Angélica Fuentes  ya explora su arribo al tercer mercado más importante a nivel mundial en el consumo de productos para el cuidado personal. Hacia el segundo semestre, sola o con un socio, arrancará su operación en Brasil, donde la esperan casi 100 millones de mujeres.

 

 

Por Iván Iglesias / enviado

PUBLICIDAD

 

RÍO DE JANEIRO, BRA­SIL.- El auditorio estaba lleno. En el marco del Clinton Global Initia­tive, reunión que busca establecer convenios de desarrollo económico entre los represen­tantes empresariales más importantes del mundo, Angélica Fuentes acaparaba los reflectores con con un discurso pegajoso pero, sobre todo, con una carta creden­cial envidiable: un crecimiento de 63.5% de Grupo Omnilife-Angelíssima, en un periodo de dos años, lo que significa diez veces más de lo que creció durante ese mismo periodo el mercado de productos de higiene y belleza en México (6.1%), según Nielsen.

Angélica, quien es la CEO de Omni­life-Angelíssima —un grupo que vende labiales, cremas faciales, desodorantes, esmaltes, entre otros artículos; así como productos alimenticios— pregonaba: “Las mujeres deben ejercer su poder económico para hacer crecer a las empresas. Ése es el negocio en el que estoy, porque [las mujeres] son un buen negocio”.

Hacia la segunda mitad del año, solo o con un socio, Grupo Omnilife-Angelís­sima iniciará su incursión en Brasil, lo que le permitirá expandir sus operacio­nes en América Latina, donde ya tiene presencia en Panamá, Perú, Costa Rica, entre otros países.

Pero, decir Brasil, no es como explorar un pequeño vecindario. Ahí, viven más de 98 millones de mujeres, cuya esperanza de vida es de 76.8 años. Además, 41% de las mujeres en edad de trabajar son eco­nómicamente inactivas y hay 3.6 millones de brasileños bajo la categoría de “traba­jadores a domicilio”, de los cuales 70% pertenece al sexo femenino. Para ubicar esta historia en su justa dimensión, en México viven 57.4 millones de mujeres, al tiempo que la población ocupada de este género alcanzó 95.1% del total de la Población Económicamente Activa, mientras que 4.9% buscó incorporarse a alguna actividad económica.

Según estimaciones, Grupo Omnilife- Angelíssima registró ventas superiores a los 20,000 millones de pesos (mdp) en 2012. Para 2013, sus ventas habrían crecido a una tasa de 7%. México concen­tra 43% de las ventas, seguido por Perú (con 15%). De acuerdo con información proporcionada por la misma empresa, el grupo dispone de un ejército de 1.5 millones de “empresarios”. Y aquí viene el dato clave: 71.4% son mujeres.

Está claro: para Omnilife-Angelís­sima, el tema de abrir espacios a la mujer es una cuestión estratégica, ya que su operación de ventas se sustenta en ese género. El grupo cuenta con su centro de liderazgo (Clave) en el que capacita a sus vendedores y 97% de quienes toman la capacitación pertenece al sexo feme­nino. De acuerdo con reportes de prensa, hasta ahora se han sumado a esa opción de capacitación cerca de 50,000 personas de 19 países (el total de mercados en los que opera el grupo), lo que habría reper­cutido en un incremento de 40% en su facturación.

Brasil, entonces, podría represen­tar uno de los principales mercados de Omnilife-Angelíssima. Por lo pronto, Angélica dibuja su próximo arribo comercial a este punto de América del Sur: por el noroeste del país, que posee la mayor cantidad de estados (Bahía, Per­nambuco, Paraíba, Alagoas, entre otros), donde hay al menos 50 ciudades con más de 500,000 habitantes cada una.

[youtube id=”GRIXPRloTWA” width=”620″ height=”360″]

 

Poder sobre tacones altos

Por eso, la participación de Angélica en el Clinton Global Initia­tive, podía leerse como el preludio de una exitosa incursión en Brasil. Su bandera es muy simple: establecer asociaciones que fomenten la creación de empleo, discutir sobre la reducción de la desigualdad de género y, asimismo, promover la cooperación entre los sectores público y privado para desarrollar programas de educación laboral y entrenamiento dirigidos a jóvenes, niñas y mujeres.

Grupo Omnilife-Angelíssima es la primera empresa mexicana que se une a las 631 empresas del mundo que han firmado el compromiso con los siete Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, en colaboración con ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

Estos principios son una plataforma de negocio, un conjunto de medidas que ayudan a las empresas a promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en el lugar de trabajo. Entre los principios que enarbolan, se encuentran: establecer el liderazgo empresarial de alto nivel para la igualdad de género; trato equitativo para hombres y mujeres en el trabajo, respetando los derechos humanos y la no discriminación; promover la educación, la formación y el desarrollo profesional de las mujeres; implementar prácticas para el desarrollo y empoderamiento para las mujeres de la empresa, cadena de suministro y el mercado que atiende la empresa; medir e informar públicamente sobre los progresos realizados para lograr la igualdad de género.

Angélica, cuando era una niña, despachaba en una gasolinera en Ciudad Juárez, Chihuahua. Ahí conoció las bases del negocio familiar que dirigiría 20 años después: la gasera Grupo Imperial. Eso la llevó a ser identificada como “La reina del gas”, ya que convirtió a la empresa familiar en el grupo más importante del sector energético del norte del país. De acuerdo con reportes de prensa, Grupo Imperial, con Angélica al mando, logró registrar ventas anuales superiores a los 1,000 mdd.

En el mundo de los negocios en México, dominado por los hombres, Angélica es vista con respeto y también es considerada como una mujer avant-garde. Actualmente, su participación accionaria en Grupo Omnilife-Angelíssima es de 50%, mientras que el resto está en manos de su esposo, Jorge Vergara, presidente del equipo de fútbol Las Chivas del Guadalajara.

 

El mercado obligado

En la última década, de acuerdo con el reporte del Banco Mundial publicado en 2012 (The Effect of Women’s Economic Power in Latin America and the Carib¬bean), las mujeres, con su trabajo, han jugado un papel crucial para bajar 30% los índices de extrema pobreza en la región. También, según el estudio elaborado por McKinsey & Company, Making the Breakthrough. Women Matter 2012, las empresas, con un equipo directivo equilibrado, consiguen beneficios 56% más altos que las que sólo tienen hombres al mando.

Angélica Fuentes lo sabe y lo ha estudiado a fondo: “Las mujeres, en los diferentes niveles en que trabajo con ellas, logran grandes cosas. Obviamente, cuando dentro de las empresas les brindas oportunidades para que sigan escalando en su carrera y les das las herramientas necesarias para lograrlo, las mujeres demuestran que pueden incrementar el retorno hacia las empresas de una forma enorme. Nosotros (en Grupo Omnilife-Angelíssima) damos a las mujeres la oportunidad para que tengan un ingreso, y que por medio de la capacitación ese ingreso pueda ser multiplicado de una forma más ágil y logren acceder a mayores cosas”.

Así define Angélica Fuentes el “círculo virtuoso” de su estrategia de negocios, un plan que le ha redituado enormemente desde que tomó las riendas de Omnilife en 2007, que después dio vida a Angelíssima, empresa surgida en 2010. El grupo, hoy, dispone de una fuerza de ventas conformada por 1.5 millones de personas, de las cuales 71.4% pertenece al sexo femenino. Con sus redes de ventas, Angelíssima  llega ya a 11 naciones con planes de mayor expansión (maquila en Canadá, Estados Unidos, Colombia, España, Alemania y, pronto, en Brasil).

Brasil, sin duda, es una plaza obligada. “Es un enorme mercado de consumo de belleza, pero, además de eso, también hay una gran oportunidad para darles la posibilidad de negocio a muchas más mujeres latinoamericanas”, confiesa Angélica. “Nosotros enseñamos a perseguir resultados, no el dinero; una vez que tienes el resultado, el dinero llega solo”.

Luego de indagar en algunos reportes, la conclusión es obvia: Omnilife-Angelíssima se está tardando en llegar a Brasil.

De acuerdo con cifras proporcionadas por la Asociación Brasileña de la Industria de Higiene Personal, Perfumería y Cosméticos (ABIHPEC), Brasil ocupa el tercer puesto en el mercado mundial de este segmento; pero es el primer lugar en perfumería y desodorantes, el segundo en productos para el cabello, para el baño y para la depilación en protección solar; tercero en productos cosméticos para coloración en productos para higiene oral y el cuarto en productos para la piel. El valor de mercado de esta industria en Brasil, según la ABIHPEC, ascendió a 34,000 mdd en 2012. Otro dato podría documentar su optimismo: entre 2003 y 2012, las importaciones a Brasil de productos de higiene, perfumería y cosmética, aumentaron 508%.

Por eso, Angélica Fuentes, después de su participación en el foro organizado por Bill Clinton, aparenta satisfacción. Claro, millones de mujeres brasileñas —y de hombres que gustan de su cuidado personal— podrían contribuir, con sus reales, a multiplicar sus ingresos.

fuentes_angelica_cgi1

 

Siguientes artículos

Espacio y volumen en Coyoacán
Por

“La escultura es un reto porque se apropia del espacio que ocupa, impone su presencia”, nos comenta Yessica Díaz Buitrag...