El mercado laboral ha sido un resquicio de esperanza en esta golpeada economía, por lo que preocupa la alta cifra de nuevos desempleados.

 

Reuters

WASHINGTON – El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo trepó la semana pasada a su ritmo más acelerado en seis meses, una señal preocupante para la economía golpeada por las medidas de austeridad del Gobierno.

PUBLICIDAD

Los pedidos iniciales de beneficios por desempleo subieron en 32,000 a una tasa desestacionalizada de 360,000, informó el jueves el Departamento del Trabajo. Fue el mayor salto desde noviembre y desconcertó a analistas que esperaban un incremento más moderado.

El dato de la semana previa fue revisado para mostrar 5,000 solicitudes más a lo informado originalmente.

La economía estadounidense ha mostrado señales de que el crecimiento se desaceleró a fines del primer trimestre y en abril, al sentirse el efecto entre consumidores y empresas de las medidas de austeridad lanzadas por el Gobierno federal. Washington aumentó los impuestos en enero e inició recortes presupuestarios generalizados en marzo.

Los datos sobre pedidos de beneficios por desempleo han sido un punto relativamente brillante en el mercado laboral estadounidense y los analistas serán cautos respecto a leer demasiado profundo en la lectura pesimista de una semana, que mostró el número de solicitudes en su mayor nivel, a tasa anualizada, desde fines de marzo.

El promedio móvil de cuatro semanas para nuevas solicitudes, una mejor medición de las tendencias del mercado laboral, permanece cerca de sus mínimos niveles desde el inicio de la recesión de 2008-2009. La semana pasada, el promedio móvil subió en 1,250, a 339,250.

Muchos analistas han notado que la reticencia por parte de los empleadores a despedir a empleados ha hecho una contribución enorme a recientes mejorías en los niveles de empleo.

El mes pasado, los empleadores agregaron 165,000 puestos de trabajo netos a sus nóminas, mientras que la tasa de desempleo cayó a 7.5%, el mínimo nivel en cuatro años.

La mejoría en el empleo ha contrastado fuertemente con otros datos, incluyendo el de ventas minoristas y manufacturas, que sugirieron un modesto enfriamiento en la economía a fines del primer trimestre, persistiendo al comienzo del actual periodo.

El informe de solicitudes de subsidios por desempleo mostró que el número de personas que aún recibe beneficios bajo programas estatales regulares tras una semana inicial de ayuda cayó en 4,000, a alrededor de 3 millones, en la semana que terminó el 4 de mayo.

 

 

Siguientes artículos

Educación y calidad de vida, tarea pendiente en México
Por

La educación es un tema que ha estado de forma constante entre los pendientes en México, los malos resultados en indicad...