Si bien el tratado Donald Trump llamó al USMCA como el mejor acuerdo comercial en la historia, pocos en la prensa internacional concuerdan.

A pesar de ello, parece que el tratado será modelo a seguir de la política comercial de la Casa Blanca. Así lo entendieron a países como Brasil e India, luego de que Trump los pusiera en la mira para revisar el estatus de sus relaciones comerciales actuales con Estados Unidos.

La prensa de los países afectados por el nuevo acuerdo comercial, así como la de aquellos que se van formando para entrar al despacho de negociación del presidente de EU, han leído y puesto énfasis en las cláusulas del acuerdo, y pocos ven el futuro con optimismo.

The Globe and Mail

PUBLICIDAD

“TLCAN tiene nuevo nombre, pero poco cambió”

El exembajador canadiense para las negociaciones comerciales del ya difunto TLCAN, Gordon Ritchie, opina que pocas novedades se han introducido en el nuevo acuerdo aparte del nombre.

“Esto (la nueva denominación) le permite al presidente (Trump) declarar el fin del acuerdo de libre comercio de América del Norte”, afirma en su artículo en uno de los periódicos canadienses con más circulación.

El expolítico hace un repaso de las principales concesiones de ambos países. Destaca que su país accedió a expandir el libre acceso a su mercado doméstico de lácticos, “según consta, ligeramente más de que se ofreció en las negociaciones del Acuerdo Transpacífico con la Administración previa”, dice.

Para él, no existen paralelismos entre el ya finalizado proceso de renovación del tratado, de 14 meses de duración, y el que se siguió para redactar y aprobar el TLCAN.

Primero, porque los equipos negociadores de los tres países partían de cero. Y segundo, “porque negociábamos con líderes (Ronald Reagan y James Baker) con visión e integridad. Nuestra tarea, pues, en algunos aspectos fue más dura mientras que en otros, más fácil”, afirma.

 

The Star

“EL acuerdo comercial tiene a Canadá preguntándose: ¿qué hay en el nombre?”

Que las iniciales de Estados Unidos encabecen el nuevo nombre del tratado comercial se ha leído desde el Star como la cristalización literal del “America First”, para este medio digital canadiense.

El reportero Mitch Potter recuerda la frustración de varios diplomáticos canadienses, que mantuvieron relaciones con Washington durante los tiempos de Obama.

“La relación comercial Canadá-EU era ampliamente vista desde el D.C. como una entidad madura, equilibrada y autónoma, que no merecía la atención, pues el Equipo Obama fijó el futuro del crecimiento en Asia”, afirma.

Sin embargo, la llegada de Trump a la Administración forzó un cambio de actitud: “la atención diplomática rápidamente se transformó en un ‘cuidado con lo que deseas’”, explica.

Este cambio de ambientes es lo que, a ojos del autor del artículo, dificultó que Canadá negociara más cambios en el acuerdo bilateral preliminar entre EU-México.

Por todo eso, el reportero considera el USMCA “el peor mal dentro de una serie de consecuencias terribles”.

Te interesa: El TLCAN era mejor que el USMCA, considera prensa de Estados Unidos

 

Breitbart

“El nuevo acuerdo fortalece EU en la confrontación con China”

El portal de noticias estadounidense de extrema derecha considera que el rol del USMCA puede ser más importante por cómo va a condicionar las negociaciones comerciales EU-China, que por su intrínseco impacto económico en la región norteamericana.

Porque, para el autor del artículo, John Carney, el USMCA está lleno de luces rojas que apuntan al dragón asiático.

Por ejemplo, las reglas que prohíben a los países a debilitar articificalmente los tipos de cambio para ganar ventajas competitivas.

“La manipulación de la divisa no es una mayor preocupación con Canadá y México, (pero) establece el precedente para que EU requiera lo mismo en otros tratados con países asiáticos”, afirma Carney.

Por eso, el USMCA ha creado un nuevo estándar de tratados comerciales con EU con el objetivo de crear un bloque anti China basado en negociaciones bilaterales en vez de acuerdos multilaterales.

 

The New York Times

“Peor que el TLCAN”

Los profesores Flores-Macías y Sánchez-Talanquer consideran, en una columna de opinión del NYT, que lejos de certeza, el nuevo TLCAN crea incertidumbre, y enlista las razones.

Primero, porque cuando un un país miembro cambie las reglas del juego, serán tribunales nacionales de cada nación las que dictaminen una resolución de controversias. Esto, excepto en el sector energía y telecomunicaciones.

“Eso manifiesta mucha fe en la transparencia y competencia de los sistemas legales de los países miembro y abre la puerta a favoritismos potenciales, acceso desigual e incluso corrupción”, dicen.

Segundo, porque la cláusula de revisión y terminación dificulta que los inversionistas definan unos horizontes de inversión claros. Además, facilita que los gobiernos amenacen con salirse del tratado si no se aprueban los cambios que deseen.

Esta cláusula supone el principio del fin de la institucionalización de la región norteamericana.

Para ellos el antiguo TLCAN tiene una importancia histórica, pues gracias a el México comenzó a ver a EU como un socio en vez de una amenaza. El antiguo tratado hizo que el país azteca dejara de lado sus lazos con el sur del continente y Los Pinos comenzaran a mirar hacia la órbita de la política del norte. De hecho, esto permitió que México ganara su membresía en la OCDE, afirman.

“Esta dependencia queda perjudicada cada vez que el acuerdo se renegocia. Si queda sujeto a los antojos de los tres países, entonces no es un acuerdo establecido y la relación cooperativa EU-México se va a erosionar rápidamente”, afirman los académicos.

 

A Folha de Sao Paulo

“La Guerra de Trump luego llegará a Brasil”

El columnista del periódico de Sao Paulo Clóvis Rossi alerta que el USMCA se acerca a Brasil en forma de amenaza de aranceles.

“Siempre se dice que cualquier negociación diplomática digna de respeto debería usar ‘un garrote y zanahorias’. Uso el garrote en las negociaciones comerciales con China, Canadá y México, con la Unión Europea y lo hará con Brasil en un momento futuro”, afirma.

Esto plantea un desafío para los candidatos a las presidenciales de octubre 2018, pues el columnista considera que Trump no sacará su garrote y zanahorias para el país de la samba hasta que el presidente elegido no tome posesión.

“Esa actitud perjudica a la parte más débil de la negociación. Es lo que demuestra el nuevo acuerdo de América del Norte: Trump salió bien, Canada recibió algunas lesiones, pero México, el más débil de los tres, perdió más o, en la mejor de las hipótesis, ganó menos”, fice.

 

Xinhua

“Entrevista: Nuevo TLCAN no solucionará la pérdida de competitividad de la región – Experto mexicano”

La agencia de noticias china Xinhua se apoyó en el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz, para analizar los déficits del recién presentado USMCA.

En particular, el medio resalta cómo el modelo de desarrollo del sureste asiático sería más beneficioso para México que mantener los lazos comerciales con los socios de América del Norte.

Según De la Cruz, la competitividad del país azteca necesita de un aumento de la capacidad de innovación tecnológica e integración productiva.

“El nuevo tratado está centrado principalmente en mantener la libre circulación de bienes con los tres socios”, se lee en Xinhua.

“No hay una política económica que potencia la capacidad productiva, la innovación, la inversión del sector público y del sector privado, y una mayor cooperación entre los países”, dice De la Cruz en la entrevista.

 

South China Morning Post

“China amenazada de quedar isolada bajo el veto inluido en el tratado comercial del EU-México-Canadá”

Este periódico asiático se centra en la bautizada “cláusula veto” o “cláusula de la economía no de mercado” contemplada en el USMCA y que, de facto, se convierte en un instrumento de control de EU para con las relaciones comerciales del mundo con China.

La cláusula consiste en que si uno de los tres socios del nuevo acuerdo quiere firmar un tratado comercial con una “economía no de mercado”, es decir, China, deberá informar al resto de los socios. Si cualquiera de los otros dos no está de acuerdo, el país opositor tiene derecho a finalizar el tratado trilateral a los seis meses desde su notificación, bajo el artículo 32.10.

El Morning Post del sur de China explica que, si bien el país ha solicitado ser calificado como “economía de mercado” en el sentido prevista por la Organización Mundial del Comercio, EU y la UE lo han rechazado por ahora, pues esto “reduciría la habilidad de Washington y Bruselas de imponer sanciones a Pequín”, afirma.

“Con este veto, EU puede bloquear otros canales de entrada al mercado estadounidense de los productos chinos a través de sus vecinos, y ganar una ventaja significante ante Pequín para futuras negociaciones”, explica el digital.

¿Qué hacían 7 de los hombres más ricos de México en 1968?

 

Siguientes artículos

Tráfico vehicular en calzada de Tlalpan y Churubusco. Foto: Fernando Luna Arce / Forbes México
Estas vialidades de la CDMX estarán cerradas por marchas este 2 de octubre
Por

Si vives o trabajas en la Ciudad de México y no tienes planeado asistir a las marchas en conmemoración del 2 de octubre,...