La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) prepara la instalación de “contaminómetros” en la Ciudad de México para evitar que los verificentros entreguen indebidamente hologramas número cero.

“De manera aleatoria se pondrán fuera de los verificentros, porque ahí puedes ubicar qué tanto te marca arriba de las normas de verificación y puedes ir directamente en contra del verificentro”, advirtió Martín Gutiérrez Lacayo, secretario ejecutivo de la dependencia gubernamental.

Para avanzar en la regularización de los centros, el Centro Mario Molina se encargará de realizar una auditoría a los establecimientos donde se verifican vehículos. La finalidad de la investigación es “generar un programa de combate a la corrupción”, manifestó el funcionario encargado de planear las estrategias ambientales del Distrito Federal, Estado de México, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

PUBLICIDAD

CAMe cuenta con recursos económicos para alquilar 6 sensores remotos, conocidos como contaminómetros. Su aplicación  es común en naciones como China, Estados Unidos y Francia.

El costo de cada contaminómetro es de 6 millones de pesos, pero “lo más caro es el mantenimiento del equipo”, dijo el responsable organismo encargado de coordinar políticas del medio ambiente.

Al preguntarle si el gobierno irá a cazar la corrupción de los verificentros, el funcionario respondió que sí. “En caso de que la norma lo establezca, sería un mecanismo muy bueno para ligarlo”, añadió Gutiérrez Lacayo.

La Ciudad de México, el Estado de México, el Instituto Mexicano del Petróleo, así como el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático y el Centro Mario Molina utiliza el contaminometro para para detectar contaminantes y generar estadísticas.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Peso compone camino tras fuerte revés
Por

La moneda mexicana ganó terreno frente al dólar por la mejora en los precios del petróleo.