Los asistentes personales que responden a comandos de voz ya tienen años en el mercado; sin embargo, evolucionan rápidamente. Algunos de los más importantes incluyen Cortana de Microsoft, Siri de Apple, Bixby de Samsung, Alexa de Amazon y el asistente (sin nombre) de Google.

Los usuarios nos acostumbramos cada vez más a hacerlos parte de nuestra vida e incluirlos en las conversaciones, esperando tener de manera inmediata información relevante. Hace buen tiempo que funcionan a la perfección tareas básicas y directas, como pedirle que ponga una canción específica o que nos muestre cómo va a estar el clima el siguiente día. Hoy, el reto es emular una conversación humana; incluso, varias compañías han querido integrar algo de humor, incluyendo respuestas como “Yo soy tu padre”, “¿Dónde encuentro a Chuck Norris?” o “¿Cuál es el significado de la vida?”.

Asimismo, varias plataformas buscan que estos dispositivos se conviertan en los hubs de los hogares, y administren y faciliten la relación con los otros dispositivos (simples o avanzados) que tenemos.

En este entorno, a la hora de escoger con qué asistente personal nos vamos a “casar”, es importante considerar esto:

Compatibilidad con otros dispositivos

Uno de los mayores valores de los asistentes de voz es su capacidad para controlar una gran cantidad de dispositivos que generan comodidad y seguridad: luces, seguros de puertas, cámaras internas, timbres, termostato de los aires acondicionados, entre otros.

Lee también: Siri, Alexa y Cortana son sexistas, advierte informe de la Unesco

Compatibilidad con plataformas digitales

Algunos se integran con plataformas de e-commerce o de administración de medios. Por ejemplo, Alexa hace pedidos a Amazon o avisa cuando llega un paquete. Con Siri se accede a música o películas compradas en la tienda de Apple.

Capacidad de entendimiento

Lo importante es que los asistentes personales entiendan desde la primera vez los comandos, en medio de ambientes ruidosos; que completen órdenes sin complicaciones y que la información proporcionada sea correcta y relevante.

Hardware propio

Es importante considerar si el asistente cuenta con un dispositivo propio que funcione como hub y definir la relevancia de que el asistente de casa sea el mismo asistente del celular.

Rapidez de aprendizaje

La tecnología permite que la plataforma “aprenda” a diferentes velocidades y que crezca la capacidad de entender mensajes que sean más naturales en una conversación humana. Algunos pueden manejar “macro-comandos”; por ejemplo, decir “Alexa, buenos días” puede significar que se apaguen las luces de afuera, que cambie la temperatura del termostato, que empiece a trabajar la cafetera y que nos diga cómo va a estar tanto el clima de ese día, como el tráfico camino al trabajo.

En el mundo del marketing, estas tecnologías pueden significar un cambio importante en la manera en que comunicamos productos o servicios. ¿Cómo se puede aprovechar, por ejemplo, que un usuario pregunte recomendaciones de marcas u opiniones sobre productos (¿Cuál es la mejor crema de manos?)?

Aunque las implicaciones en esta industria todavía no están bien definidas, las marcas deben comenzar a hacer pruebas para tener los aprendizajes necesarios y estar preparados ante la evolución de los asistentes personales.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Rodakworld

Facebook: MediaMath

Página web: Mediamath

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Claves para tener un soft-landing exitoso en México
Por

El mercado mexicano es considerado como uno de los más grandes en América Latina y países hispanohablantes, pero, al mis...