La empresa de telecomunicaciones América Móvil, del empresario Carlos Slim, audita a su subsidiaria en Guatemala , Telgua, después de que se diera a conocer una investigación que reveló pagos ilegales de un exdirectivo que posteriormente fueron utilizados para fines electorales.

La pesquisa sobre los pagos hechos por el exdirectivo derivó en el arresto, el pasado 14 de julio, de 17 sospechosos involucrados en una red de lavado de dinero y financiamiento electoral ilícito, dirigida presuntamente por el exministro de Comunicaciones e Infraestructura de ese país, Alejandro Sinibaldi, prófugo desde junio del 2016.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) señaló que encontró evidencia de pagos realizados por Telecomunicaciones de Guatemala (Telgua), subsidiaria de América Móvil, a Sinibaldi. Las transacciones habrían sido aprobadas por el exgerente de la firma, Julio Carlos Porras Zadik.

De acuerdo con el testimonio del exdirectivo de Telgua, que fue condenado en junio pasado por financiamiento electoral ilícito, el fin era aprovecharse de un litigio que la empresa mantenía con su rival Tigo, y el cual se solucionó cuando la filial de Slim igualó a su competidora en sus contribuciones, con un pago de 15 millones de quetzales (unos 2 millones de dólares), a la campaña del Partido Patriota, que llevó a la Presidencia a Pérez Molina.

PUBLICIDAD

El vocero de América Móvil indicó a Forbes México que la compañía “nunca tuvo conocimiento” de las acciones realizadas por su hoy exdirectivo, y aseguró que “nunca fue un objetivo” beneficiarse de esa manera. Y precisó que la investigación tuvo como objeto a dicha persona, no a América Móvil ni a Telgua.

“Las leyes de Guatemala permiten las contribuciones a las campañas electorales. Lo que nosotros estamos buscando es saber por qué se hicieron estas aportaciones sin observar las normas y requisitos que establece la ley”, dijo el portavoz.

Asimismo, destacó que el objetivo de la auditoría que realizará es buscar que sus directivos cumplan siempre las normas y la legislación local al respecto.

Durante el desempeño de su cargo en el gobierno Otto Pérez Molina -quien dejó el poder en 2015 y hoy se encuentra en prisión preventiva ante diversos casos de corrupción-, Sinibaldi creó empresas fantasma para lavar el dinero que cobró en sobornos a proveedoras del Estado, y parte de ese dinero también habría financiado al partido oficialista.

 

Siguientes artículos

GM, multada por vender autos de lujo sin certificado ambiental
Por

La sanción fue por importar y comercializar autos Corvette y Cadillac sin NOM ambiental.