Aunque está en venta, los mexicanos seguirán pagando por el avión presidencial el próximo año.

El pago por la adquisición de la aeronave para el transporte estratégico de uso presidencial y Estado Mayor costará al país 416.9 millones de pesos el próximo año, un desembolso 7.6% menor al de 2018, de acuerdo con el proyecto de presupuesto de egresos de 2019.

La cantidad restante asciende a 5,213 millones de pesos (mdp), detalla el programa de proyectos de inversión de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena).

Se trata de un Boeing 787-8, bautizado como José María Morelos y Pavón,  adquirido en noviembre de 2012 por el expresidente Felipe Calderón, y utilizado por Enrique Peña Nieto desde febrero de 2016.

El actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, prometió vender la aeronave desde hace tres años y durante su campaña presidencial, pues consideraba que era un transporte que no tenía “ni Obama”.

Este medio de transporte realizó un total de 214 operaciones, y recorrió una distancia superior a 600,00 kilómetros. Cuenta con recámaras, baño y cocina. Su capacidad es para 80 personas.

El pasado 3 de diciembre despegó desde el hangar de Sedena para su resguardo y venta en un aeropuerto al sur California, Estados Unidos.

Aquí la historia completa: Avión presidencial despegó hacia su venta en Estados Unidos

El pago se suma a los 236.7 millones que solicitó la oficina de la Presidencia de la República para la Coordinación general de transportes aéreos presidenciales, que maneja la flotilla del mandatario mexicano.

 

Siguientes artículos

Pocas sucursales y baja protección al usuario: causas de exclusión financiera
Por

México tiene 14.1 sucursales por 100,000 adultos, 13 puntos por debajo de la media de la OCDE.