Los resultados de las elecciones federales del 1 de julio de 2018 dejaron al partido Morena no sólo con el triunfo en la presidencia, sino mayoría en ambas cámaras legislativas, lo que convirtió a los partidos de oposición en reducidos bloques parlamentarios con poca fuerza de acción, coinciden expertos.

Por ello, “no hay contra pesos estructurados como antes se daba. El contrapeso más importante para el gobierno son los partidos políticos, pero al ganar las elecciones con amplia alianza, eso desarticuló estructuras partidarias”, explicó Gustavo López Montiel, analista político del Tecnológico de Monterrey.

En 2015, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) se mostraban como los partidos más fuertes en el Senado, ya que representaban el 75%, sin embargo hoy en día apenas ocupan el 34%. En tanto, en San Lázaro pasaron de ocupar el 64% de los curules a sólo el 48% en la actualidad.

López Obrador necesita un opositor, ya que actos como acaparar la agenda nacional y concentrar el poder sobre un solo eje, puede ser negativo aún para él, ya que “sólo se esperan sus decisiones, no hay errores de otros, solo los de él, no hay un contradictor que alimente ese amor de los seguidores”, abundó Jorge Arias, director del Índice de Desarrollo Democrático México (IDD-MX).

También lee: Gobernadores de oposición, los mejor calificados en sondeo

Al acaparar AMLO las pantallas, se da la sensación de que las decisiones no las toman las instituciones, sino una sola persona. Por ello, se necesita inteligencia de los opositores para crear una agenda positiva, a través de gobiernos locales que propongan alternativas y dar batalla, indicó el titular del IDD-MX.

En ese contexto, los líderes del PAN, PRD y PRI, en entrevista con Forbes México, coinciden en la necesidad de apuntar las equivocaciones del nuevo gobierno, presentar nuevas alternativas a la ciudadanía e iniciar, en algunos casos, un proceso de renovación y reestructuración de los partidos.

PRD, un partido duro de matar

La nueva generación de perredistas será la encargada de darle un nuevo rumbo al partido y eliminar viejos esquemas como las tribus al interior, señaló Ángel Ávila Romero, secretario general del sol azteca al preguntarle sobre la situación de ese instituto político como bloque opositor.

“Hoy nos ha quedado claro que no podemos seguir con el mismo esquema, hoy tenemos que abrirnos a candidatos aunque no sean de las corrientes, necesitamos que la gente confíe en nosotros y tenemos buenos resultados con esa estrategia”, explicó.

Aseveró que tienen dos años para unificar esfuerzos, territorializarlos y ver a los mejores candidatos, aunque no sean del PRD. Esto a 30 años de la fundación del instituto político, el cual se forjó para representar y agrupar a la izquierda en México en ese entonces.

Insistió en que tienen como retos señalar los errores del gobierno de AMLO y presentar alternativas, aún cuando cuentan con una bancada muy reducida en ambas cámaras: 11 diputados y cuatro senadores, debido a las fugas hacia otros partidos.

El PRD le está demostrando a la gente que tiene ideas nuevas, su preocupación por el medio ambiente y el peligro que representan los megaproyectos de la administración federal, como el Tren Maya y la Refinería en Dos Bocas, subrayó.

A pesar de que está consciente del desgaste que ha sufrido el partido, por los señalamientos de corrupción entre otros, al sol azteca le interesa mantener congruencia política, para que “la gente vea que hacemos lo que decimos”, explica Ávila Romero.

Aseguró que están trabajando en los comités estatales, convenciendo la gente y luchando contra el presidencialismo, a pesar de que sólo tiene una gobernatura de las 32, Michoacán con Silvano Aureoles al frente.

Apostó por los perfiles de Beatriz Mujica, Julio César Moreno, Fernando Belaunzarán y el suyo como la nueva generación de perredistas, que si bien no están tan posicionados para hacerle frente a la figura de AMLO, sí para poner las ideas del PRD.

“No son mediaticamente conocidos pero son el relevo generacional”, afirmó.

¿El PRI resurgirá, otra vez, de sus cenizas?

Luego de ser mayoría en 2015 en ambos congresos, tres años después el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se convirtió en la tercera fuerza legislativa, con el 11% de los curules en el Senado y el 9.4% en la cámara baja.

Sin embargo, el partido se mantendrá como una “oposición seria y responsable, en favor del país y no en contra del gobierno”, explicó Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de la bancada del PRI en el Senado.

A este instituto político le queda “señalar abiertamente las inconsistencias y errores” de este gobierno. “Como legisladores contener. Tenemos un bloque de contención, no de oposición”, puntualizó.

A 90 años de su fundación, el partido pasa por un momento turbulento, ya que durante el proceso de elección de dirigente nacional, José Narro Robles, ex secretario de Salud, no sólo renunció a la contienda, sino al instituto político después de 45 años de militancia, acusando simulaciones e irregularidades en el mismo.

Ante ello, Beatriz Pagés secundó a Narro Robles, quien dijo que es “inaceptable que se haya decido entregar el partido a López Obrador”.

Osorio Chong no sólo lamentó el hecho, también confió en que saldrían de la crisis como lo hicieron en el 2000 y 2006, además de indicar sobre la importancia de regresar a las bases primarias del partido, así como de no lastimar al instituto con diferencias y acusaciones.

PAN, ¿la única competencia de Morena?

Acción Nacional tiene la responsabilidad de ser la primera fuerza de oposición al gobierno federal, tanto en el congreso como en el ámbito local, afirmó Marko Cortés Mendoza, líder nacional del blanquiazul.

A pesar de que solo cuentan con el 19% del Senado de la República y el 15% en San Lázaro, el PAN insiste en que es el único que le puede hacer frente a Morena, y para muestra los resultados de los comicios de junio pasado, explicó Cortés Mendoza.

“En los resultados electorales del 2 de junio, el PAN es quien compite contra Morena. Somos la alternativa. No solo puede competir, sino ganar. Puede gobernar y gobernar bien”.

Tras perder la gubernatura de Puebla por casi 10 puntos de diferencia, la cual calificó como un robo, indicó que “se debe tener el cuidado en que la gente valore el desempeño de nuestros gobiernos. No solo basta gobernar y ser eficientes, sino comunicar esa eficiencia”.

En el caso de Baja California, bastión panista durante 30 años que fue arrebatado por Morena con un margen de 27 puntos, refirió que “gobernar desgasta, después de tantos años la gente pensó en una alternativa distinta. Es un gobierno de dos años y confiamos en recuperar” el estado.

Cortés Mendoza también señaló los aciertos que tuvieron en los estados de Aguascalientes, Tamaulipas y Durango, donde obtuvieron mayoría, sin embargo en el caso de este último fue en coalición con el PRD.

“Apostar desde lo local para tener buenos gobiernos, bien valorados y que la gente lo vea en lo nacional. Que somos una opción valiente, decidida, que propone soluciones y le da voz las todas las preocupaciones”.

Con el gobierno en nueve estados de 32, Acción Nacional apostó por la figura de Diego Fernández de Cevallos como uno de los líderes morales del partido que le pueden hacer frente a López Obrador, aún cuando su último cargo público terminó en 2006 como senador de la República.

También lee: México y El Salvador firman pacto de cooperación bilateral

 

Siguientes artículos

Negligencia e indiferencia de autoridades, las barreras en la búsqueda de un hijo
Por

El gobierno que encabeza López Obrador promete establecer mecanismos eficaces de investigación que clarifique  el parade...