No, mezclar esos dos ingredientes no es una buena idea, pero si aún así quieren probar suerte, aquí les decimos qué deben hacer.

 

El amor y las redes sociales no se llevan. Punto. Al tratar de combinarlos puede que una relación se vuelva más conflictiva que romántica. Quizá podría parecer un prejuicio o una condena de abuelita sobre la forma en la que los tiempos han cambiado, pero créame, existen infinidad de estudios que demuestran que las redes sociales tienen una influencia negativa en las relaciones de pareja al provocar celos, inseguridad, acoso y sobretodo, muchas confusiones.

De entrada, nuestra forma de socializar y por tanto de ligar empieza a cambiar ligeramente en los entornos urbanos. Según un estudio de Badoo, la web especializada en hacer que las personas se conozcan, un usuario común de Internet pasa más tiempo socializando en las redes que cara a cara. Así, se calcula que uno de cada tres prefiere utilizar los medios digitales que contactar de frente a las personas. Además, uno de cada cuatro ha exagerado o mentido sobre sus conquistas o flirteos en las redes.

PUBLICIDAD

Ahora bien, las redes sociales son una espada de doble filo para las relaciones amorosas. Por una parte, al evitar el contacto cara a cara, pueden ayudar a eliminar ciertas conductas como la timidez o el miedo al rechazo y facilitar el que personas desconocidas se conozcan y establezcan lazos fraternales profundos. Sin embargo, un estudio publicado por el Journal of Compute-mediated communication explica que el uso de Facebook tiene una incidencia negativa en las relaciones amorosas.

Así, las conductas más frecuentes asociadas a las parejas y al uso de Facebook son celos, acoso virtual (los famosos stalkers, pues), la necesidad de popularidad (y en consecuencia, celos), baja autoestima y en general una percepción negativa de la relación, casi siempre ligada a la popularidad de uno y a la inestabilidad emocional del otro.

Le apuesto lo que quiera a que al menos una vez le han pedido que borre a una persona de sus amistades. Si es así, entonces usted se encuentra dentro del 12% de usuarios que a quienes se les ha pedido que eliminen a personajes molestos en las relaciones, de acuerdo a un estudio del Pew Internet Project. Ese mismo trabajo explica que el 50% de las personas que no tienen perfil en Facebook vive con alguien que sí tiene uno, lo que puede explicar que no tengan celos, aunque uno de cada cuatro reconoce que sí mira lo que los demás escriben en el muro de su pareja.

Tal parece que la felicidad de las parejas se encuentra en la capacidad de ignorar los perfiles de Facebook de cada uno.

Ahora bien, si usted es un forever alone y se encuentra soltero este 14 de febrero, permítame recomendarle algunas aplicaciones que pueden ayudarle a conocer personas y quizá hasta una aventura o una pareja.

Tinder. Es la aplicación del momento y Forbes México lo sabe. La idea es que crea un perfil con nuestros datos de usuario de Facebook y utiliza nuestras 6 últimas fotos de perfil. Después le indicamos qué tipo de personas buscamos, el rango de edad y la amplitud del área a buscar (por ejemplo, 10 km a la redonda) y acto seguido nos muestra personas que comparten nuestros intereses y a quienes podemos marcar como interesantes.

Ahora bien, es importante señalar que la otra persona no se entera de que estamos interesados en ella a menos que también se interese en nosotros. Si hay match, entonces se abre una ventana en donde se puede chatear con la persona elegida.

Es muy probable que Tinder se ponga de moda muy pronto en México, pues de acuerdo a datos que nos envió Rosette Pambakian, vocera de la marca, el crecimiento en nuestro país se eleva a una tasa de 2% diario y la distribución de acuerdo al género es de 55% hombres y 45% mujeres. La aplicación está disponible para IOS y Android.

Down. Antes se llamaba ‘Bang with Friends’, lo que no deja ninguna duda del objetivo de la aplicación. La idea es que seleccionemos a nuestros contactos de Facebook con los que nos gustaría tener una aventura. Si el contacto seleccionado hace lo mismo con nosotros, listo, se envía un mensaje a ambos avisando que se traen ganas.

Break up notifier. Es muy simple: entramos, seleccionamos al contacto de Facebook que nos interesa y que tiene una relación. En cuanto la persona seleccionada cambie su estatus, recibiremos una notificación.

Streetmatching. Supongamos que vamos por la calle y tenemos un flechazo con una persona a la que no pudimos preguntarle nombre o teléfono. Entonces nos registramos en esta aplicación y seleccionamos lugar, fecha y hora en donde ocurrió el crush; si la otra persona hace lo mismo, entonces ambos reciben una notificación y la app los pone en contacto.

Ahí está, ya no tiene pretexto para andar solitario y arrastrando la cobija estos días. Basta que descargue las aplicaciones y les dedique un poquito de tiempo. En una de esas hasta se anda casando. Suerte.

 

Siguientes artículos

Lujo en los aeropuertos, oportunidad para marcas locales
Por

La presencia en los aeropuertos representa un eje clave de la estrategia comercial de las marcas de lujo. Los accesorios...