América Latina es una de las regiones más prometedoras para el uso de tecnologías nucleares, así lo considera la corporación rusa, Rosatom.

“Se mantiene el interés hacia el desarrollo de la industria de la energía nuclear. Se desarrolla activamente el uso de tecnologías de irradiación”,  dijo el jefe de la representación de la empresa estatal en América Latina, Iván Díbov, en un comunicado.

¿Y por qué deben apostar por este energético? Aunque la energía nuclear no es renovable, sí se considera limpia, pues sus niveles de emisión de dióxido de carbono (CO2) son muy bajas comparados con los combustibles fósiles.

Algunos países de la región llevan un largo camino recorrido. Hoy funcionan siete reactores en América Latina: tres en Argentina, dos en Brasil y dos en México que producen entre 3 y 4% del total eléctrico. En el caso de Argentina, la producción de electricidad es casi de 10%.

PUBLICIDAD

Tampoco se quedan atrás los países no nucleares de la región. Bolivia anunció planes de desarrollar las tecnologías nucleares. En 2015 su gobierno firmó el Memorando sobre la construcción, con el apoyo de Rosatom, del Centro de investigaciones y tecnologías nucleares en la ciudad de El Alto.

El miedo que ronda a la energía nuclear habita en muchos ciudadanos del mundo y América Latina por accidentes como el de Chernobyl en la antigua Unión Soviética al final del siglo XX, y en 2010 con la planta de Fukushima en Japón,  sin embargo, académicos atribuyen al desconocimiento y falta de información las múltiples aplicaciones que pueden hacerse con esta tecnología.

“Los bolivianos no poseen información suficiente sobre las aplicaciones de las tecnologías nucleares”, dijo Silvana Huici, catedrática de la Universidad Andina Simón Bolívar en Bolivia. “No hay información clara de acceso público, por lo tanto se especula mucho en torno al tema, incluso en torno al Centro de Investigaciones que se planea construir. En realidad, la gente ni siquiera sabe cómo funcionará, no comprende que se está creando para realizar investigaciones. Es por eso que se tiene tanto miedo a las tecnologías nucleares”.

Este centro contará con una instalación de irradiación gama experimental y otra multipropósito, un reactor experimental de agua a presión tipo piscina, un ciclotrón, un complejo de ingeniería, laboratorios científicos. Incluso Paraguay, Uruguay, Cuba, Perú, Nicaragua y Ecuador están estudiando la posibilidad de lanzar programas de desarrollo de las tecnologías nucleares de uso pacífico.

La semana pasada, durante el foro Atomexpo 2017, en Moscú, la corporación firmó un acuerdo la Universidad Mayor de San Andrés de Bolivia.

Esta colaboración se suma a otras concretadas en abril de 2017, entre Rosatom y la Asociación Latinoamericana de Tecnología de la Irradiación, así como con la Asociación Argentina de Jóvenes Nucleares, durante el Nuclear Industry Summit Latin America 2017.

“Rosatom tiene una base tecnológica enorme para producir irradiación, que se utiliza en un amplio espectro de campos que van desde el tratamiento de residuos hasta el tratamiento de alimentos con el fin de hacerlos más sanos y duraderos”,  declaró el presidente de la Asociación Latinoamericana, Daniel Perticaro.

Además, el Organismo Internacional de Energía Atómica (AIEA, por sus siglas en inglés) prevé que el peso de la energía nuclear también irá aumentando en América Latina.

En el caso de México, ante los compromisos internacionales para reducir su huella de carbono hacia 2030, se avivará la discusión legislativa sobre impulsar la producción de electricidad a través de la energía nuclear en septiembre, pues la Comisión Federal de Electricidad (CFE) analiza la construcción de dos reactores más en Laguna Verde.

Aquí la nota completa:México estudia licitación para construir reactores nucleares

Mercados internacionales, la apuesta de Rosatom

El potencial de Latinoamérica se alinea con los planes de compañía nuclear Rosatom para que sus ingresos aumenten desde otros países.

Para 2030, la empresa estatal de Rusia espera que 65% de su facturación provenga de negocios internacionales y el 35% restante se obtenga desde Rusia.

Hasta 2016, 53% los ingresos de Rosatom se generaron en Rusia y en 2010 llegaban a 65% del total, detalló  Kirill Komarov, primer director general adjunto – director del bloque de desarrollo y negocios internacionales, durante la conferencia “Invirtiendo en el futuro: escogiendo al más fuerte”.

El portafolio de pedidos en el extranjero ascendieron a 133,400 millones de dólares (mdd) en 2016, casi tres veces la cifra de 2011.

La compañía rusa también desarrolla sectores no energéticos, como irradiación en el campo de la medicina, agricultura y a nivel industrial. Su portafolio cuenta con divisiones no nucleares, desde centrales minihidráulicas, pasando por la energía eólica, hasta la impresión 3D.

Por ejemplo, mediante la irradiación de campos de cultivo, incluso de productos ya listos para el consumo, se puede eliminar plagas y prolongar la vida de los alimentos, detalla la compañía.

En el ámbito de la medicina, la irradiación se emplea tanto para los tratamientos de cáncer como para la esterilización de los instrumentos médicos. 

En este sentido, Rosatom afirma que está trabajando en un proyecto conjunto en Brasil para construir una instalación de irradiación para la esterilización de productos sanitarios. En Perú cuentan con otra instalación rusa y prevén construir dos más, mientras que un inversor de Uruguay también ha mostrado interés en esta tecnología, añadió la empresa.

 

Siguientes artículos

facebook
Facebook llega a 2,000 millones de usuarios
Por

La red social también anunció que borrará unos 66,000 mensajes racistas o intolerantes por semana.