Sabemos que, en la antigüedad, la gente vivía en pequeños grupos y éstos formaban una comunidad que se apoyaba en cualquier situación, incluso se reunían fondos entre todos los miembros del grupo y se distribuían para hacer frente a aquellas situaciones vulnerables en las que se veían expuestos. Dentro de este contexto, era muy común que cuando un hombre (que generalmente era la cabeza de la familia) fallecía, otro tomaba la responsabilidad de hacerse cargo de esa familia que había queda desprotegida de su principal fuente de sustento, dando origen al concepto de riesgo compartido.

Bajo esta idea en Europa se ha creado un modelo que está cambiando a la industria aseguradora, se trata de los seguros “peer to peer” (P2P), en español “persona a persona”, que están inspirados en la manera en la que originalmente se crearon los seguros.

Principalmente esto ha surgido para contrarrestar la idea de que los seguros son productos caros que afectan el bolsillo de las personas, pues al no utilizarlos, parecería que no tuvo sentido invertir en ellos.

El primer seguro P2P que se desarrolló fue Friendsurance, el cual funciona al formarse grupos de 4 a 16 personas, pueden ser amigos, familiares o desconocidos, que cuentan con el mismo seguro. El agruparse tiene dos objetivos fundamentales, el primero es reducir el costo de los deducibles en caso de que alguien tenga que hacer uso de su seguro, debido a que esta cantidad se paga entre todos (riesgo compartido); y el segundo es que, si ninguna persona del grupo utiliza su seguro, se le devuelve a todos hasta el 40% de lo que pagaron por su seguro, simplemente por el hecho de no haberlo utilizado.

PUBLICIDAD

Ahora bien, este modelo es posible porque una parte del costo del seguro, se destina a un “fondo de ahorro”, para poder devolver ese 40% en caso de no utilizar el seguro. De esta manera, al final se está pagando un precio menor por el seguro, que, además, disminuye la posibilidad de fraude, pues aumenta la lealtad y honestidad de las personas aseguradas.

Otra empresa que también ha desarrollado este concepto P2P, es Lemonade, quien ha usado además la tecnología para que la experiencia sea totalmente móvil, es decir, a través de una app se puede contratar un seguro de hogar e integrarse a un grupo de personas que cuenten con el mismo tipo de seguro. Un plus es que la compañía busca que el “fondo de ahorro” que se genera al no utilizar el seguro se done a alguna labor altruista que elija el grupo, contribuyendo de esta forma con la sociedad.

Cabe mencionar que, las conexiones que se generan en estos grupos, son reflejo de la era digital en la que nos desenvolvemos, pues al ser personas hiperconectadas, a través de las redes sociales, la gente busca compartir sus experiencias, con el objetivo de atraer a nuevas personas a los seguros “peer to peer” y con ello, crecer el grupo de personas que tiene un seguro en particular.

Como vemos, el mundo de los seguros ha cambiado mucho desde que se originaron y aunque su naturaleza sigue siendo la misma (proteger a las personas y apoyarlas económicamente en situaciones difíciles) los usuarios exigen productos cada vez más personalizados. Así que el reto está de nuestro lado, pues solo las empresas innovadoras seguirán creciendo y ofreciendo ese valor que actualmente demandan los mexicanos y aunque estos seguros sólo existen en Europa y recientemente en Estados Unidos, representan un gran ejemplo de lo que la industria aseguradora debe comenzar a desarrollar en México.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: 4p.com.mx

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La herramienta (gratuita) que evalúa la gestión del talento en las empresas
Por

Esta iniciativa de investigación, tiene como principal objetivo proporcionar a los directores de Recursos Humanos inform...