Ángel Aguirre Rivero gobernaba el estado desde el 2011 por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que es oposición a nivel federal.

 

Reuters 

 

PUBLICIDAD

El gobernador del estado de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, pidió el jueves separarse de su cargo respondiendo a presiones políticas y de activistas que lo consideran incapaz de manejar la ola de violencia en la región.

Ángel Aguirre, que capitanea la entidad que actualmente tiene el mayor índice de homicidios del país, dijo que pedirá al Congreso del estado acepte su pedido de licencia por 30 días, una forma de renuncia debido a que los cargos de elección popular son irrenunciables.

“Para favorecer un clima político que ponga la atención y la solución de estas prioridades, el día de hoy (…) he decidido solicitar licencia al honorable Congreso del estado”, dijo Aguirre en una rueda de prensa en la capital de Guerrero.

El caso de los estudiantes, cuya desaparición fue ordenada por el alcalde de Iguala -la tercera mayor ciudad del estado- y su esposa -señalados como operadores de la organización delictiva Guerreros Unidos- dejó al desnudo las fallas en la estrategia de seguridad del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Aguirre, de 58 años, gobernaba el estado desde el 2011 por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que es oposición a nivel federal.

El gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) así como el también opositor Partido Acción Nacional (PAN) habían pedido la renuncia de Aguirre, así como también lo hicieron estudiantes, maestros y organizaciones sociales que en los últimos días realizaron masivas protestas por la desaparición de los jóvenes.

 

Siguientes artículos

Cinco formas de mejorar la relación con tu jefe
Por

Los equipos más productivos son aquellos que tienen mejor comunicación y en los que todos sus integrantes se cuidan entr...