Por Salvador Guerrero Chiprés*

Respecto a la situación real y percibida de inseguridad, en relación a la manera en que afecta a las mujeres y en vinculación con las redes sociales, requerimos, tanto compromisos compartidos contra la impunidad como equilibrios e información.

El caso a la vista es de enorme utilidad:

¿Nos enoja más que Karen “desapareciera” o que se haya ido de fiesta con un engaño familiar? ¿Incendia más el ánimo la búsqueda de una persona que confirma nuestras preocupaciones o que se presente la evidencia de una mentira que las matiza?

Es inadmisible la victimización de las mujeres, así sea un solo caso, como también lo es la mentira o que, por ser políticamente correctos, nos ceguemos ante ambas cosas.

En la Ciudad de México se viven tiempos de apertura históricos, esta capital es también el centro y epicentro desde el cual se han explorado los límites y alcances de la causa feminista que, hay que decirlo, es una lucha que nos re-educa a hombres y mujeres.

Las autoridades, por su parte, encabezadas por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, han modificado en un contexto de apertura, sensibilidad, movilización, hartazgo social y compromiso político propios, las posiciones machistas convencionales que han comenzado aparentemente a derrumbarse y que se acentuaron en la administración previa donde la mayor creatividad al respecto quedó en un silbato de emergencia considerado inútil por todo el mundo feminista.

Te puede interesar: Karen Espíndola agradece movilización para encontrarla

No hay otro lugar del país, y quizá tampoco otra gran ciudad de América Latina, en la cual el derecho a manifestarse goce del respeto y garantías que tiene en la capital nacional.

Es claro que el mayor desafío de las administraciones local y federal es la seguridad.

Los datos apuntan una mejoría en 13 de los 21 delitos de alto impacto, incluido homicidio y robo de vehículo, en los cuales la cifra negra es casi nula. Pero dicen que percepción es realidad…y lo cierto es que la percepción de inseguridad es negativa en todo el país, incluida la Ciudad.

La vulnerabilidad de las mujeres frente a la delincuencia es clara.

Ni una más, es la consigna con la que luchan miles de feministas pero también que guía a la estrategia de seguridad impulsada actualmente. Escuché decir al hermano de Abril, la esposa martirizada por el marido, que con todo y las críticas de los chilangos, la capital es modelo nacional en términos de políticas de género.

En ese contexto, la historia de Karen nos mantuvo en vilo. ¿Cómo era posible que otra mujer desapareciera?

Después de saber que en realidad había pasado la noche en un bar y toda la unión ciudadana e intervención de la autoridad convergieron, la apariencia de victimización se fragmentó en polarización, críticas y burlas.

Busquemos a todas y a todos (también hay hombres desaparecidos). Confiemos en el poder de la ciudadanía organizada y en colaboración con la autoridad. La denuncia nos empodera. Exijamos y participemos con información y un furioso equilibrio… en las redes y en la realidad.

* Salvador Guerrero Chiprés es Presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México

 

Contacto:

@guerrerochipres

www.consejociudadanomx.org

Twitter: @elconsejomx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo entrenarte para un nuevo mercado laboral
Por

Los nuevos mercados laborales volátiles, complejos, ambiguos y cambiantes están provocando el desgaste de los trabajos t...