Aunque los inversionistas han tomado con cautela el último y muy anunciado lanzamiento de Apple, el iWatch, la empresa apunta sus baterías hacia una nueva y complicada batalla: la moda y el diseño.

 

Es el inicio del siglo. Primavera del año 2000. En Wall Street todos hablan del crecimiento de las puntocom y de las empresas tecnológicas. Microsoft Corp., Cisco System, Intel Corp. y Oracle Corp. son ejemplos de eficiencia y productividad.

Uno de esos días, en el corazón de NY, Goldman Sachs convoca a una conferencia para inversionistas. Ahí, Thrivent Financial, una firma de servicios financieros sin fines de lucro, recomienda la compra de acciones de un fabricante de computadoras que cotizaba en Nasdaq, y cuyo precio había repuntado (hasta 3.70 dólares por acción) tras la salida forzada de su presidente ejecutivo hacía algunos años. Los asistentes, incrédulos, no pararon de reír, pues el mundo apostaba por internet, por tecnología y por las puntocom, no por una empresa de computadoras que valía menos de 4 dólares su acción. Aquella empresa se llamaba Apple, y 15 años después cuesta más de 700,000 millones de dólares en Bolsa (el valor más alto en la historia) y su acción cotiza por encima de los 128 dólares.

PUBLICIDAD
Nazifh

El mundo se volvió touch

El cambio comenzó el 22 de octubre de 2001, cuando un hombre vestido de jeans, playera negra y tenis New Balance presentó un dispositivo llamado iPod. La revolución digital y de dispositivos móviles habían comenzado. Steve Jobs mostró tres bondades del pequeño aparato que, si bien no era el primer MP3 en el mercado, sí conseguía características únicas: guardar 1,000 canciones, ser ultraportal, tener una pila de 10 horas de duración y conectar con una audiencia nueva.

Los momentos de gloria continuaron para Jobs y Apple. En 2007 presentaron el iPhone, llamado “El invento del año” por la revista Time, y en enero de 2010 lanzan el iPad. Apple está en las nubes. Su acción alcanza en ese momento los 48 dólares.

El 5 de octubre llega un momento de incertidumbre para Apple. Muere Steve Jobs. Sin embargo, los temores de inversionistas y fieles pronto se diluyen. La compañía acelera su crecimiento. Su acción pasa de 55, al momento de la muerte de Jobs, a 128 dólares en sólo 3.5 años.

 

La guerra: moda y más moda

Aunque los inversionistas han tomado con cautela el último y muy anunciado lanzamiento de Apple, iWatch, la empresa dirigida por Tim Cook apunta sus baterías hacia una nueva y complicada batalla: la moda y el diseño. Igual que hace 14 años con el iPod, hoy muchos levantan la ceja y pronostican un fracaso para el nuevo producto.

Incluso usuarios de relojes de gama alta, entrevistados en Nueva York por Bloomberg al término del evento en que se presentó el iWath, se mostraron escépticos, asegurando que difícilmente cambiarían su reloj por un iWatch.

Pero los números ven otra película. Los títulos de Apple han crecido 65% con respecto al año anterior, y actualmente tiene el valor de mercado más alto de la historia, y con la expectativa de alcanzar en breve los 1,000 millones de dólares de valor (casi el PIB anual de Venezuela, Colombia y Chile juntos).

Apple es la empresa tecnológica que mejor ha saltado de mercados y productos hacia nuevos horizontes, y es la que mejor ha conectado con nuevas audiencias, comentó Michael Sansoterra al diario The Wall Street Journal, quien gestiona 1,000 millones de dólares como director gerente de Silvant Capital Management.

Sin embargo, las victorias en la era digital son tan efímeras como las versiones del iPhone, y una caída en esta guerra podría significar para Apple un tropezón en el campo donde se libra la madre de todas las batallas: la supremacía en smartphones.

 

Contacto:

Twitter: @paconazifh

Instagram: nazifh

Sitio web: Me viene muy bien

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Farmacéutica Valeant sube oferta por Salix a 10,960 mdd
Por

Salix será la mayor compra que haya hecho la farmacéutica canadiense Valeant, cuyo crecimiento por largo tiempo se ha ap...