“Quién mata por su ideal es un homicida, no un líder”.

Fernando Rielo

Desde que en 2011 grupos armados derrocaron el régimen dictatorial de Muamar Gadafi, la población civil en Libia  se ha visto en la necesidad de migrar hacia Europa para huir de la guerra civil que les lacera. El conflicto en Libia, escaló al nivel regional cuando Arabia Saudita y Egipto bombardearon Trípoli (la capital) mientras que Qatar prefirió financiar al grupo de coalición Amanecer Libio desde una base aérea en Sudán. Actualmente, el país se encuentra divido en tres bloques políticos y sigue inmersa en una de las crisis humanitarias más dolorosas del siglo XXI.

Libia es uno de los países más atractivos para la migración africana hacia Europa por su cercanía geográfica y a pesar de la crisis humanitaria propia del vacío de poder desde la ausencia de Gadafi; Libia es uno de los países en el que el mercado negro de seres humanos ha tenido un gran auge en los últimos años.

PUBLICIDAD

En 2016, el número de migrantes africanos hacia Europa fue de 181,000 y en lo que va de 2017 la cifra es de 15, 760. Este notable decrecimiento se debe a los cambios en la política migratoria de la Unión Europea.

Desde 2014, la Unión Europea ha realizado varios operativos para el rescate de migrantes africanos que buscan no sólo una mejor calidad de vida sino una condición de seguridad humanitaria. Históricamente, los países del Magreb Árabe (países africanos que además de tener una población de raza árabe, tiene una población mayoritariamente islámica) han sido parte fundamental del fenómeno migratorio europeo y en este momento, estabilizar Libia es la piedra angular para la atención del fenómeno migratorio en Europa.

A casi 24 horas del atentado terrorista en Manchester Arena, sabemos que el atacante suicida es un joven de origen libio, migrante que seguramente llegó a Europa buscando nuevas oportunidades y en donde seguramente ha encontrado que la inserción en la economía informal es la única forma de supervivencia; así como también ha encontrado discriminación y falta de oportunidades para su integración social.

Con esto no se pretende justificar bajo ninguna circunstancia que haya tomado la decisión de entrar a la Arena con un artefacto explosivo improvisado pero con la capacidad para generar muerte y caos en un segmento de la población altamente vulnerable y en lo que era, quizás, el mejor momento en la vida de un niño o un adolescente: el concierto de la súper estrella.

Más bien, pretendo entender la complejidad del fenómeno terrorista que ha azotado Europa en los últimos meses; cómo es que las células del Estado Islámico han logrado atomizarse al grado de apoderarse de las mentes de los jóvenes migrantes más resentidos en Europa. Y, cómo es que los sistemas de seguridad nacionales, regionales e internacionales siguen operando estrategias de contención y no de prevención y, sobre todo de atención a estos grupos altamente susceptibles a radicalizarse por el grado de resentimiento que guardan hacia el mundo occidental. Ese mundo de infieles en el que se les ha enseñado a desconfiar, pero al que están obligados a migrar para poder sobrevivir.

En Europa, como en muchas partes del mundo, urge una reforma migratoria. No una prohibición migratoria, pues los patrones migratorios que históricamente han prevalecido en el mundo, difícilmente van a cambiar en el siglo XXI. Pero sí una reforma migratoria que busque la inclusión social y la integración cultural en aras de disminuir la radicalización de los diferentes grupos de inmigrantes para lograr finalmente el sueño de concretar una Europa sin fronteras en el que todos los ciudadanos sean europeos, superando la esfera nacional y privilegiando el ámbito regional.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El camino a la presidencia en el 2018
Por

Cómo cada seis años entramos en el circo de hacer los pronósticos sobre quienes van a ser candidatos a la presidencia, l...