Cada vez más voces pronostican que las acciones del fabricante de autos eléctricos están lejos de la desaceleración.

 

Por Maggie McGrath

 

PUBLICIDAD

Hace poco, apenas en mayo, las acciones de Tesla Motors se negociaban bajo la marca de los 200 dólares, pero de acuerdo con un analista de la agencia Stifel Nicolaus, fácilmente podrían llegar a 400 dólares en el futuro previsible, gracias en gran parte a lo que la firma ve como el “nicho defendible de Tesla en el mercado global de vehículos eléctricos de lujo”.

En una nota de investigación publicada esta semana, el analista James Albertina elevó la calificación de Tesla de mantener a comprar, dando a la compañía de autos eléctricos un precio objetivo de 400 dólares , una cifra arriba de 100 dólares más alta que su actual precio de 281 dólares por acción y el doble de lo que cada título costaba en mayo pasado. Albertina también elevó la estimación de ganancias por acción de Tesla para 2017 de 6.14 a 8.28 dólares, citando el supuesto incremento de precio del modelo X, la “modesta” venta de modelo S / X y un margen bruto no-GAAP de 33%.

En cuanto al ímpetu detrás de la nota alcista, Albertina señaló una reciente visita a una planta de producción de Tesla que parecía indicar una tasa de producción de 800 unidades por semana, cifra que no hará sino aumentar en los próximos meses.

“Recientemente organizamos un recorrido por las instalaciones de producción de Tesla en Fremont, CA, donde aparentemente la empresa sigue en camino (si no es que llega antes de lo previsto) para lograr la tasa de producción de 1,000 unidades por semana a finales de 2014. En pocas palabras, el cambio frente a nuestra última visita (en mayo de 2013) es asombroso.”

Albertina también observó que “montones de inventario de productos terminados (fascias delanteras, paquetes de baterías, varios paneles de la carrocería) sugiere que la acumulación de la demanda sigue siendo fuerte”.

Aunque la demanda de productos Tesla plantea un riesgo para la tesis de inversión de Albertina, él y su equipo creen que Tesla probablemente se defienda de los competidores en el corto plazo, y que “la desaceleración de la demanda puede llegar hacia el final de la década como muy pronto”.

La opinión del pronóstico de una fuerte demanda y producción hace eco a la de Deutsche Bank, que en agosto actualizó las acciones de Tesla a comprar y les dio un precio objetivo de 310 dólares.

Tras la publicación de la nota alcista de Stifel Nicolaus, el martes pasado, las acciones de Tesla repuntaron hasta 5% para superar los 286 dólares, y luego se estabilizaron en el rango de 281. A la fecha, la acción ha ganado casi 80% en el año, un aumento impresionante, sin duda, pero que aún está muy lejos del repunte de 377% que había disfrutado durante el mismo periodo de 2013.

 

Siguientes artículos

Hay 12 millones de desempleados más que antes de la crisis
Por

A seis años de iniciada la crisis financiera internacional, el nivel de desempleo aún no regresa a un punto de equilibri...