El presidente Andrés López Obrador aseguró que antes del acuerdo con Estados Unidos su gobierno estaba en una posición difícil y analizaba aplicar las mismas medidas de imposición de aranceles.

“Celebramos el acuerdo de ayer, se nos estaba colocando en una posición muy difícil y muy incómoda, donde analizábamos aplicar las mismas medidas de restricciones comerciales”, dijo López Obrador durante el acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos en Tijuana.

El presidente aseguró que es una persona pacífica, pero como presidente no podía permitir que se atente contra la soberanía nacional.

“Confieso que como persona rechazo los actos de represalia, soy un pacifista convencido inspirado en los ejemplos de Gandhi, de Martin Luther King, sin embargo como jefe del Estado Mexicano no puedo permitir a nadie que se atente contra la economía del país y menos que se establezca una asimetría injusta e indigna para nuestro gobierno”, dijo el presidente.

“Afortunadamente ayer se impuso la política contra la confrontación”, destacó.

El mandatario mexicano aseguró que su gobierno no tiene la intención de afectar al pueblo estadounidense.

“No abrigamos, ni abrigaremos intención alguna de perjudicarlos, y colaboraremos con el pueblo estadounidense en todos los ámbitos”, dijo.

“Así mismo acudimos a su comprensión, porque el fenómeno migratorio no surge de la nada, es generado por las carencias en los países centroamericanos”, señaló.

Para López Obrador, hay seres humanos que necesitan emprender un peregrinar para mitigar su pobreza.

“Hemos expresado que detendremos el fenómeno migratorio atacando sus causas. En México ya lo estamos haciendo, pero para aplicar esta propuesta en las naciones en Centroamérica es necesario el concurso de Estados Unidos y Canadá”, comentó.

López Obrador reafirmó el compromiso “de que entenderemos a los migrantes para que no lleguen a Estados Unidos, pero siempre respetando sus derechos humanos”.

“Bajo este criterio que sostendremos siempre, siempre será injusto el que se pretenda castigar a México por proponer un alto a la migración y por procurar la fraternidad entre los pueblos”, destacó.

 

Salimos con la dignidad

El canciller Marcelo Ebrard reconoció que en la negociación con Estados Unidos no se ganó todo lo que se planteó, pero sí se impidió la aplicación de aranceles, se evitó la pérdida de casi un millón de empleos y se mantuvo la posibilidad de ratificar el Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) aclaró sin embargo que en los próximos meses “tendremos que trabajar muy fuerte” para defender a México y evitar cualquier decisión que pueda afectar al país, lo que significa estar “aplicados” en la relación con Estados Unidos.

“Salimos con la dignidad intacta”, afirmó al participar en el acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos.

 

México no va a convertirse en policía de EU

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, rechazó que México vaya a convertirse en policía de Estados Unidos, luego del acuerdo que se alcanzó con este país para frenar la aplicación de aranceles a los productos mexicanos.

“México nunca va aceptar eso. Es de cualquier forma inadmisible convertirse en un tercer país seguro. Eso nunca se va aceptar”, dijo en entrevista a su arribo a esta ciudad fronteriza.

“Creemos que fue la posición correcta la que asumió el Ejecutivo federal”, anotó el legislador de Morena quien aclaró que habrá que esperar a conocer los términos en que se estableció el acuerdo con Estados Unidos.

“Hasta ahora estamos en espera del pronunciamiento del presidente (Andrés Manuel López Obrador). Recuerden que la comisión negociadora encabezada por el canciller (Marcelo Ebrard) sólo habla de acuerdos administrativos del Ejecutivo, no repercute en el Legislativo”, indicó.

Además de Monreal, llegaron a esta ciudad fronteriza el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García; la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; y la senadora Martha Lucía Micher Camarena, quien rechazó que México vaya hacer el “trabajo sucio” a Estados Unidos.

“No. En México sabemos negociar y cuando hay una negociación ambas partes ganan. Ganó México, ganó Estados Unidos y sabemos el grado de problema que estamos tendiendo con la migración. No negociamos para perder”, afirmó.

Con información de Notimex.

Te recomendamos: 

PAN logra que estancias infantiles, y no los padres, reciban recursos del gobierno

 

Siguientes artículos

Senado prevé ratificar el T-MEC entre el 18 y 19 de junio
Por

Las comisiones dictaminadoras están convocadas para reunirse el martes, y con ello empezará el proceso de ratificación l...