Quien haya hecho un largo viaje de senderismo o haya tenido un automóvil averiado en un viaje por carretera, sabe que la conectividad telefónica puede desaparecer rápidamente. A pesar de los avances tecnológicos, lo que determina la rapidez en la que viaja una señal de voz o datos, se limita a la distancia que se encuentra de la torre de telefonía. Ante esto, la compañía AST & Science con sede en Midland, Texas, tiene como objetivo utilizar satélites para recuperar esas limitaciones.

Recientemente recaudó 110 millones de dólares (mdd) en una ronda de la serie B dirigida por Vodafone (proveedor de telefonía móvil con sede en el Reino Unido) y Rakuten (el minorista japonés) para lanzar una red de banda ancha móvil, llamada SpaceMobile, alimentada por satélites. “Pueden conectarse a los teléfonos en cualquier parte del planeta, ya sea cuando vuelas en avión, en una ubicación remota, en el mar o en cualquier lugar”, explica Abel Avellan, fundador y CEO de la empresa.

El año pasado, la compañía probó con éxito su tecnología al lanzar un prototipo de satélite llamado BlueWalker. El satélite pudo entregar señales con éxito a los celulares y demostrar sus habilidades. Con la nueva ronda de capital, que eleva su recaudación total de fondos a 128 mdd, podrá aumentar la producción de cientos de satélites que planea poner en órbita, utilizando un enfoque de fabricación modular para mantener los costos bajos.

Foto: Camilo Jimenez / Unsplash.

AST & Science es una de varias empresas que tiene como objetivo poner satélites en órbita terrestre baja para proporcionar datos. Recordemos que SpaceX, OneWeb, Amazon y otros más están construyendo grandes mega constelaciones para proporcionar Internet de banda ancha a los clientes. Su mercado objetivo son los clientes premium, que aprovechan los tiempos de retraso más bajos proporcionados por los satélites con el objetivo de mantener a los usuarios lejos de los proveedores de Internet de banda ancha como Comcast o AT&T.

Por el contrario, AST & Science apunta a un mercado diferente. En lugar de tratar de proporcionar servicios de Internet de banda ancha (lo que requiere la construcción de satélites más grandes, de mayor costo y una infraestructura terrestre costosa) se está asociando con proveedores de telefonía móvil. Para dichos proveedores, AST brinda a sus clientes la capacidad de usar sus dispositivos existentes en lugares que de otra manera serían difíciles de conectar, por ejemplo, en las montañas o en un crucero. Se trata de un modelo similar para los proveedores de teléfonos satelitales existentes como Iridium, a excepción de que no se requiere ningún hardware patentado ya que los clientes pueden usar los teléfonos que ya poseen.

Te puede interesar: Acciones de Virgin Galactic se disparan en medio de una carrera espacial

AST & Science está vendiendo señales basadas en el espacio al por mayor a proveedores existentes, en lugar de tratar de competir con ellos. Su constelación proporcionará inicialmente señales 4G, pero espera pasar a 5G cuando tenga más satélites funcionando. Eso permitiría que sus clientes brinden servicios a más usuarios sin la necesidad de construir en áreas muy caras.

Esta es la segunda incursión del fundador de AST & Science en el mundo satelital y es otro paso en su larga historia dentro de la industria de las comunicaciones. Luego de graduarse de la universidad en Venezuela, se mudó a Suecia y se unió como ingeniero al gigante de telecomunicaciones, Ericsson. En 1999, fundó la compañía de comunicaciones satelitales Emerging Markets Communications (EMC), que proporciona datos de ancho de banda para aplicaciones de comunicaciones. Para 2016 vendió EMC Global Eagle por 550 mdd.

Posteriormente fundó AST & Science y su enfoque refleja su experiencia en ingeniería ya que co-inventó varias de las tecnologías centrales que la compañía utiliza en sus satélites. “Es un tecnólogo muy experimentado”, dice Chris Quilty, analista espacial comercial.

Tanto los proveedores de servicios móviles como las empresas de comercio electrónico están prestando atención, razón por la cual las compañías de esas industrias, como Samsung NEXT, American Tower, Rakuten y Vodafone son de las que invierten. “Creemos que SpaceMobile está en una posición única para proporcionar cobertura móvil universal, mejorando nuestra red líder en Europa y África, especialmente en zonas rurales y durante un desastre natural o humanitario; este servicio es para los clientes sin tener que adquirir un equipo especial”, dijo Nick Read, CEO de Vodafone.

“A pesar de que no será una tarea fácil, ya que la compañía está buscando algo que nunca antes se había probado. Sin embargo, el respaldo de los inversionistas es importante”, dice Quilty. Si la empresa puede desarrollar y operar con éxito su tecnología y tener el capital disponible para hacerlo, podría llegar a un mercado muy grande.

La visión de Avellan es trabajar con redes móviles existentes para ampliar su alcance, reducir el costo de obtener nuevos clientes y proporcionar servicios adicionales para los inversionistas premium. Esto tiene un impacto significativo para los clientes que pueden acceder a Internet cuando antes no podían hacerlo porque no era económicamente factible llegar a ellos.

“Estamos creando una nueva oportunidad de mercado para los sistemas existentes. Permitiéndoles usar sus celulares en lugares donde nadie más puede hacerlo”, finaliza Avellan.

También lee: Crean el ‘Pantalloma humano’ para estudiar qué haces en tu celular

 

Siguientes artículos

contagios coronavirus covid-19
México registra 6,891 nuevos casos de Covid-19: Ssa
Por

México registró 6,891 nuevos casos confirmados de coronavirus y 665 fallecimientos por este padecimiento, de acuerdo con...