El Costume Institute ahora está indisolublemente ligado al nombre de la dama más poderosa de la moda. Abrirá sus puertas bajo la nueva nomenclatura el 8 de mayo con la inauguración de la exposición del couturier –desconocido aún para muchos– Charles James: Beyond Fashion.

 

 

Thomas P. Campbell, director y CEO del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, anunció el pasado 14 de enero a través de un comunicado oficial, que la zona dedicada al Costume Institute –donde se organiza la Gala del MET– se llamará Anna Wintour Costume Center. Una señal que reafirma el poder de la directora artística de Condé Nast y editor-in-chief de Vogue USA. “La extraordinaria capacidad de promoción y de recaudación de fondos de Anna Wintour han hecho de este espacio una realidad”, afirmó Daniel Brodsky, presidente del museo. Y es que Wintour tiene la extraordinaria habilidad de lograr sólidos apoyos de los distintos grupos de la industria en beneficio del Costume Institute. En su papel de filántropa, la gurú de la moda ha recaudado aproximadamente 125 millones de dólares (USD) para la organización durante veinte años. Su trabajo ha sido constante desde que se convirtiese en miembro del consejo del MET, ayudando a conseguir patrocinadores para las muestras así como para mejoras arquitectónicas. El nuevo –y simbólicamente renovado– Anna Wintour Costume Center albergará distintas salas de exposiciones, una biblioteca, un laboratorio de restauración, zonas de investigación y oficinas.

Creado en 1937 como Museum of Costume Art, se incorporó al Metropolitan en 1946 y Diana Vreeland fue la mente creativa tras él en los años 70, después de abandonar la dirección de Vogue. Posee una colección de vestidos y trajes desde el siglo XVII hasta la actualidad, incluyendo indumentarias típicas de Europa, Asia, África y América. Es una referencia obligada para educar e inspirar a los visitantes de todo el mundo en materia estética, además de revelar datos sobre usos y costumbres de cada época.

¿Anna Wintour tiene un plan? Puede ser. Su nombramiento en marzo de 2013 como directora artística le autoriza a supervisar las publicaciones del imperio Condé Nast. A sus 64 años, ocupaba el puesto 41 en mayo del año pasado entre las mujeres más poderosas del mundo según nuestro listado. En 2012 ocupaba el número 51. ¿Ascenderá este año meteóricamente a los primeros 10 escalafones? Wintour no da puntada sin hilo. Su influencia en la industria de la moda va más allá de cánones estéticos. Es puro negocio. El primer trimestre de 2013 logró que las ventas de publicidad editorial tuvieran el mayor crecimiento porcentual de cualquier primer trimestre en los últimos cinco años. Vogue llegó a 11.4 millones de lectores print y tuvo un promedio de 1.2 millones de visitantes online. Ovación para Wintour.

 

Charles James: Beyond Fashion

Del 8 de mayo al 10 de agosto, 2014

Twitter @metmuseum

www.metmuseum.org

 

Siguientes artículos

El diamante sudafricano de los 30 quilates
Por

Un analista de la empresa Numis dijo que el diamante podría alcanzar un valor de entre 15 y 20 millones de dólares en un...