Por Javier Arreola y Carlos Grandet*

El concepto de Cuarta Revolución Industrial (4RI) es reciente, ya que se utilizó por primera vez en 2016 durante el Foro Económico Mundial. A partir de entonces, el gobierno mexicano ha realizado esfuerzos enfocados en analizar mejores prácticas, pero ha faltado una estrategia definida que prepare a México para entrar de lleno a esta nueva era industrial. La administración de López Obrador tiene ante sí el reto de un mundo que se está transformando radicalmente a través de la tecnología, parte de su legado podría ser sentar las bases para que México se convierta en un líder en innovación y manufactura avanzada.

“La Cuarta Transformación” de AMLO ha coincidido con la Cuarta Revolución Industrial que está cambiando el mundo. A lo largo y ancho de naves industriales, pasillos de centros de investigación, universidades y salas de reuniones en corporativos de todo el mundo se emprenden acciones sobre cómo aprovechar la Inteligencia Artificial, el Big Data, la impresión 3D y el Internet de las Cosas para mejorar los procesos productivos. México tiene razones para tener esperanza de su futuro en esta nueva era industrial, pero también mucho trabajo por delante.

Muchos expertos coinciden que en México existe una industria manufacturera de clase y talento mundiales, pero hace falta una estrategia definida e integrada. Por un lado, existen centros de investigación que ya están apostando a la investigación en robótica y manufactura avanzada. Además, este año nos convertimos en el primer país latinoamericano en ser invitado a la Feria de Hannover, el evento industrial más importante del mundo. Por otro lado, existe desinformación y solo un número limitado de empresas que tienen la capacidad de aprovechar la coyuntura, como se vio anteriormente.

PUBLICIDAD

Durante la administración todavía en funciones se llevaron a cabo algunas acciones para preparar a México ante la llegada de la 4RI. Por ejemplo, se integró una agenda que se agregó a los ejes principales de digitalización, donde destaca la actualización de “México Conectado”, la Estrategia Digital Nacional, el Programa de Desarrollo de la Industria del Software y la Innovación y el programa de Inclusión y Alfabetización Digital Nacional. Además,  se comenzó a establecer un marco legal para las tecnologías base de la 4IR, y se creó la Alianza México 4.0, un proyecto de la Secretaría de Economía para guiar a las empresas hacia la reconversión industrial.

La próxima administración debe apostar a una estrategia integral que promueva la formación de ecosistemas competitivos, y no sólo hacer que el gobierno sea la única fuente de innovación y desarrollo tecnológico. Estas deberían ser algunas de las prioridades:

  • Apuesta al mundo digital y la innovación como base de desarrollo en el largo plazo.
  • Transformación de la educación en todos los niveles para que esté al día con respecto a las exigencias de esta etapa, a la demanda de talento y enfoque en las características que distinguen a los humanos de las máquinas, comenzando por la creatividad.
  • Mejora exponencial de los sistemas de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) a nivel regional y nacional. Aumento de los niveles de confianza y colaboración en el sector, así como el incremento de su presupuesto en iniciativas de alto impacto.
  • Programas de capacitación tecnológica para adultos participantes de la población económicamente activa.
  • Terminación de un agresivo Plan Nacional de Infraestructura que incorpore cobertura digital para la población, así como estrategias nacionales de Inteligencia Artificial y Blockchain.
  • Dar a conocer cómo el 5G brindará nuevas oportunidades de negocios y de digitalización industrial.
  • Creación de la Oficina de Información del Ejecutivo, con la función de establecer la estrategia y las políticas para lanzar y dirigir iniciativas estratégicas para el desarrollo del gobierno y la sociedad digitales.
  • Atender cuestiones intelectuales, políticas, tecnológicas, sociales y éticas que surgirán conforme avance la 4RI.

*Maestro en Análisis Computacional y Políticas Públicas por la Universidad de Chicago.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jarreolar

Facebook: Javier Arreola

LinkedIn: Javier Arreola

Página web: Javier Arreola

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Gasolineras: digitalización, clave para competir
Por

La reforma energética ha dado pie a la descentralización de la participación de mercado de la industria gasolinera, abri...