Un funcionario de Naciones Unidas dijo que varios soldados de paz presentes en el lugar vieron a al menos 27 cuerpos, luego de que islamistas armados atacaran un hotel de lujo.

 

Reuters

Al menos 27 personas fueron reportadas muertas el viernes, después de que comandos malienses irrumpieron en un hotel de lujo de la capital de Malí, Bamako, donde islamistas armados tomaron como rehenes a 170 personas, incluidos muchos extranjeros.

La ex colonia francesa lleva varios años luchando contra rebeldes islamistas y el grupo yihadista Al Mourabitoun, aliado de al Qaeda y con base en los desiertos del norte de Mali, se atribuyó la responsabilidad del ataque en un tuit.

Pasado el mediodía, el asesor ministerial Amadou Sangho dijo al canal de televisión francés BFMTV que no había más rehenes, aunque precisó que varios asaltantes resistían aún la irrupción de las fuerzas de seguridad.

“Los atacantes no tienen rehenes ya. Están atrincherados en los pisos más altos. Están solos con las fuerzas especiales malienses que intentan desalojarlos”, afirmó.

Un funcionario de Naciones Unidas dijo que varios soldados de paz presentes en el lugar vieron 27 cuerpos en un recuento preliminar y que el registro del hotel seguía.

La televisión estatal mostró imágenes de tropas con uniforme de camuflaje y armados con fusiles de asalto AK47 en la recepción del Radisson Blu, uno de los mejores hoteles de Bamako y un favorito entre los extranjeros. Detrás, un cadáver yacía bajo una manta marrón al pie de una escalera.

Un hombre que trabaja para un parlamento regional belga estaba entre los fallecidos, indicó la asamblea.

El ministro de Seguridad Interior, el coronel Salif Traoré, dijo que los hombres armados se abrieron paso a tiros por una barrera de seguridad a las 07:00 hora local (0700 GMT), gritando “Allahu Akbar” -“Alá es grande”- en árabe.

Una fuente de seguridad se refirió a 10 hombres armados al menos, aunque la compañía que administra el hotel, Rezidor Group, indicó que pensaba que eran solo dos atacantes.

Se podían escuchar tiroteos ocasionales mientras los asaltantes avanzaban por el edificio de siete plantas, piso por piso y habitación por habitación, dijeron a Reuters una alta fuente de seguridad y un testigo.

 

Versos del Corán

Algunas personas fueron liberadas por los asaltantes tras demostrar que podían recitar versos del Corán, mientras otros fueron rescatados por fuerzas de seguridad o lograron escapar por su propia cuenta.

Uno de los rehenes rescatados, el cantante guineano Sékouba “Bambino” Diabate, afirmó que escuchó a dos atacantes hablando en inglés mientras registraban la habitación aledaña a la suya.

“Oímos disparos procedentes de la zona de la recepción. No me atreví a salir de mi habitación porque no parecían solo pistolas, eran disparos de armas militares”, comentó a Reuters por teléfono.

Los atacantes entraron a la habitación de al lado. Me quedé quieto, escondido bajo la cama sin hacer ruido”, contó. “Les oí decir en inglés ‘¿La cargaste?’, ‘Vayamos'”.

El asalto al hotel, que se encuentra al oeste del centro de la ciudad, cerca de ministerios y oficinas diplomáticas, se produce una semana después de que militantes del Estado Islámico mataran a 129 personas en París, lo que provocó el temor a que los franceses fueran un objetivo específico.

Doce tripulantes de vuelo de Air France estaban en el hotel, pero fueron rescatados a salvo, informó la aerolínea francesa. Un funcionario turco dijo que cinco de los siete empleados de Turkish Airlines en el hotel lograron escapar.

La agencia estatal de noticias china Xinhua dijo que tres de 10 turistas chinos atrapados en el hotel fueron rescatados.

El presidente de Mali, Ibrahim Boubacar Keita, interrumpió un viaje a una cumbre regional en Chad para regresar a Bamako, informó su oficina.

 

Siguientes artículos

‘La tribu’: La crudeza del gesto
Por

La ópera prima del ucraniano Miroslav Slaboshpitsky se siente como un golpe seco a las entrañas, porque, como buen melod...