas transportistas se presentaron ante los medios de comunicación para señalar que el alto costo de operación y la negativa de las autoridades para subir el pasaje los tienen  en jaque desde hace algunos meses, y por ello dieron un plazo de una semana para que la Secretaría de Movilidad mexiquense se siente a dialogar sobre esta situación y se tome una decisión final antes de que concluya marzo.

No obstante, advirtieron que en caso de una respuesta negativa podrían cobrar los cuatro pesos más sin autorización, con lo que la tarifa en Toluca pasaría de 10 a 14 pesos; ya que es “incosteable la operación del servicio público de transportación con el precio actual”, señalaron en conferencia de prensa.

Mencionaron que cuentan con un estudio, realizado en colaboración con el Instituto del Transporte mexiquense, que demuestra las pérdidas que han tenido y las condiciones a las que actualmente se enfrentan, como los altos costos del combustible, hacer frente a gastos en refacciones, cubrir los salarios de los operadores, y pagar los equipos de seguridad, entre otros.

De acuerdo con estos transportistas, perciben 3,100 pesos diarios por unidad, de los cuales destinan 2,230 en diésel y aún así faltan 13,250 pesos para completar.

El último ajuste a la tarifa en la entidad fue en 2017, cuando pasó de 8 a 10 pesos la parada mínima.

Con información de El Sol de México y MVS Noticias.

 

Siguientes artículos

CNTE lenvantará el plantón en la Cámara de Diputados
Por

Pero advirtió que se mantendrán en alerta máxima para que no se apruebe el dictamen de la reforma educativa que se prete...