El plan de Apple parece claro, y es evitar que le suceda lo que en 2007 le pasó a los directores de RIM: ver el tsunami venir y quedarse parados a contemplarlo.

 

“Jim, quiero que veas esto… Pusieron un navegador web entero en esa cosa”, le dijo Mike Lazaridis, fundador de Research In Motion (RIM), creador de BlackBerry, al copresidente ejecutivo de su firma, Jim Balsillie, pocas horas después de que Steve Jobs presentara en San Francisco el teléfono touch que revolucionó la telefonía móvil, el iPhone.

“Estos tipos son muy buenos”, agregó Lazaridis. “Esto es diferente… Está bien, vamos a estar bien”, le respondió Balsillie. Esta conversación de 2007 la reprodujo hace poco el diario estadounidense The Wall Street Journal. La compañía líder en teléfonos móviles hasta ese momento ignoró la amenaza, y casi de inmediato pisó el acelerador hasta el fondo y –15 meses después del anuncio del CEO de Apple– lanzó un producto no terminado y de funestos resultados. El teléfono se llamó Storm, y estuvo rodeado de una costosísima campaña de marketing, más de 100 millones de dólares, por parte del distribuidor, Verizon. El resultado fue desastroso. La premura en su lanzamiento derivó en fallas que acabaron con la buena reputación de que gozaba RIM. Inició el fin de su reinado.

PUBLICIDAD

Casi una década después, con un nuevo capitán al volante, la compañía que transformó su negocio de computadoras en productos móviles y música digital, se enfila hacia tres batallas muy distintas entre sí.

 

Batalla 1: La moda y el reloj

La exitosa venta de iPhone 6 y 6 Plus en México, estimada en un alza de 80% en comparación con los primeros meses de venta del modelo anterior, ha llevado a la firma de Cupertino, California, a adelantar el lanzamiento de su Apple Watch en el mercado mexicano. (Quizá este mismo junio tengamos noticias.)

Pero no a todos entusiasma este lanzamiento. Las marcas de relojes tradicionales, de segmentos medios, entre 3 y 7,000 pesos, ven con preocupación la llegada y el viraje que Apple dé al mercado. Y lo confirman los primeros resultados provenientes de EU.

El año pasado, analistas citados por el medio Business Insider, predijeron que el reloj de Apple, lanzado en EU en abril (de 2015), en un precio inicial de 349 dólares, aplastaría las ventas de relojes para empresas como Michael Kors, que venden piezas en el rango de precios de 300 a 500 dólares.

Y el cisma ya empezó. Michael Kors reportó un descenso de 5.8% en sus ventas durante el cuarto trimestre de 2014 en EU, cuando los analistas esperaban un crecimiento de 3%. Aún parece pronto para saber si fue culpa del esperado reloj de Apple, pero hay señales que lo sugieren.

“Creemos que el reloj de Apple ofrece una impresionante lista de funciones que va más allá de un reloj clásico”, escribieron analistas de Barclays a finales del año anterior. Y agregaron que ahora las marcas de relojes tradicionales de segmentos medios “serán desafiados con ofertas innovadoras de competidores de tecnología, como Apple, Samsung y Motorola”.

El riesgo se centra en este segmento, ya que, aseguran los analistas, los usuarios de rango alto tendrán su Rolex y también su Apple Watch.

 

 

Batalla 2: Spotify en la mira

Apple no sólo quiere tener a sus usuarios descargando canciones, sino que ahora también los quiere bajo suscripción mensual. Es la segunda vez en poco más de una década que el gigante de la tecnología apuesta por persuadir a millones de personas en todo el mundo para cambiar la forma en que consume y paga música. En 2003, iTunes Music Store facilitó la descarga de canciones individuales y se convirtió en la tienda de música más grande del planeta.

Según The Wall Street Journal, en los próximos días Tim Cook y compañía harán el anuncio oficial de su nuevo servicio de música streaming. Y lanzarán una agresiva campaña para sus millones de suscriptores en iTunes (recordemos que Apple tiene los datos de tarjetas de crédito de millones de usuarios de su tienda), para moverse hacia esta nueva forma de consumir música. La idea es que tenga el mismo precio que Spotify en EU, 9.99 dólares. Apple apuesta por la fidelidad de sus usuarios para tomar ventaja.

La jugada es arriesgada, ya que actualmente entre 80 y 85% de la música que se descarga en internet se realiza desde iTunes. Sin embargo, Apple sabe que las tendencias lo obligan a moverse. Estudios recientes, como el del Pew Research Center, hablan del resurgimiento del podcast, con un crecimiento anual de alrededor de 15% y una penetración de 33% entre la población mayor de 12 años.

El futuro parece estar en la movilidad y en la música bajo demanda, y Apple quiere estar ahí.

 

Batalla 3: Autos inteligentes

Para finales de año, casi todas las grandes armadoras de autos comenzarán a ofrecer CarPlay, de Apple, o Android Auto, de Google, dos sistemas operativos (SO) que convierten el tablero del auto en un smartphone. Incluso, General Motors ha ido un paso más allá y recién anunció que los SO estarán disponibles en siete de sus modelos Chevrolet 2016.

Pero todo indica que Apple no se quedará ahí. Reportes sugieren que la compañía ya trabaja en su propio coche eléctrico. Aunque no existen muchos detalles, fuentes citadas por medios estadounidenses aseguran que es un vehículo similar a una minivan. El proyecto, llamado Project Titan, lleva en la incubadora varios meses, ya tendría la bendición de Tim Cook y estaría a cargo de un ingeniero que estuvo en Ford, Steve Zadesky, junto con un amplio y diverso equipo, que incluiría ingenieros automotrices y desarrolladores.

Aún no hay claridad del proyecto, pero expertos creen que la innovación y los avances tecnológicos se centrarán en los próximos años en facilitar la vida cotidiana.

La apuesta de Apple parece clara, y es evitar que le suceda lo que en 2007 le pasó a los directores de RIM: ver el tsunami venir y quedarse parados a contemplarlo.


Memoria RAM: Microsoft anunció el lanzamiento de Windows 10 para el próximo 29 de julio. Será una actualización gratuita para los usuarios de Windows 7 y Windows 8.1, para computadora, tableta y teléfono. La idea de la empresa es sincronizar el sistema operativo y las experiencias en los dispositivos de su ecosistema. Además, dejará fuera a Internet Explorer y le dará la bienvenida a su nuevo navegador Microsoft Edge. ¿Será este cambio lo que necesita el usuario?


 

Contacto:

Twitter: @paconazifh

Instagram: nazifh

Sitio web: Me viene muy bien

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

peso
Reparto de utilidades, ¿a ti ya?
Por

Todas las empresas y personas físicas que generaron ganancias están obligadas a repartir el 10% de las utilidades entre...