¿Vives con el cargador de tu teléfono en la bolsa? ¿Tu plan de datos mensual se evapora en una semana? Esas aplicaciones gratuitas y llenas de publicidad podrían ser las responsables.

 

Por Alex Konrad

PUBLICIDAD

 

Los usuarios de teléfonos inteligentes conocen bien la principal desventaja de tener una aplicación gratuita: A cambio de no pagar nada probablemente serás expuesto periódicamente a una cantidad de banners publicitarios o videos de visualización obligatoria y reproducción automática para compensar tu actividad. Es una solución que puede ser molesta, pero en muchos casos parece que vale la pena el ahorro por las penurias de una versión gratuita. No obstante, ése no es todo el precio que pagas cuando optas por una app gratuita: en realidad estás desperdiciando una buena parte de la preciosa carga de tu batería.

Las apps que incluyen publicidad pueden demandar hasta 33% más energía que los que no la incluyen, al mismo tiempo que consumen cantidades significativas de memoria y datos, de acuerdo con un nuevo estudio de la University of Southern California (USC) y el Rochester Institute of Technology (RIT). Al duro golpe que sufre la duración de la batería hay que sumarle el costo que deben cubrir los usuarios al ver cómo se evapora su plan de datos.

“Toda la economía de aplicaciones se basa en la idea de que las apss gratuitas no te cuestan nada”, dice William Halfond, profesor de ciencias de la computación en la USC que codirigió el estudio junto a Meiyappan Nagappan de RIT. “Espero que los usuarios se vuelvan más conscientes de que cuando eligen una aplicación, no es exactamente gratis.”

A estas alturas, muchos usuarios están muy conscientes de su papel en una transacción basada en publicidad, los anuncios son omnipresentes en internet y en múltiples apps, desde Facebook hasta una gran variedad de juegos. Pero la verdadera sorpresa descubierta por Halfond, Nagappan y sus equipos es que los usuarios están pagando en múltiples formas. El uso de apss basadas ​​en publicidad consume un promedio de 16% más energía, lo cual acorta el ciclo de vida de la batería de 2.1 y 2.5 horas en promedio, o 1.7 horas durante el uso constante. Las aplicaciones ocupan 22% más de memoria y 56% más recursos del procesador, o un promedio de 48% más de tiempo de procesamiento. Y el uso de datos de una aplicación basada en anuncios puede ser dos veces mayor que uno sin anuncios y 79% más en promedio.

¿Los desarrolladores están conscientes de que su producto cuesta a sus usuarios algo más que el tiempo y la atención que obtienen de los clics en la publicidad tradicional? Halfond cree que la respuesta es no tanto. El uso de anuncios en apps está relacionado con descenso promedio en la clasificación de cinco estrellas de 0.003 por cada aplicación. Esta cifra puede parecer pequeña y Halfond admite que él mismo estaba impresionado cuando escuchó por primera vez la cifra, pero sólo tres milésimas de un ranking promedio es suficiente, según descubrió el equipo, para hacer que una app caiga desde la primera página de una tienda de aplicaciones, hasta las filas de apps zombies.

Ése es un costo oculto significativo de la publicidad en las aplicaciones que los desarrolladores también necesitan tener en cuenta. “Espero que los desarrolladores se dan cuenta que pueden abusar”, dice Halfond. “En algún punto  comenzará a costarles dinero, va a lastimar sus ingresos.”

Para la realización de su estudio Halfond y Nagappan tomarin 21 aplicaciones de una lista de 10,750 apps en 30 categorías que habían estado en el top 400 de la Google Play durante los primeros 8 meses del año pasado y luego estudiaron su uso en un teléfono Samsung Galaxy SII. Halfond y un estudiante jugaron con los paquetes de código de las apps para aislar sus anuncios, y compararon el uso durante varios minutos de las aplicaciones con anuncios frente a una versión de la apps libre de publicidad. Así que para la app Finder, por ejemplo, buscaron un tipo de restaurante y luego registraron su principal resultado. Naggapan, por su parte, trabajó con otro estudiante para extraer datos de opiniones y estrellas en la App Store para estudiar la diferencia entre las puntuaciones de apps basadas ​​en publicidad de las que no. Los estudiantes provenían de la USC y la Universidad de Queen en Canadá.

Halfond espera que los usuarios de teléfonos inteligentes adquieran mayor conciencia de los extras que están regalando cuando hacen tap en un anuncio –para muchos de nosotros, la vida corta de la batería y le breve duración de un plan de datos son quejas constante– y que a medida que se corra la voz, los desarrolladores tendrán más cuidado de saturar sus aplicaciones con anuncios. Para avanzar en ese esfuerzo, los investigadores ahora planean construir un sistema que muestre una correlación entre el uso de las apps y las calificaciones que dan los usuarios de una forma que permita a los desarrolladores predecir que si su nueva versión de la aplicación ha abusado de los anuncios.

“Los desarrolladores aún no saben cuál es ese punto”, dice Halfond, pero determinarlo podría tomar tiempo. “Es un problema bastante difícil.”

 

Siguientes artículos

Los cárteles más violentos de México
Por

10Para adueñarse de un territorio, los cárteles recurren a la violencia de forma sistemática, la cual aumenta conforme e...