Antropohackers es un proyecto de innovación social que pretende resolver problemáticas sociales a través de la tecnología. Es un grupo multidisciplinario de jóvenes que tienen una idea muy clara: utilizar el conocimiento para construir salidas creativas y lograr que la sociedad se beneficie de ello.

El grupo está integrado por alumnos de la UNAM, la UAM, la UACM y la ENAH y nace a partir de reconocer una problemática en las escuelas públicas de tiempo completo. En dichas instituciones se brinda alimentación a los alumnos, ya que son hijos de padres trabajadores. Y si bien las escuelas cuentan con nutriólogos y se preparan alimentos diariamente a un costo bastante accesible (desde 15 hasta 25 pesos, de acuerdo con la región), los padres no se enteran de qué comen sus hijos o en qué porciones.

Esto resulta de vital importancia porque no sólo implica el conocimiento sobre la calidad de la alimentación de los menores, sino atender situaciones particulares como variedad en los platillos, alergia a ingredientes o dietas especiales.

La dimensión del problema va más allá de un mero asunto de alimentación sana. Los antropohackers ubican que hay una enorme posibilidad de crear un puente entre escuelas, alumnos y padres de familia a través de la alimentación, que redunde en un mayor involucramiento de la familia con la escuela y que, al final, se traduce como la recomposición del tejido social.

Para lograrlo, desarrollaron una aplicación llamada “Mi comedor escolar”, cuyo objetivo principal es mantener informados a los padres de familia sobre la alimentación de sus hijos. La app permite que los usuarios interactúen en diferentes niveles, ya que reconoce a padres de familia, responsables de comedor y profesores.

Con ello, se pueden recopilar datos sobre la alimentación, masa corporal de las niñas y niños, problemas de sobrepeso u obesidad, además de notificar sobre alergias, inasistencias que permitan evitar merma en alimentos o bien, sobre los días de pago del comedor.

Aunque la aplicación se encuentra en una fase de prueba, se hicieron una serie de estudios de campo que permitieran conocer mucho más a fondo la problemática de la alimentación en las escuelas de tiempo completo, hecho que permitió reconocer que se trataba de un problema que tenía varias aristas y que su solución a través de un desarrollo tecnológico, tendría un impacto social mucho más profundo.

Uno de los alcances de la solución que plantea Antropohackers requiere la creación de contenidos, tanto de los desarrolladores como de los usuarios. Estos se desarrollarán a través de un canal de YouTube que permita que padres, alumnos y profesores en colaboración con autoridades puedan hablar de las experiencias de alimentación y dar consejos al respecto. Esto plantea una apropiación tecnológica mucho más completa de la comunidad, puesto que al ser ellos quienes desarrollen los contenidos guiados por expertos, les permitirá crear un canal de comunicación bidireccional, mucho más cercano y efectivo.

La ética hacker plantea que el conocimiento debe fluir y ser libre y que toda la sociedad pueda beneficiarse de él y este es el mismo espíritu con el que el proyecto desarrolla una solución integral para una comunidad. Por ello, resulta uno de los proyectos más interesantes del Laboratorio de Innovación Social de la UNAM, ya que busca que la tecnología no se limite únicamente a solucionar, sino a construir comunidades.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Tensión digital: cuando tienes a mamá en tus redes sociales
Por

Compartir información personal en línea se ha convertido en algo cotidiano y tiene un impacto en la relación con nuestro...