Notimex.- El discurso del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acerca del uso del Ejército para contener las protestas por la muerte de George Floyd en Minneapolis es un acto de alarde y de propaganda, afirmó Ramón Celaya Gamboa, especialista en inteligencia y procesos de seguridad.

El experto consideró que el discurso de Trump es incendiario y radical, pero tiene muy pocas posibilidades para invocar la Ley de Insurrección y detener las protestas que, si bien la mayoría han sido pacíficas, algunas se han vuelto violentas y se han impuesto toques de queda en varias ciudades.

“Primero, el Departamento de Justicia, que está encargado de velar por los derechos civiles, no lo va a permitir; segunda, interesantes declaraciones del secretario de Defensa (Mark Esper) que en lugar de apoyar lo dijo claramente: no apoyo y no vamos a permitir que soldados en activo entren a combatir estas insurrecciones”, dijo en entrevista con Notimex.

Floyd, un afroamericano de 46 años, murió el 25 de mayo en Minneapolis, luego de que un policía blanco le presionó el cuello con su rodilla durante más de ocho minutos. Con ello surgieron las protestas de la comunidad afroamericana para exigir un alto al racismo y a la violencia policial.

Aunque algunos de los gobernadores han recurrido a la Guardia Nacional, también existe una milicia local formada por reservistas voluntarios que puede ser convocada en estos casos de emergencia.

Trump consideró que esta respuesta no es suficiente y advirtió que si no se terminan las protestas desplegará al Ejército, invocando la Ley de Insurrección.

La Ley de Insurrección data de 1807 y prevé recurrir a los servicios del Ejército en casos de extrema gravedad y amenaza del orden público. Con ella, el presidente del país vecino tiene la facultad de ordenar el despliegue, a pedido de los gobernadores.

En ese sentido, Celaya Gamboa opinó que Trump no tiene un panorama tan fácil para invocar esta ley que tampoco es necesaria porque se trata de una protesta pacífica, donde no hay armas, no se pide derrocar al gobierno, tampoco realizan actos violentos en contra de las instituciones.

El experto consideró que en las ocasiones anteriores en que esta ley ha sido convocada, ha funcionado para su fin: contener disturbios; sin embargo, en la actualidad es criticada porque ya no funciona para la protesta social, ya no se debe convocar para detenerla.

Como respuesta a las declaraciones de Trump, diversos actores se han desmarcado del mandatario. Además del jefe del Pentágono, Mark Esper, quien se mostró en contra, también el exsecretario de Defensa, James Mattis, mostró su rechazo y acusó al mandatario de avivar deliberadamente la división entre los estadounidenses.

“Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no trata de unir al pueblo estadounidense, ni siquiera finge intentarlo”, escribió Mattis en The Atlantic. “En cambio, trata de dividirnos”.

 

Siguientes artículos

Disney World reabre con uso obligatorio de mascarillas y con Mickey a distancia
Por

Aunque Florida se convirtió en un epicentro de coronavirus al reportar 109.000 nuevos enfermos en las últimas dos semana...