Las acciones del gigante de Cupertino están lejos de su máximo histórico, algunos inversionistas esperan que un reloj o una tv inteligentes sean capaces de devolverle en brillo, pero hay cada vez más escépticos…

 

Por Steve Schaefer

 

PUBLICIDAD

El sector tecnológico ha tenido un rally increíble de varios años con una serie de salidas a bolsa exitosas y el Nasdaq subiendo por encima de los 4,000 puntos, y sin embargo el avance ha llegado con muy poca o nula participación de la empresa más grande del sector por capitalización de mercado: Apple.

A pesar del buen desempeño del Nasdaq las acciones de Apple siguen cayendo, y en 2014 la diferencia se ha hecho aún más amplia con un descenso del 5%.

Las nuevas categorías de productos han sido la luz al final del túnel para los inversores de Apple que se mantuvieron alcistas cuando las acciones cayeron desde su máximo de septiembre de 2012. Incluso después de que se estabilizaron –ayudadas por los miles de millones en efectivo que el gigante de la tecnología ha redistribuido entre los accionistas– la expectativa de nuevos dispositivos portátiles o de una televisión mantienen felices a los optimistas de Apple. No obstante, el argumento de que dichos productos sean capaces de restaurar su antigua trayectoria de crecimiento ha embotado y ahora otra voz ha dejado el coro.

El analista de Barclays Capital, Ben Reitzes, recortó recientemente su recomendación de los títulos de Apple de neutral a sobreponderar, advirtiendo a los inversores que el rango de cotización podría mantenerse hasta el año próximo. Más importante aún, Reitzes admite que la perspectiva de una nueva categoría de entrada de la compañía con sede en Cupertino no es suficiente para justificar su postura antes alcista:

“Francamente, podríamos no confiar del todo en los relojes o televisores inteligentes como una razón para aumentar los números, así como podríamos no estar plenamente convencidos de que esos productos podrían dinamizar su crecimiento como las nuevas categorías lo hicieron en los viejos tiempos.”

El dinamismo en el negocio más grande de Apple, el iPhone, también ha sido difícil de conseguir. Una esperada asociación con China Mobile finalmente ha llegado, pero Barclays cree que “se elevará gradualmente y su alto precio puede limitar la adopción”.

Los nuevos desarrollos en los espacios de pago, servicios de localización y wearables o TV pueden tener una mayor alza, pero ninguno, escribe Reitzes, “parece tan revolucionario como el iPhone o el iPad”. A pesar de las reiteradas promesas del jefe de Apple, Tim Cook, de que más dispositivos están por llegar, el sucesor de Steve Jobs ha perdido claramente el beneficio de la duda de algunos ex optimistas.

La dimensión de Apple (valor de mercado: 474,000 millones de dólares) significa que aún es una participación importante para muchos inversores y un componente importante de un sinnúmero de índices. También se muestra rutinariamente entre los nombres más ampliamente difundidos por los inversores minoristas e instituciones, pero rara vez es un punto culminante en las conversaciones acerca de inversiones tecnológicas emocionantes, ya sea de una perspectiva de crecimiento o de valor.

Apple no sólo ha tardado en entrar en nuevas categorías de productos, también ha sido superada en el ámbito de las adquisiciones por rivales como Facebook y Google. Haya o no ofertado por activos como el laboratorio fabricante de electrodomésticos inteligentes Nest, que Google compró por 3,200 mdd en enero, o el servicio de mensajería WhatsApp, que Facebook compró por 19,000 mdd, no es el punto. Existe la percepción de que Apple está siendo superada en el siguiente lote de activos de alta tecnología por venir, y es una percepción que la empresa no parece tener mucho interés en disipar.

De hecho, gracias a la insistencia de inversionistas multimillonarios como David Einhorn y Carl Icahn en el último año, las reservas de efectivo de Apple se han enfocado en cuánto hay que devolver a los accionistas en forma de dividendos y recompra de acciones, en lugar buscar una mejor posición en compras y adquisiciones.

Aún así, la línea de pensamiento de “Apple como una acción valiosa” tiene muchos escépticos. Wally Weitz, un inversionista que maneja 5,000 millones en Weitz Investments, no ha tenido la tentación de añadir a Apple a su fondo insignia.

El negocio del IPhone de Apple “está muy bien ahora, pero no va a ser así para siempre [y] tal vez el la competencia ‘más barata y no tan buena’, se vuelva lo suficientemente buena”, dijo Weitz a Forbes el mes pasado, lo que puede indicar que la acción aún tiene un camino por recorrer antes de volverse irresistible para los inversionistas de valor.

Esa es una posibilidad que Reitzes toca en su nota, comparando a Apple con una acción que ha sido algo así como una pera de boxeo durante años: Microsoft.

“Creemos que el argumento de la valuación es cada vez menos útil”, escribe, señalando que la pérdida que han sufrido los títulos de Microsoft a partir de 2000 (poco después de convertirse en la compañía más valiosa en términos de capitalización de mercado) hasta el año 2010 es un antepasado preocupante que agudiza las dudas de que Apple pueda volver a su senda de victoria. Los analistas de Barclays Capital “no ven ningún precedente de que las empresas de tecnología de gran tamaño, simplemente empiecen a crecer ampliamente de nuevo después de un año difícil o dos, si deben ponerse al día y los márgenes han alcanzado su punto máximo”.

Reitzes no necesariamente está augurando otra caída para Apple, y piensa que su programa de recompra acelerada pone un piso a la acción de 500 dólares, pero su voz es parte de un coro que ha crecido en volumen, uno que pregunta si el alza en las acciones de Apple se ve gravemente limitada.

En momentos en que Apple todavía es alabada por su sensibilidad de diseño, la comunidad inversionistas está mirando más allá del hardware en busca del crecimiento futuro en el espacio de la tecnología, el cual genere mayores ingresos de alto margen. En Apple, Reitzes dice, este crecimiento “parece estancado en comparación con el de Amazon, Google y Facebook”.

 

Siguientes artículos

Cuarón y Gravity se imponen en la 86 entrega de los Oscar
Por

El filme del director mexicano también se llevó los premios a mejor edición, edición de sonido, mezcla de sonido, partit...