Más allá de ampliar las barreras entre Estados Unidos, México y Canadá en la industria del vestido y el sector textil con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la región debe buscar incrementar su competitividad frente a Asia, que ha incrementado sus exportaciones a Norteamérica.

“Cuando se firmó el TLCAN hace más de 20 años, no había una región de Asia emergente, no estaba China en la Organización Mundial del Comercio y no existían las economías BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), entonces en este tiempo la región de Norteamérica en el sector de la confección ha perdido competitividad, y las exportaciones han disminuido, en la medida que las de Asia van creciendo”, comentó José Manuel Martínez Cabrera, director general de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

El año pasado, el mercado nacional exportó 4,000 millones de dólares (mdd) en la industria del vestido hacia Estados Unidos.

México importa alrededor de 500 millones de prendas de vestir al año, de las cuales aproximadamente el 80% proviene del mercado asiático, de puntos como China, Vietnam, Bangladesh, Malasia e India.

PUBLICIDAD

El 17 de julio de este año, el gobierno estadounidense publicó un sumario de los objetivos de la renegociación del TLCAN, en el que se contempla no colocar impuestos o tarifas de aduana a los envíos por mensajería de productos con valor de 800 dólares, mientras que en México es de 50 dólares.

Este 16 de agosto comenzó la primera fase para la renegociación del acuerdo comercial, y finalizará el día 20 del mismo mes. Se tiene previsto que el proceso dure siete rondas.

“Sería una competencia no muy leal. Porque cuando se haga (un pedido) por comercio electrónico, no se estarían pagando impuestos, sobre todo el IVA. Creemos que el monto es desproporcional al poder adquisitivo de la población y si la finalidad de los impuestos es que quienes más tienen contribuyan, el otorgar una exención solo beneficia a las clases económicamente más altas”, dijo.

Respecto al objetivo de fortalecer las reglas de origen, para beneficiar a los productos hechos en Estados Unidos y Norteamérica, hacia México y Canadá, el directivo indicó que con ello se dará mayor competitividad a países asiáticos como China y Vietnam.

Las reglas de origen son los criterios que se utilizan para determinar el lugar de elaboración de un producto y son importantes para aplicar otras medidas de política comercial, entre ellas las preferencias, los contingentes, medidas antidumping y los derechos compensatorios, de acuerdo con la definición de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“En la medida que los países asiáticos tienen subsidios a sus industrias de vestido y confección, y en la medida que no cuentan con el mismo nivel de regulaciones ambientales y laborales que Norteamérica, ello se vuelve en una competencia que preocupa y afecta”, dijo Martínez Cabrera.

En el 2016, el único país que creció en las importaciones de Estados Unidos fue Vietnam, mientras que las de México disminuyeron.

Uno de los puntos débiles en Norteamérica es el escaso abasto de más de 200 materias primas, que se tienen que importar de otras regiones, comentó el especialista.

En el acumulado de enero a mayo de este año, la fabricación de prendas de vestir en México aumentó 11% a 859 millones de pesos (mdp), en comparación con el mismo periodo de un año antes, según últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Te recomendamos: ¿Dónde estamos con el TLCAN? Así es el comercio con Estados Unidos

 

Siguientes artículos

Jeff Bezos
Amazon, ¿el gigante indestructible? (II)
Por

Amazon ha estado en las noticias por su cotización de mercado y la fortuna de su fundador. Aquí encontrarás los factores...