La Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) detalló que, ante el Covid-19, se tiene la oportunidad para reposicionar al plástico ante una nueva realidad, pues es un material relevante para hacer frente a la pandemia.

Al celebrar el Cuarto Congreso Técnico enfocado a la circularidad, retos y normatividad para el futuro del plástico la semana pasada, Mariana Albarrán, Presidente de la Comisión de Economía Circular de la ANIPAC, aseveró que el plástico es un aliado que hace frente a la contingencia mediante caretas, cubrebocas y productos desechables; éstos últimos de gran ayuda para contener y disponer de manera correcta los residuos biológico infecciosos.

En el evento virtual también detalló que en 26 estados hay algún tipo de restricción contra los llamados “plásticos de un solo uso”, como bolsas de acarreo, popotes y desechables, sin embargo, a raíz de la pandemia algunas entidades han postergado las prohibiciones respecto a su uso al igual que las verificaciones para retirarlos del mercado, como es el caso de Guadalajara, Tamaulipas y Nuevo León, entre otros, además de los que cuentan con una prórroga como Oaxaca y Nayarit.

En su intervención la Ing. Susana Hernández, Gerente Técnico de la ANIPAC, señaló que el sector ha colaborado en proyectos de Normas Mexicanas (NMX) como en el PROY-NMX-E-287-NYCE-2020, que establece las especificaciones mínimas y métodos de prueba, que deben cumplir las bolsas de plástico de polietileno destinadas para el acarreo de productos, para ser reutilizadas al menos 50 veces en condiciones habituales de uso, entre otros, y su publicación en el DOF sigue pendiente.

En el caso específico de Ciudad de México, añadió que se trabaja con las autoridades en la norma ambiental NADF-010-AMBT-2019, relacionada a las especificaciones técnicas que deben de cumplir las bolsas y productos plásticos de un solo uso, para ser considerados compostables.

Por su parte, Silvia Forni, de la Comisión Europea, destacó que el objetivo en la Unión Europea es migrar a una economía circular y desde el año 2018 adoptó una estrategia para los plásticos que consiste en cuatro pilares, entre éstos que todos los envases sean reutilizables o reciclables para el 2030, además de impulsar inversiones e innovaciones hacia soluciones circulares y en materias primas alternativas.

En su intervención el Juan Pablo Chargoy, Director General del Centro de Análisis de Ciclo de Vida y Diseño Sustentable (CADIS), habló sobre la huella ambiental de las bolsas la cual se midió a través del Análisis de Ciclo de Vida (ACV) que es una metodología estandarizada a nivel internacional por la norma ISO 14040 y cuantifica diferentes impactos ambientales.

El ACV consideró siete tipos de bolsas hechas a base de polietileno de alta densidad, polietileno de baja densidad, polietileno de alta densidad con aditivo para ágil degradación, polipropileno, bioplástico, de algodón y papel y el resultado fue que la huella ambiental de la bolsa de plástico de polietileno, es menor que las fabricadas de otros materiales.

 

Siguientes artículos

Cienfuegos
AMLO no descarta investigar a exsecretario Cienfuegos pero lamenta injerencia de la DEA
Por

El presidente López Obrador dijo que solicitará al gobierno de Estados Unidos el expediente para conocer sobre estas ope...