Reuters

Apple presentó el lunes un nuevo teléfono con una pantalla de cuatro pulgadas (10 centímetros), más pequeño que sus modelos más recientes, y que se venderá a partir de 399 dólares.

Los pedidos del modelo, llamado Apple SE, comenzarán a recibirse el 24 de marzo.

Este nuevo producto está destinado a los mercados emergentes y, posiblemente, a China, el mayor comprador mundial de teléfonos inteligentes, ya que la empresa de tecnología se ve obligada a revertir una caída en las ventas mundiales de su producto más importante.

PUBLICIDAD

El diseño del teléfono es más compacto y el  tamaño de la pantalla es menos amplia en comparación a sus modelos iPhone 6 y 6 Plus.

Las acciones de Apple cotizaban estables en 105,93 dólares.

El diseño más pequeño se presenta tras la ampliación de los tamaños de las pantallas en los modelos de alta gama iPhone 6 y iPhone 6 Plus en 2014. La medida fue vista entonces como un intento por competir con su rival Samsung Electronics y sus grandes Galaxy.

Antes del lanzamiento, en la sede de la empresa en Cupertino en California, el presidente ejecutivo, Tim Cook, defendió el rechazo de la compañía a cumplir con una decisión judicial para desbloquear un teléfono iPhone de un atacante que en diciembre participó en un tiroteo en el que murieron 14 personas en San Bernardino.

La disputa entre la empresa y el Gobierno de Estados Unidos se ha convertido en el pararrayos de una debate más amplio sobre la privacidad de la información en Estados Unidos.

 

“El iPhone SE es un nuevo incentivo para que los usuarios de iPhone que no quieren un teléfono de pantalla grande se actualicen”, dijo Bob O’Donnell, analista de TECHnalysis Research.

Un iPhone más barato podría ser atractivo para clientes de mercados emergentes, dijo O’Donnell, pero no es un éxito seguro, ya que podría seguir siendo más caro que competidores con el sistema Android de Google, y muchos de esos mercados ya han desarrollado una preferencia por pantallas más grandes.

 

Siguientes artículos

Starwood Hotels y Marriott crean la mayor cadena de hoteles del mundo
Por

Starwood Hotels es dueña de las marcas Sheraton y Westin.