Por Natalí Faxas

Sin condenas judiciales que le sirvan al gobierno del presidente dominicano, Danilo Medina, de ejemplo para demostrar su intolerancia a la corrupción, el movimiento ciudadano Fin de la Impunidad continúa demostrando fuerza y conquista.

En cada una de las marchas masivas, quienes están detrás de este movimiento verde han demostrado capacidad de organización, planificación, poder de convocatoria y, de alguna manera, ha quedado en evidencia un apoyo financiero.

Carteles cuidadosamente diseñados, banderas, gorras, suéteres y el traslado de miles de personas de una ciudad a otra en apoyo a sus actividades.

PUBLICIDAD

¿Cómo se financia este movimiento? María Teresa Cabrera, miembro de su comité financiero, dice que a los partidos políticos se les advirtió desde el inicio, cuando planificaban la primera marcha del 22 de enero pasado, que no permitirían banderas partidistas ni recibirían favores económicos o en especie.

Puedes leer: República Dominicana detiene a 10 funcionarios por caso Odebrecht

“Las organizaciones políticas, en general, han sido muy respetuosas de las reglas”, aclara Cabrera ante dudas.

El movimiento ha logrado sostenerse de varias maneras, explica Cabrera, una activista social de larga data en el magisterio que también se vio envuelta en la lucha de 4% del PIB a la educación. Más de 100 organizaciones han hecho los principales aportes económicos.

“Otras (organizaciones) que no manejan presupuesto buscan colaboración en comunidades para financiar, por ejemplo, una o dos guaguas”, explica.

También han recibido apoyo en especie, como camisetas, gorras, volantes, e incluso parte de los Libros Verdes que recaudaron 312, 415 firmas que fueron entregadas al presidente Medina para exigir una comisión de fiscales independientes en el caso Odebrecht.

Fin de la Impunidad, además, posee una cuenta bancaria para los ciudadanos que quieran hacer colaboraciones.

“Me encontré una profesora que me preguntó ‘¿Dónde puedo poner 500 pesos que quiero aportar?’; yo le di la cuenta y ella depositó sus 500 pesos”, cuenta Cabrera a manera de ejemplificar el gesto solidario de la clase popular que se han acercado a donar.

Hasta abril, habían logrado recaudar 10,638dólares desde esta cuenta.

Para controlar, el movimiento tiene como criterio que la fuente debe identificarse, cuando las transacciones sobrepasan los 212 dólares.

Este movimiento ciudadano lo integran más de 300 organizaciones de carácter nacional, regionales y municipales.

“Éstas también tocan puertas en sus localidades y consiguen quien ayude. Así es que se han financiado las actividades del movimiento. Nosotros valoramos muchísimo el nivel de apoyo que ha tenido este proceso movilizador”, manifiesta la activista.

El movimiento está formado por comisiones y comités regionales y municipales que tienen autonomía de elegir la fecha de la marcha y movilizar su comunidad.

 

Siguientes artículos

azucar
Nuevo acuerdo comercial con EU ‘pega’ a azucareros mexicanos
Por

Los industriales de Estados Unidos habrían logrado que el azúcar de México tenga que pasar por refinerías de ese país....