El presidente Andrés Manuel López Obrador dejó claro que el robo de combustible, conocido como “huachicoleo”, se combatirá dentro y fuera de Petróleos Mexicanos (Pemex), para lo cual se creó un plan conjunto con el objetivo de evitar esta práctica donde la corrupción juega un papel importante.

En conferencia de prensa, informó que lo que se roba cada año en gasolinas representa el presupuesto de la UNAM, 60% de lo que se destinará a las pensiones de adultos mayores y es 60 veces más lo que se invertirá en la creación de 100 universidades públicas, por lo que convocó a los trabajadores de Pemex “para que nos apoyen, nos ayuden a que se logre el propósito de cero corrupción”.

López Obrador también llamó a los concesionarios y dueños de gasolineras en el país para que no vendan gasolinas robadas, de procedencia ilícita, así como a los compradores, contratistas, transportistas y mexicanos en general, para evitar adquirir combustibles ilícitos, que han sido “robados la nación, al pueblo”.

El Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene como objetivo detener el robo de combustible en el país y en el que participan 15 dependencias.

El coordinador General de Comunicación Social de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas señaló en su cuenta de Twitter @JesusRCuevas que en 2018 este delito representó un costo de 66,000 millones de pesos y pidió que se denuncie este ilícito en el teléfono 01 800 228 9660.

En una infografía detalló que en el Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de Pemex participa ésta empresa productiva del Estado, así como la Secretaría de Gobernación (Segob), que coordinará las acciones de cada una de las dependencias federales.

Además, el consejero jurídico participará en la prevención del Mercado Ilícito de Combustibles (MIC); la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana investigará los delitos en esa materia; la eventual Fiscalía General de la República indagará y perseguirá los delitos y su judicialización, y la Consejería Jurídica del Ejecutivo federal asistirá con la especialización de jueces en la materia.

En tanto la Unidad de Inteligencia Financiera y la Secretaría de la Función Pública (SFP) analizarán las operaciones inusuales; el Servicio de Administración Tributaria (SAT) hará verificaciones y visitas domiciliarias, y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) llevará a cabo la inspección de los instrumentos de medición.

A su vez, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) emprenderá acciones legales en materia fiscal, en tanto que la de Energía (Sener) emitirá la normatividad, y la del Trabajo y Previsión Social (STPS), así como el Centro de Inteligencia darán fortalecimiento de seguridad, además de salvaguarda y medición.

El robo de combustible a Pemex creció 45%, con 12,581 ordeñas ilegales entre enero y octubre.

Las entidades con mayor robo fueron Hidalgo (235), Guanajuato (195) y Puebla (179).

La empresa estatal prevé que las pérdidas por el robo de gasolina y diésel asciendan a 35,000 millones de pesos este año.

Lee también:Robo de combustible a Pemex creció 45% entre enero y octubre

Con información de Notimex

 

Siguientes artículos

Selección 2018 | Una tortillería ayuda a explicar por qué la corrupción daña la productividad
Por

Uno de los problemas que detiene el crecimiento económico de México es la corrupción, que incide en los niveles de produ...