La empresa de e-tail no ceja en su intento de hacer entregas vía drones y ahora se ha adelantado a las autoridades de EU para promover una regulación en la materia que pueda hacerlo posible.

 

Por Ryan Mac

PUBLICIDAD

Ha pasado más de un año desde que el CEO de Amazon, Jeff Bezos, anunció Prime Air, un servicio de entrega vía drone que se suponía iba a revolucionar la forma en que su compañía envía paquetes a sus clientes. Aunque el mundo todavía no ha visto un robot de Amazon surcar el cielo para hacer una entrega en directo, la empresa dio un paso más para lograr esa visión al proponer procedimientos para el funcionamiento seguro de sus aviones no tripulados y otros.

Durante una conferencia en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en Mountain View, California, Gur Kimchi, vicepresidente de Amazon Prime Aire, expuso la visión del e-tailer de cómo los vehículos aéreos no tripulados (UAV por sus siglas en inglés) serían capaces de volar evitando aviones, edificios y otros obstáculos. El primer discurso público de Kimchi como jefe del programa de aviones no tripulados de Amazon introdujo un marco operativo general para la industria de aviones no tripulados en desarrollo, el que comparó con los primeros días de la internet en una entrevista con Forbes antes de su discurso.

“Cuando subieron el switch [de internet], la gente no pensaba en Facebook, Google o Amazon”, dijo Kimchi. “Fue construido como una plataforma abierta. El modelo podría soportar cualquier tipo de aplicación. Mientras siguieras las reglas y aplicaras los protocolos, eras interoperable. Estamos viendo algo similar ahora [con los aviones no tripulados].”

Kimchi, sin embargo, no cree que los operadores de drones ni las empresas están cooperando lo suficiente actualmente como para crear un ambiente seguro. Debido a esto, Amazon sugirió ciertos estándares, enfocados en la segmentación del espacio aéreo por debajo de 500 pies, donde los drones podrían seguir las reglas establecidas para el vuelo. En este espacio, los drones podrán seguir conectados a las redes inalámbricas y se comunicarán directamente entre sí, lo que permitiría el control automático de vuelos en tiempo real.

“La clave aquí es simplificar el espacio aéreo, no complicarlo”, dijo Kimchi, quien señaló que la mayoría de aviones tripulados vuela a altitudes por encima de 500 pies.

En su propuesta, Amazon sugirió que los drones vuelen entre el suelo y 400 pies, con el espacio aéreo entre 400 y 500 pies de altura y lejos de los aeropuertos designados como zonas de prohibición de vuelos. Las áreas debajo de 200 pies se reservarían para el llamado “tráfico localizado de baja velocidad”, donde los UAV podrían ser usados para mapear campos de cultivo, escanear puentes o grabar videos. Potencialmente, también podría ser el espacio aéreo de aviones no tripulados que recorran las etapas finales de sus entregas, aterrizando cerca de las casas para dejar paquetes.

Las áreas entre 200 y 400 pies estarían reservadas para una especie de autopista de drones. Los UAV en este rango de 200 pies probablemente viajarían autónomamente a altas velocidades y fuera de la línea de visión de cualquier operador. Debido a esto, los aviones no tripulados tendrán que ser capaces de comunicarse entre sí, dijo Kimchi, y estar equipados tecnologías que les permitan esquivar a otros vehículos y peligros potenciales, como aves y edificios altos.

La propuesta de Amazon, que fue publicada en un par de manuales, es mucho más ambiciosa de las que la FAA anunció en un reciente intento por redactar normas comerciales con aviones no tripulados en febrero. En ese proyecto de ley, el cuerpo de aviación del gobierno sugirió que los aviones no tripulados comerciales solamente fueran capaces de volar durante el día y a plena vista de un operador con licencia desde tierra, dos restricciones que hacen que la entrega vía drone sea casi imposible. En junio pasado, la FAA, dijo que espera contar con regulaciones formales para UAV en un plazo de 12 meses.

No está claro si Amazon Prime Aire estará listo cuando la FAA revele sus reglas finales, o incluso si el Consejo de Administración de vuelo permitirá la entrega vía drones. Kimchi no haría comentarios sobre aspectos específicos del programa y se negó a dar una línea de tiempo para su desarrollo y presentación. El ex ingeniero de Microsoft, que ha estado trabajando en Prime Air por lo menos desde junio de 2013, según su LinkedIn, se limitó a decir que se enfoca en la seguridad: “Nuestra aplicación sólo puede ser seguro si todo el mundo está a salvo.”

Citó un ejemplo reciente de un incendio forestal al sur de California, donde las operaciones de los helicópteros contra el fuego fueron momentáneamente suspendidas debido a la presencia de cinco aviones no tripulados operados por civiles en la zona que estaban tratando de tomar fotos de las llamas. Si la industria es capaz de estandarizar la tecnología y las comunicaciones, dijo Kimchi, el control del tráfico aéreo de drones en el futuro sería capaz de comunicarse con las naves y ordenarles aterrizar o crear una zona de exclusión en tiempo real, donde los UAV no podrían entrar.

En cuanto a la opinión pública, Kimchi señaló que al igual que con cualquier nueva tecnología, la gente tiene muchas creencias diferentes.

“Es nuestro trabajo demostrar que podemos operar con seguridad y en las pruebas que estamos haciendo en nuestro programa, nos gustan los resultados que vemos”, dijo, señalando las operaciones de la compañía en lugares como Reino Unido y Canadá. “Es por eso que somos capaces de abrir el kimono y hablar más públicamente.”

 

Siguientes artículos

Los chinos entran a la guerra de los celulares baratos en México
Por

Honor apuesta por el precio y la conveniencia de no tener que salir de casa para vender sus teléfonos inteligentes de pa...