Los últimos resultados de la segunda vuelta en Francia y de la elección general del Reino Unido dan un sorpresivo respiro a la amenaza -tangible- del ascenso de la derecha y la ultraderecha. 

Por un lado, la derrota de la ultraderecha Encuentro Nacional de Marine Le Pen, en Francia, tiene implicaciones más allá de las fronteras nacionales, en particular en lo que respecta a la continuidad de apoyo financiero y militar a Ucrania.

En lo que toca a las elecciones generales en Reino Unido puede decirse que ni el Partido Laborista esperaba un triunfo de tal dimensiones sobre los conservadores, quienes han tenido un fracaso histórico luego de 14 años en el poder. Además de la victoria laborista, destaca el número de curules ganados por diputados independientes, así como el triunfo de Nigel Farage y su partido Reform UK, que logró el 14% de los votos. 

Y si bien por ahora la izquierda ha logrado triunfar en Francia y Reino Unido, es innegable el crecimiento de la extrema derecha que ha tenido lugar, principalmente, en los países fundadores de la Unión Europea: Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, e Italia, además de España, país no fundador. 

Eventos como el Brexit o los triunfos de hace unos años del islamófobo Geert Wilders en Holanda o de Giorgia Meloni en Italia, son vistos como eventos aislados y hasta normales de la integración europea. 

Hay cierto consenso en la opinión especializada de que la economía, las políticas internas y la guerra en Ucrania son los principales impulsores de este giro a la extrema derecha. Sin embargo, el principal móvil en el sentir del electorado tiene que ver, más bien, a la oposición a la inmigración y la forma en que los gobiernos han respondido a este fenómeno.

Si bien las narrativas y programas de los partidos de derecha y extrema derecha varían en función de los problemas particulares que enfrenta cada país, el mensaje en que coinciden es el rechazo a la creciente inmigración, con dedicatoria particular a los países musulmanes.

Académicos de la Universidad de Oslo sostienen que esta tendencia no es nueva, y en cambio sólo se ha hecho más evidente en los últimos meses. “Primero, fue la crisis financiera, luego la pandemia, las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania y el costo de la vida” (Thorleifsson, C. 2024), todos ellos percibidos como problemas llegados del exterior, lo que ha aumentado la intolerancia a los inmigrantes.

Y es que, mientras que el multiculturalismo ha sido parte de la Unión Europea desde sus inicios, los nuevos migrantes afirman sus diferencias, las subrayan, y señalan su voluntad y su derecho de ser distintos. 

Así, la reciente victoria del partido conservador en los comicios del Parlamento Europeo demuestra la eficacia de la estrategia de derecha. Aunque categorizada como escueta, atacar el malestar contra “el extranjero”, le ha permitido a la extrema derecha ensalzarse como heroína en el simplista relato que han montado para el electorado.

Parte importante del pueblo europeo está superando un dique moral construido por sucesivos gobiernos progresistas y, en consecuencia, está dispuesta a mostrarse abiertamente en contra de la migración que es vista como un oponente a los valores culturales de las naciones europeas. 

Por ahora, la izquierda en Europa ha logrado conservar terreno y con ello, también tiene sobre sus hombros el enorme reto de resolver lo que preocupa a la gente, como el estado de la economía, los servicios públicos como los de salud (basta ver la situación crítica del Servicio Nacional de Salud, el NHS, en Reino Unido) y sin duda, la inmigración. 

Irónicamente, parece que Farage ha logrado resumir la razón del triunfo laborista en Reino Unido, y también su principal fragilidad: “no hay entusiasmo por los laboristas … de hecho, aproximadamente la mitad de los votos son simplemente votos anticonservadores”.

Contacto:

Palmira Tapia es Maestra en Políticas Públicas por la Universidad de Oxford y Licenciada en Ciencia Políticas y Relaciones Internacionales, por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Twitter: @palmiratapia

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

 

Siguientes artículos

mercado-vehículos-eléctricos-Tesla Francia Reanult CEO baratos
Reflexiones sobre la transición energética hispana
Por

Como muchos otros países en Europa, España transita rápidamente hacia energías sostenibles que tienen una menor huella d...