El horario, el tono amistoso del encuentro, fue un favor, no fue en lo obscurito, así se dieron las circunstancias… Con estas razones, el presidente Andrés Manuel López Obrador justificó su reunión informal con Jared Kushner, asesor y yerno de Donald Trump, en la casa de Bernardo Gómez, copresidente de Televisa.

En su conferencia de prensa “mañanera”, cuestionado sobre por qué el encuentro no se realizó en Palacio Nacional o en la Cancillería, el mandatario afirmó que así convino por el horario, ya que se extendió hacia después de las 22:00 horas.

“Lo de la visita se hizo en una casa particular de un amigo en común, porque se ajustó el horario. Él (Kushner) viajó de Estados Unidos solo a este encuentro. Tenía su agenda, igual yo tenía compromisos, y se podía llevar a cabo esta reunión a esa hora a las 8:00 de la noche y estuvimos hasta las 10:00, 10:30, ahora sí que muy tarde para este encuentro por las labores que uno realiza”, dijo.

A esto, agregó que el encuentro no fue formal, sino que fue más una plática, una conversación abierta.

Lee: Copresidente de Televisa, anfitrión de la reunión AMLO-Kushner

“Lo hicimos así porque lo consideramos normal hacerlo en ese plan de amistad, cenamos ahí; no fue una reunión rígida, acartonada, fue una conversación circular como son a veces estas reuniones muy importantes”, declaró.

Ante la insistencia de los reporteros que preguntaron por qué la reunión fue en la residencia de un ejecutivo de una televisora, López Obrador dijo que “así se dieron las circunstancias” y que se sintieron cómodos por la amistad de él y Kushner con Gómez.

“A lo mejor en otra ocasión me voy a reunir con alguien en casa de un periodista, amigo, o en casa de un campesino o en casa de un maestro. Así se dieron las cosas. Hay también la coincidencia de que se tiene amistad entre las partes, entonces fue en ese ambiente de amistad, nos sentimos cómodos”, mencionó.

Al abundar en la cuestión, dijo que la reunión en la casa del copresidente de Televisa no le falta el respeto a la investidura presidencial, ni fue algo indigno.

Los periodistas le comentaron que no fue cualquier empresario, pues trabaja en la mayor televisora del país y ésta tiene muchos intereses.

Sí, y hay celos y sentimientos, yo los entiendo. Pero ya, ya, mire, así, así, abrazos y amor y paz, ¿sí? Ya no tantos celos, no tantos sentimientos. Me llevo muy bien con todos, nos llevamos muy bien con todos y tenemos que reconciliarnos, es una etapa nueva”, respondió.

El mandatario añadió que lo importante es mantener la relación de amistad con Estados Unidos, sobre todo por la vecindad que hay, lo cual es un elemento de geopolítica.

Aunado a esto, subrayó que tras el encuentro con Kushner, se informó a los medios de comunicación sobre éste y los temas que se abordaron; “no fue así en lo oscurito, fue público”, expresó.

El presidente aceptó que el ocupar la casa de Gómez fue un favor, pero descartó que haya algo malo en eso.

–Bueno, a lo mejor sí, y yo recibo todos los favores, todo el que quiera ayudar es bienvenido, bien recibido, todas sus buenas intenciones–, dijo López Obrador.
–¿No después se comprometió para…?– se le preguntó.
No, no, no, si no es toma y daca la política; o sea, la política tiene que ver con principios, tiene que ver con ideales y también no todo el que ayuda lo hace siempre por un interés.

Por último, el titular del Ejecutivo indicó que hubo más opciones para el lugar de la reunión, pero él aceptó la casa de Gómez.

“Se vieron las opciones y ofrecieron que podía ser ahí y dije yo ‘sí’ y acepté. Así fue, tan, tan”, expresó.

Ahora lee:

Ratificación del T-MEC se dará entre mayo y junio: Jesús Seade

 

Siguientes artículos

Qué sería el Plan Nacional de Desarrollo en la 4T
Por

Es ya costumbre que, una vez publicado, el PND queda en el olvido, sin seguimiento, monitoreo o evaluación, y los compro...