La app Didi Kuaidi combate el fuego con fuego y obsequió 1.3 millones de viajes el lunes pasado en su intento por mantenerse relevante frente a Uber.

 

Por Zheyan Ni

PUBLICIDAD

La app de taxis china Didi Kuaidi ofreció 1.3 millones de viajes gratis el lunes pasado, lo que marcó el primero de los cuatro obsequios semanales de dos viajes de 15 yuanes (2.50 dólares) por usuario. Ésta es la jugada más reciente en una batalla campal por el mercado continental con el gigante estadounidense Uber. “Queremos que todos los clientes viajen como un CEO”, dijo Cheng Wei, jefe de Didi.

Didi Kuaidi también puso en marcha un servicio de viajes compartidos ese mismo día. La tarifa estándar será de 5 a 10 yuanes (80 centavos de dólar a 1.60 dólares) más 1 yuan (0.16 dólares) por kilómetro. Para prepararse para el lanzamiento, la empresa reclutó a 1 millón de conductores en 26 grandes ciudades, entre ellas Beijing, Shanghai, Shenzhen y Guangzhou. Informes de la prensa china especulan que Didi Kuaidi, con 1,300 millones de yuanes a su disposición, presentará una oferta pública inicial en Estados Unidos este año.

Tanto Didi como su rival Uber han tropezado con restricciones regulatorias locales. A principios de mayo, los gobiernos provinciales de Guangzhou y Chengdu allanaron las oficinas de Uber, cuestionando el estatus legal de la compañía para ofrecer servicios de taxi en la región. Y a finales de abril, el gobierno de Wuhan confiscó 1,600 vehículos comerciales registrados, propiedad de algunos conductores de Didi. Sin embargo, con el lanzamiento del servicio de coche compartido, Didi podría evitar algunos problemas. La empresa ha anunciado este nuevo servicio como una iniciativa ecológica que podría ayudar a aliviar la contaminación urbana crónica. Y dice que no obtiene ganancia alguna del servicio, que opera al costo como una forma de ganarse el favor de las autoridades. Esta estrategia condujo a una asociación con la Oficina de Civilización de Beijing, que se ocupa de los servicios e infraestructura de transporte de la ciudad.

Aunque Didi emula a Uber en muchos aspectos, las dos compañías atraen a diferentes clientes. Muchos conductores de Uber trabajan a tiempo parcial y difícilmente son conductores profesionales. Les gusta conocer gente e iniciar conversaciones. En Guangzhou, a los conductores les gusta platicar sobre los mejores restaurantes y cómo encontrar los bares populares. Los expatriados generalmente favorecen a Uber por la experiencia y su compatibilidad con los números de teléfono internacionales.

Los conductores Didi son conductores de taxi en su mayoría locales que no hablan inglés. Tienden a ser taciturnos y a centrarse en los negocios, pero por lo general tienen excelentes habilidades de conducción y un gran sentido de la orientación, ayudando a los viajeros a superar el tráfico en hora pico.

 

Siguientes artículos

Los genios de la publicidad en Centroamérica
Por

Aprovechan la tecnología, innovan y se adaptan al cambio, sabedores de que la forma de relacionarse de las personas y la...