boton-enero-forbes-2020

Suscríbete a Forbes México

Desde que estudiaba en la Escuela de Negocios de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, Ankur Jain se vio a sí mismo trabajando a futuro en una startup. Al terminar la carrera, creó lo que inicialmente llamó Kairos Society, una pequeña incubadora de empresas que fundó junto con su amigo Alex Fiance, en 2008.

Fue precisamente al interior de este pequeño espacio donde echó a andar Humin, una startup desde la cual desarrolló una aplicación enfocada en ayudar a las personas a organizar mejor los contactos que tienen en sus teléfonos celulares.

Te puede interesar: El lado emprendedor de Luisito Comunica

La app fue adquirida en 2016 por la red social de citas Tinder, cuyo equipo decidió mantener a Jain en sus filas, como vicepresidente de Producto, una aventura que no duró mucho, toda vez que, apenas un año después, Ankur prefirió salir de la compañía.

Esta decisión se debió a que quería regresar a sus raíces, de modo que volvió al proyecto de incubación de Kairos Society y lo transformó. La empresa pasó a llamarse solamente Kairos y, además de seguir ayudando a las startups a crecer, ahora empezó también a invertir en ellas, con un rol de fondo de venture capital.

Es así como, al día de hoy, ha colocado en las empresas de su portafolios más de 600 millones de dólares (mdd), que han permitido a sus compañías alcanzar una valuación en conjunto superior a los 6,500 mdd.

Kairos

Pero, para Ankur Jain no se trata de poner dinero por ponerlo y obtener ganancias, sino que, explica, Kairos sólo invierte capital en emprendimientos capaces de generar soluciones a los problemas del mundo.

Te puede interesar: Los millennials, más favorables al intraemprendimiento

“El mundo tiene hoy, como nunca antes, una gran cantidad de problemas que requieren respuesta y, si
nuestra generación y las que le siguen no empiezan a trabajar para terminar con ellos, el futuro será más que complicado. Y aquí es donde el emprendimiento debe jugar un papel cada vez más importante”, dice Jain, en entrevista con Forbes México.

Es así como hoy, por ejemplo, han invertido en compañías relacionadas con segmentos de salud, reducción del costo de vivienda, bancarización, movilidad y alimentación, sólo por mencionar algunos. Ejemplo de estos compromisos son empresas como Rhino, basada en Estados Unidos, enfocada en ayudar a las personas a recuperar los depósitos o fianzas que deben hacer al rentar una casa y que, muchas veces, desestabilizan su economía; o Mi Águila, una startup colombiana de movilidad que facilita el traslado de los colaboradores de las empresas.

El verdadero emprendimiento

Con esta idea de emprendimiento de soluciones, el fundador de Kairos apela a todos aquellos que estén iniciándose en este terreno, y les dice que, antes que cualquier otra cosa, piensen en proyectos que tengan como eje principal este tema.

“Se me hace increíble que, de pronto, se siga invirtiendo dinero en proyectos que no generan cosas que vayan más allá del momento o de la moda, por ejemplo, empresas de stickers para redes”, sostiene.

El fundador de Kairos asegura que resulta frustrante que se le acerque un emprendedor de este tipo e intente mostrarle el proyecto en el que trabaja.

“De verdad lo es: es muy frustrante para mí saber que una mente capaz está destinando su energía y su tiempo a, por ejemplo, crear cosas como redes sociales para mascotas. Las personas que hacen eso sólo están tirando a la basura la oportunidad de generar cosas que  sean realmente valiosas [para la sociedad]”, comenta.

emprendedora emprendedor

Foto: Jamie Grill / Getty Images

Incluso Ankur Jain niega que este tipo de ideas, como las antes mencionadas, tengan mayor capacidad de generar ingresos que aquellas relacionadas con resolver problemáticas básicas de la sociedad. “Las ideas que están enfocadas en generar soluciones tienen una gran capacidad de generar ingresos altos… porque son altamente escalables a volúmenes mucho mayores de personas. Entonces, ahí es donde está la oportunidad de ayudar a cambiar las cosas y, al mismo tiempo, generar dinero”, expone el entrevistado.

Latinoamérica avanza

Si bien, la región de América Latina no ha estado exenta de que se generen también este tipo de ideas de emprendimiento que no causan (de acuerdo con Jain) un verdadero impacto, desde su perspectiva, esta región no está
viviendo el mismo problema que enfrentan otras partes del mundo.

“No sé si es la naturaleza de la formación del emprendimiento latinoamericano, pero me gusta mucho que la mayoría de los founders de la región sí están, efectivamente, interesados en mejorar su entorno”, asegura.

Tan sólo para esta parte del mundo, Kairos tiene destinados 100 mdd para invertir. El reto de los emprendedores de América Latina ahora consiste en buscar que sus ideas, las cuales efectivamente están empezando a generar buenas opciones, vayan a otras partes del mundo.

“Quisiera que los founders latinos pensaran más en grande, que vieran que sus proyectos pueden tener la capacidad de crecer, no únicamente en sus ciudades [o países], sino en toda la región [latinoamericana] e, incluso, fuera de ella.

Porque los mismos problemas que existen aquí, te los encuentras en Asia, África o en la misma Europa. Es cosa de entenderlo e ir por ello”, dice el joven inversionista.

También puedes ver;

El lado emprendedor de Luisito Comunica

 

Siguientes artículos

Coca-cola
Coca Cola FEMSA coloca 4,727 mdp en certificados bursátiles
Por

La embotelladora forma parte del conglomerado Fomento Económico Mexicano (Femsa) y es la más grande a escala global por...