El mercado asegurador en la zona del Istmo y el principal país del Caribe, República Dominicana, mantiene un crecimiento constante, pero sin expectativas de desarrollo vigoroso en un sector que aún da para más. En 2014, los ingresos de las 21 firmas del informe de Seguros de Forbes reportaron ingresos por 5,020.5 mdd, lo cual significó un incremento de 9.7%.

 

Por Óscar González e Ismael Jiménez

El sector asegurador en Centroamérica y República Dominicana se encuentra en pleno desarrollo; sin embargo, enfrenta retos importantes derivados de la operación de mercados muy locales, poco diversificados y con escaso crecimiento de las carteras, amén de la falta de una mayor transferencia de conocimientos y un mayor número de profesionales especializados que desarrollen el sector.

PUBLICIDAD

“De acuerdo con cifras del Banco Mundial, a finales de 2014 la clase media superó 34% de la población total en América Latina, y en Centroamérica aumentó 3% con relación a 2013, ello significa que más gente puede acceder a productos y servicios de seguros”, dice Claudia Toriz de Skalaconsulting Economics, consultora especializada en análisis sectorial con presencia en el istmo y el Caribe.

Aunque los números son satisfactorios para el mercado, no llegan a representar un boom para el sector asegurador en Centroamérica y República Dominicana, pese a que las primas retenidas por las 21 aseguradoras que conforman el primer informe sobre Seguros, elaborado por Forbes, registraron durante 2014 un incremento de 6.9% con respecto al año pasado, al registrar un monto de 2,865 mdd.

Para algunos segmentos de la población como el A, B y C+, existe un seguro de gastos médicos mayores con cobertura en el extranjero, principalmente en Miami, Florida, en los Estados Unidos, que significa una opción viable para quienes buscan servicios médicos de primer nivel.

Carlos Arocha, socio director de la consultora en riesgos Arocha & Associates GmbH, explica que dependiendo de la edad, sexo, deducible y coaseguro, las primas pueden variar entre 1,000 y 5,000 dólares anuales. El seguro de vida que tiene el ingrediente de ahorro no se ve mucho en la región y la poca cultura financiera son dos de los principales retos que deben superar las compañías de seguros en la zona, coinciden los expertos consultados.

“Las expectativas económicas de la región son positivas en general, la creación de infraestructura y el incremento de la clase media son imanes naturales para el sector, sólo habría que complementarlas con una mayor educación financiera”, asevera Claudia Toriz.

 

Mercado seguro

En todos los países del Istmo, las reaseguradoras vieron números positivos, con ganancias de 301.4 mdd en 2014, según los número reportados por las 21 aseguradoras del informe de Forbes, que al primer trimestre de 2015 reportaron 95 mdd. Este resultado fue propiciado porque disminuyeron 18.1% el número de siniestros y las comisiones de reaseguros tuvieron una baja de 5.8%.

Asimismo, las reservas para provisiones de las aseguradoras del informe sumaron 2,426.6 mdd, un crecimiento de 7.9%. Si bien es cierto que el mercado de seguros en Centroamérica y República Dominicana no tiene el volumen de crecimiento que se considera podría tener, el sector está por arriba en al menos cinco puntos porcentuales del promedio del PIB de los países de la región, que en 2014 fue de 4.4%.

Los seguros de vida continúan participando con poco más de 20% de las pólizas colocadas por las aseguradoras del región, seguidas de los seguros de corbertura de servicios médicos y de salud con el 15%. Ambos rubros forman parte del segmento de seguros personales, que junto con las fracciones de seguros patrimoniales y la cobertura de fianzas, representan el total del mercado.

De hecho, el seguro para automóviles es el más representativo del segmento de coberturas patrimoniales (con 22%), seguido del resguardo contra desastres naturales (con el 17%) y el de incendios (con 16%).

Las coberturas siguen siendo las tradicionales y mucho deberán trabajar las aseguradoras para ampliar su portafolio de productos para ir introduciendo los rubros de ahorro, educación, servicios funerarios y coberturas de riesgo de mercados, entre otros modelos que ya operan en países fuera de la región.

 

Insegura competitividad

En Centroamérica sólo la Universidad de Costa Rica imparte la carrera de Ciencias Actuariales, imprescindible para impulsar al sector asegurador; ninguno del resto de los seis países que integran el istmo imparte la formación. En República Dominicana, el Instituto Tecnológico de Santo Domingo graduó en 2013 su primera generación de actuarios.

Lo anterior significa una desventaja competitiva tanto para los países de la region como para las mismas aseguradoras, quienes en el caso de las grandes compañías se ven obligadas a importar personal calificado de países como México o Estados Unidos para cubrir la demanda de profesionales para el sector, debido a nula oferta local de profesionistas especializados en la materia.

“Si bien es cierto que un mundo global y mejor conectado permite una adecuada transferencia de conocimientos, no hay nada mejor que estos se impartan, se desarrollen y se generen de manera directa”, considera Carlos Arocha.

Explicó que los modelos de negocio de la industria aseguradora se han vuelto cada vez más sofisticados y esto se traduce en la necesidad de capacitación en aplicaciones actuariales dirigidas a gerentes, miembros de consejos de administración y supervisores de seguros y bancos.

“Los principales conocimientos que se deben transferir para impulsar al sector asegurador en Centroamérica y República Dominicana tiene que ver con la gestión integral de riesgos, la modelización actuarial de riesgos y sus dependencias, los sistemas de solvencia y capital económico, las técnicas de cálculo de reservas, la modelización predictiva y el diseño y desarrollo de productos”, menciona Claudia Toriz.

“Los reaseguradores internacionales típicamente han sido vehículos de transferencia de conocimientos, pero hoy más que nunca hace falta acceso a más mercados internacionales y al conocimiento especializado para líderes de compañías y del ente regulador”, consideró el actuario Arocha.

 

Base de desarrollo

Los consultores entrevistados señalaron que el sector asegurador es uno de los pilares fundamentales para que cualquier economía crezca y se sostenga. Hoy se puede asegurar prácticamente todo, ya que existen pólizas que cubren casi todos los riesgos conocidos tanto para personas físicas como para morales.

“Lo verdaderamente interesante de la industria aseguradora es que es una promotora de la economía, nadie va a construir una carretera si no hay un seguro de por medio, nadie va a construir nada de infraestructura si no está asegurada la obra y nadie va a volar un avión si no está asegurado”, enfatiza Carlos Arocha.

Las pólizas “property”, que incluyen daños en términos generales, son las que cubren las obras de infraestructura realizdas por el sector público y privado, por ello son las de mayor importancia en prácticamente todos países del mundo. “Gracias a que hay seguros, hay desarrollo, lo que pasa es que no lo vemos, el seguro no es un producto tangible”, dice Arocha.

El mercado reasegurador conocido en la región como el seguro del seguro, según Claudia Toríz, asume total o parcialmente los costos de un siniestro y es la forma en la cual las aseguradoras asumen riesgos muy elevados, lo que hace que este tipo de coberturas sea más especializada y, en muchas ocasiones, las empresas decidan resolver con las aseguradoras globales.

De las 21 firmas de seguras componen el informe de Forbes, Mapfre opera practicamente en todos los países y está presente como una de las aseguradoras líderes en Panamá, Honduras y República Dominicana. Sin embargo, empresas como ASSA Compañía de Seguros, de origen panameño, tiene presencia en cuatro paíes de la zona y en dos se encuentrea entre las tres compañías de seguros más importantes de la localidad.

Sin duda, el segmento más fuerte del mercado asegurador en Centroamérica está controlado por el sector público con la modalidad de los seguros obligatorios, en los que el gobierno es el principal admnistrador. El Instituto Nacional de Seguros de Costa Rica es prueba de ello, la aseguradora es por mucho la más grande del sector en la región y supera siete veces los ingresos de la compañía que le sigue en el segundo sitio dentro del informe de Forbes.

Los retos para este sector en el la región aún es grande, amén de la necesidad de formar, capacitar y profesionalizar al mayor número de personas posibles para operar en el sector, ampliar la competencia, generar nuevos productos y generalizar la cultura financiera y del ahorro requeridos; serán piedras angulares para detonar un mercado que aún tiene mucho margen para crecer.

grafico_1_firmas_ca grafico_2_firmas_ca grafico_3_firmas_ca grafico_4_firmas_ca grafico_5_firmas_ca grafico_6_firmas_ca grafico_7_firmas_ca grafico_8_firmas_ca grafico_9_firmas_ca grafico_10_firmas_ca

 

Siguientes artículos

¿Qué buscan los millennials al comprar un seguro?
Por

En México, los millennials representan una tercera parte de la población, es decir, unos 40.5 millones de personas, pero...