Pasó más de un año desde que arrancó la primera ronda de negociación en torno a la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en Washington hasta que se integró un acuerdo comercial entre México y Estados Unidos.

Aunque la mayoría de los capítulos del TLCAN se resolvieron sin grandes complicaciones, existieron diversos ejes por los que el avance de la renovación se obstruyó e incluso por los que se llegó a considerar que no se llegaría a un acuerdo comercial y estos fueron los más controversiales:

Cláusula Sunset

El gobierno estadounidense demandaba con esta cláusula la extinción del tratado comercial trilateral cada cinco años con el objetivo de analizar su renovación una vez que expirara.

De acuerdo con informes de los presentes en la negociación, que desembocó en un acuerdo comercial entre México y Estados Unidos este lunes, se acordó que el acuerdo comercial tendrá una vigencia de 16 años integrando un proceso de revisión cada seis años.

Con ello, afirmó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) e integrante del Cuarto de Junto, se podrá evitar caer en la inconformidad de algún integrante del tratado comercial y generar escenarios como el que dio arranque a la renegociación del TLCAN el pasado 16 de agosto.

Estacionalidad en productos agrícolas

Otra demanda de los negociadores estadounidenses se enfocaba en establecer calendarios a las exportaciones agrícolas para limitar el comercio de diversos frutos y hortalizas con el objetivo de beneficiar a los productores de Estados Unidos.

Esta solicitud se eliminó del acuerdo comercial final, según c declaraciones de los integrantes del equipo de negociadores mexicanos.

Las exportaciones de legumbres en México durante 2016 alcanzaron 29,000 millones de dólares (mdd) y para el 2017 se esperaba que llegaran a 32,000; y específicamente el de frutas y hortalizas alcanzó 11,000 mdd.

Reglas de origen

El intercambio comercial del sector automotriz fue uno de los puntos más conflictivo de la negociación entre México y Estados Unidos durante el año en el que transcurrieron los encuentros entre grupos ejecutivos de los tres países.

Al inicio de la negociación la demanda de Estados Unidos era que el contenido regional de los automóviles producidos en alguno de los tres países se elevara a 85%, meta que fue calificada de inalcanzable por industriales de ese sector en México.

Con el anunció del alcance de un acuerdo bilateral se acordó que las manufacturas automotrices pasaran de 62.5% a 75% del contenido regional. Además 40% del total tendrá que provenir de zonas de altos salarios, en donde se pague a los trabajadores al menos 16 dólares la hora.

Los cambios inevitablemente generarán un impacto a la industria automotriz del país, sin embargo, está en condiciones de adaptarse, consideró Fernando López Macari, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Solución de controversias

En materia de resolución de disputas entre gobiernos, que se integra en el Capítulo 20 del TLCAN, se proponía eliminar o ignorar sus disposiciones que regulaba los casos de controversias Estado-Estado.

En ese sentido el equipo mexicano acordó reducir el sistema de resolución de disputas entre inversores y Estados, y ahora solo se emplearía temas de para expropiaciones, preferencia para firmas locales y sectores dominados por el Estado como petróleo, energía e infraestructura.

 

Siguientes artículos

banxico
Ellos son los personajes que aparecerían en el billete de 2,000 pesos
Por

El billete más grande del sistema financiero podría emitirse de forma conmemorativa; también habrá un nuevo billete de 5...