Las marcas, partidos, publicistas y agencias de seguridad también serán sujetos a multas por publicitarse en espacios y estructuras que no cuenten con el permiso.

 

La Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó una ley que castigaría hasta con 6 años de cárcel a anunciantes, dueños de inmuebles y hasta a las marcas que se publiciten, en estructuras publicitarias que no cuenten con permiso.

Carlos Herández Mirón, diputado del PRD por Tlalpan y autor de la iniciativa, dijo que con esta ley, todos los anunciantes que se encuentren fuera del padrón serán sancionados con tres hasta seis años de prisión.

Por su parte, El diputado local por el Partido Verde, Jesús Sesma, cuestionó que no exista un padrón definitivo con el cual se identifique la publicidad exterior y las estructuras que están en regla.

Según lo aprobado por la ALDF, los anunciantes deberán contratar espacios con empresas que cuenten con permiso temporal revocable, licencia o autorización temporal vigentes.

Un empresario del sector consultado calificó esta iniciativa de “una locura legislativa”, pues afectaría a alrededor del 90% de los anuncios.

Explicó que desde hace 12 años, la ventanilla que expide los permisos para los anuncios publicitarios está cerrada, por lo que casi todos los anuncios en la ciudad carecen de dicho permiso y estarían sujetos a las multas y penas que establece la iniciativa de ley.

La ley aprobada contempla la figura de ‘responsable solidario’, con la que el anunciante, ya sea una marca, partido político, publicista o agencia de publicidad, también tendría responsabilidades por publicitarse en espacios y estructuras irregulares y tendría que pagar multas y gastos que genere el retiro del anuncio.

Una vez publicada la ley en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, los anunciantes tendrán 180 días para bajar sus anuncios de estructuras irregulares.

 

Siguientes artículos

La Cruz Roja: la infantería en el frente del coronavirus en la CDMX
Por

La solidaridad y la responsabilidad social pueden más que la pandemia (y si no nos crees, estos voluntarios de la Cruz R...