Un ataque aéreo israelí mató al menos a 35 personas en un campamento de tiendas de campaña de desplazados palestinos en la ciudad gazatí de Ráfah, informaron los médicos, lo que provocó el lunes la condena de los líderes europeos, que instaron a aplicar una sentencia del Tribunal Mundial para detener la ofensiva israelí.

Se repitieron escenas sombríamente familiares de una guerra que ya va en su octavo mes, y las familias palestinas se apresuraron a acudir a los hospitales para preparar a sus muertos para el entierro después de que el ataque de la noche del domingo incendiara tiendas de campaña y refugios desvencijados.

Las mujeres lloraban y los hombres rezaban junto a los cadáveres envueltos en sudarios.

“El mundo entero está siendo testigo de cómo Israel quema Ráfah y nadie hace nada para impedirlo”, dijo Bassam, residente en Ráfah, a través de una aplicación de chat, refiriéndose al ataque en una zona del oeste de Ráfah que había sido designada zona segura.

A pesar de la protesta mundial por el número de civiles muertos, los tanques israelíes siguieron bombardeando el lunes zonas del este y el centro de la ciudad, matando a ocho personas más, según informaron las autoridades sanitarias locales.

El ejército israelí dijo que el ataque aéreo del domingo, basado en “información de inteligencia precisa”, había eliminado al jefe del Estado Mayor de Hamás para el segundo y mayor territorio palestino, Cisjordania, así como a otro responsable de los ataques contra israelíes.

Anteriormente, el domingo, había dicho que ocho cohetes habían sido interceptados tras ser disparados desde la zona de Ráfah. Un ministro dijo que eso demostraba la necesidad de continuar las operaciones contra Hamás.
Sin embargo, la fiscalía militar israelí calificó el ataque aéreo de “muy grave” y dijo que se estaba llevando a cabo una investigación.

“Las Fuerzas de Defensa de Israel lamentan cualquier daño causado a no combatientes durante la guerra”, dijo la mayor general Yifat Tomer Yerushalmi en una conferencia el lunes.

El ataque tuvo lugar en el barrio de Tel al-Sultan, donde miles de personas se refugiaban después de que las fuerzas israelíes iniciaran hace más de dos semanas una ofensiva terrestre en el este de Ráfah.

Muchos de los fallecidos eran mujeres y niños, según los responsables sanitarios, que añadieron que era probable que la cifra de muertos aumentara, ya que algunos se encontraban en estado crítico con quemaduras graves.

Israel ha mantenido sus ataques en Ráfah a pesar de la sentencia del máximo tribunal de la ONU que el viernes le ordenó detenerlos, argumentando que la sentencia del tribunal le concede cierto margen para llevar a cabo acciones militares allí.

La ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, y el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, afirmaron que la sentencia debe respetarse. “El derecho internacional humanitario se aplica a todos, también a la conducción israelí de la guerra”, dijo Baerbock.

Te puede interesar: Justicia internacional pide detener ofensiva en Rafah y dar acceso a la investigación por genocidio

Ataque israelí al campamento de Ráfah suscita la condena mundial

A la luz del día, el campo era una ruina humeante de tiendas de campaña, metal retorcido y pertenencias carbonizadas.

Sentado junto a los cadáveres de sus familiares, Abed Mohamed al-Attar afirmó que Israel mintió cuando dijo a los residentes que estarían seguros en las zonas occidentales de Ráfah. Su hermano, su cuñada y varios familiares más murieron en el incendio.

“El ejército miente. No hay seguridad en Gaza. No hay seguridad, ni para un niño, ni para un anciano, ni para una mujer. Aquí está (mi hermano) con su esposa, fueron martirizados”, dijo.

“¿Qué han hecho para merecer esto? Sus hijos han quedado huérfanos”.

Los hospitales de Ráfah, incluido el hospital de campaña del Comité Internacional de la Cruz Roja, no pudieron atender a todos los heridos, por lo que algunos fueron trasladados a hospitales de Jan Yunis, más al norte de Gaza, para recibir tratamiento, según los médicos.

La agencia de la ONU para los refugiados palestinos dijo que la situación era horrible. “Gaza es el infierno en la tierra. Las imágenes de anoche son una prueba más de ello”, escribió la UNRWA en la red social X.

Casi 36,000 palestinos han muerto en la ofensiva israelí, según el Ministerio de Sanidad de Gaza. Israel lanzó la operación después de que combatientes dirigidos por Hamás atacaran comunidades del sur de Israel el 7 de octubre, matando a unas 1,200 personas y capturando a más de 250 rehenes, según los recuentos israelíes.

Israel afirma que quiere acabar con los combatientes de Hamás escondidos en Ráfah y rescatar a los rehenes que, según dice, están retenidos en la zona.

Pero se enfrenta a una protesta internacional.

“Además del hambre, de la inanición y de la negativa a suministrar ayuda en cantidades suficientes, lo que presenciamos anoche es una barbaridad”, declaró el ministro de Asuntos Exteriores de Irlanda, Micheal Martin.

Egipto condenó el “bombardeo deliberado de tiendas de desplazados” por parte del ejército israelí, según los medios de comunicación estatales, calificándolo de violación flagrante del derecho internacional.

Arabia Saudí también condenó el ataque israelí y Qatar dijo que el ataque de Ráfah podría obstaculizar los esfuerzos para mediar en un alto el fuego y un intercambio de rehenes.

Los tanques israelíes llevan desde el 6 de mayo investigando los alrededores de Ráfah, cerca del paso fronterizo de Gaza a Egipto, y han entrado en algunos de sus distritos orientales.

Con información de Reuters.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Trump-juicio
Última etapa del juicio penal contra Trump pone énfasis en los alegatos finales
Por

Los alegatos finales son la última oportunidad de la Fiscalía para demostrar que hay suficientes argumentos para declara...