La “construcción de marcas” le ha permitido a  Jorge Gómez abrirse camino para crecer en el mercado mexicano, que es dominado por Coca Cola y Pepsi, con sus respectivas variedades de bebidas energéticas.

 

Por Lourdes Contreras y Mónica Monjarás 

 

PUBLICIDAD

En 2011, Jorge Gómez decidió capitalizar los 18 años de experiencia que obtuvo en la industria de bebidas y emprender su propia aventura empresarial. Inició así Apache Brands, una importadora y comercializadora de marcas de líquidos energéticos que el año pasado facturó 1.8 millones de dólares (mdd).

Haber participado en el lanzamiento en México de marcas reconocidas como Gatorade y Vitamin Water, principalmente, le dio la confianza para incursionar en la industria de bebidas energéticas con un nombre propio y una visión distinta a la de los grandes corporativos trasnacionales: elegir marcas que puedan entrar en el país de una manera sigilosa pero con la ambición de conquistar la garganta de consumidores que les guste experimentar.

Jorge le llama a esta estrategia “construcción de marcas” y es lo que le ha permitido abrirse camino para crecer en el mercado mexicano, que es dominado por Coca Cola y Pepsi, con sus respectivas variedades de bebidas energéticas.

A estas grandes compañías globales, Jorge Gómez les critica actuar de “manera oportunista”, es decir, traer una bebida, ponerla en anaqueles, invertir en publicidad y tratar de vender. Si no resulta, entonces la sacan del mercado y se olvidan que existió.

En su opinión, no hay interés de llevar una marca de la mano hasta colocarla en el gusto del grupo, no se toman el tiempo ni intentan hacerla madurar en el anaquel.

“No hay una intención de crear un mercado, de promover una bebida y hacerla crecer poco a poco conquistando el gusto de los clientes”, dice.

Así es como se construye una marca, según Jorge Gómez. Para él, es la manera de crear volumen de ventas con el tiempo, luego de haber sembrado el gusto en clientes, fomentar las características de las bebidas en los consumidores.

Esta manera de conducir un negocio es lo que le permite jugar —aunque aún de manera discreta— en el mercado de bebidas premium e importadas con valor aproximado de 400 mdd.

Hasta el momento, Apache Brands tiene una oferta de diez productos. Se trata de bebidas y una botana. El mecanismo de venta es así: se exhiben y comercializan en cafeterías, almacenes departamentales y restaurantes.

Según este importador de bebidas, la selección de los sitios donde se exhibe cada producto es parte del prestigio que quiere ganar una marca. Liverpool y El Palacio de Hierro, Sears y El Globo son algunas de las tiendas donde se venden los productos.

Jorge Gómez dice que los mexicanos han sofisticado en los últimos años su gusto y las cualidades que buscan en un líquido. Más que sólo beber, quieren hidratarse, relajarse, buscan bebidas con cafeína, con proteínas.

Esta nueva tendencia de consumo, presume, le permitirá facturar este año 2.4 mdd.

 

Siguientes artículos

Blanco y negro: fotografía que nunca pasa de moda
Por

Las imágenes en blanco y negro, al carecer de color, ofrecen la ventaja de no distraer al espectador, logrando que las f...